Beneficios de las patatas para la salud

Marcela Lugo · 12 diciembre, 2013
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 20 febrero, 2019
Preparadas al horno o cocidas, las patatas ayudarían a mantener un intestino saludable. Descubre más de sus beneficios en este artículo.

La patatas son el cuarto cultivo alimentario más grande después del arroz, el trigo y el maíz que forman parte de la cocina mundial. Siendo así, es un alimento básico utilizado en muchos platos. En este artículo te explicamos unos cuantos beneficios de las patatas que quizá desconoces.

Te ayudarían a bajar de peso

¿Estás tratando de bajar de peso?  Según datos de la Fundación Española de la Nutrición, las patatas contienen carbohidratos y nutrientes complejos que brindarían sensación de saciedad. Esto significa que, en lugar de ser perjudicial, una patata pequeña correctamente cocida aporta alrededor de 26 calorías.

Debes considerar que este alimento tiene un alto índice glucémico, por ello es recomendable combinarlo con otros alimentos. Más allá de esto, sería aconsejable incluir las patatas en tu dieta, siempre combinadas con vegetales y de manera moderada, para aprovechar la sensación de saciedad que brindan.

Beneficios de las patatas y de su piel

Podrían ayudar a aliviar el estrés

Las patatas son ricas en vitamina B6, una sustancia necesaria para la renovación celular. Según algunos estudios, esta vitamina ayudaría a tener un sistema nervioso saludable y un estado de ánimo equilibrado. Sólo 100 g de patatas al horno contienen 21 por ciento del valor diario de la vitamina.

Posible ayuda contra la inflamación

Si sufres de inflamación interna o externa crónica, se cree que podrías ingerir patatas ya que al horno son suaves y de fácil digestión. Así, evitarías aumentar la irritación del sistema digestivo.

Mejorarían las funciones cerebrales

Entre los beneficios de las patatas se cuenta que son ricas en cobre y hierro, dos minerales que algunas investigaciones sugieren que impulsarían la actividad del cerebro. No obstante, los datos no son concluyentes.

Además, son ricas en manganeso, potasio y vitamina B6 y C, nutrientes conocidos por favorecer las funciones del cerebro. Del mismo modo, los centros nerviosos responderían positivamente a los ácidos grasos y aminoácidos que se encuentran en las patatas, como señala un estudio del año 2015.

Posibilidad de aliviar los cálculos renales

Los niveles de ácido úrico en la sangre son el principal contribuyente de los cálculos renales. La medicina natural sostiene que, quienes sufren de esta enfermedad, podrían encontrar  beneficios al ingerir la cáscara de la patata.

Se supone que la cáscara de patata posee potasio, almidón, fósforo, calcio, hierro, alcalinas, azufre, cobre, así como vitamina C. Juntos conforman un conjunto de nutrientes que ayudaría a prevenir los cálculos renales, ayudando a disolver las piedras en el riñón. Merece la pena destacar que esta creencia no cuenta con base científica.

Más beneficios de las patatas: mantendrían tu intestino saludable

La patata es un alimento rico en fibra. Tan solo una patata al horno proporciona casi el 12 por ciento de la cantidad diaria recomendada de fibra. Estos niveles son similares a los de los granos enteros, pastas y cereales.


Lo ideal es que las comas cocinadas al horno o cocidas. Como se ha mencionado, también sería recomendable comer su piel. Evita en lo posible de consumir  patatas o papas fritas cocinadas en aceite, ya que la grasa en el que se cocinan, obstruye las arterias y las deja llenas de calorías no saludables.

Como ves, los beneficios de las patatas son varios. Si bien no todos cuentan con base científica, no podemos negar que incluir la patata en la dieta habitual, de manera moderada, puede ser saludable. Así que ¡a disfrutar de ella!

Imágenes cortesía de Buzz Hoffman y rkazda

  • Visvanathan, R., Jayathilake, C., Chaminda Jayawardana, B., & Liyanage, R. (2016). Health-beneficial properties of potato and compounds of interest. Journal of the Science of Food and Agriculture, 96(15), 4850–4860. https://doi.org/10.1002/jsfa.7848
  • Camire, M. E., Kubow, S., & Donnelly, D. J. (2009). Potatoes and human health. Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 49(10), 823–840. https://doi.org/10.1080/10408390903041996
  • King, J. C., & Slavin, J. L. (2013). White potatoes, human health, and dietary guidance. Advances in Nutrition (Bethesda, Md.), 4(3), 393S–401S. https://doi.org/10.3945/an.112.003525
  • Fundación Española de la Nutrición. Patata. http://www.fen.org.es/mercadoFen/pdfs/patata.pdf Nutr J. 2014; 13: 122. Published online 2014 Dec 22. Reducing occupational stress with a B-vitamin focussed intervention: a randomized clinical trial: study protocol. doi: 10.1186/1475-2891-13-122
  • Nutr Rev. Author manuscript; available in PMC 2013 Jun 24. Published in final edited form as: Nutr Rev. 2010 Mar; 68(3): 133–147. Metabolic crossroads of iron and copper. doi: 10.1111/j.1753-4887.2010.00271.x
  • Nutrients. 2016 Feb; 8(2): 68. Published online 2016 Jan 28. B Vitamins and the Brain: Mechanisms, Dose and Efficacy—A Review. doi: 10.3390/nu8020068
  • Simon C Dyall. Published: 21 April 2015. Long-chain omega-3 fatty acidsand the brain: a review of theindependent and shared effectsof EPA, DPA and DHA. doi: 10.3389/fnagi.2015.00052