Beneficios de tomar cada mañana té de ajo

Valeria Sabater · 21 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica María Vijande el 9 diciembre, 2018
A pesar de que se le atribuyen diversas propiedades y beneficios, no está comprobado que el té de ajo sea indispensable para la salud.

El té de ajo es una preparación casera que, a pesar de no tener un sabor muy agradable, se considera que podría ser beneficiosa para la salud, dados ciertos compuestos que contiene su ingrediente base: el ajo.

En la Antigua Grecia, el ajo ya era un alimento de uso común. Y según algunas hipótesis, se usaba para fortalecer el organismo y mejorar la salud general. También hay quienes consideran que su uso en bebidas podía tener un efecto energizante y revitalizador.

¿Te animarías a probar el té de ajo? Si es así, más adelante te compartiremos la receta.

Las propiedades del té de ajo

Hemos de admitirlo, comer un diente de ajo en ayunas no es del agrado de casi nadie. De ahí que el sencillo té de ajo sea una opción menos chocante.

A pesar de que no existe evidencia de que el té de ajo brinde beneficios concretos al organismo o que contribuya significativamente con el bienestar, en el ámbito popular se afirma lo siguiente:

  • Sería un complemento ideal para ir perdiendo peso, poco a poco. El té de ajo también es considerado como una bebida depuradora que permitiría ir disolviendo ese exceso de grasa en nuestro organismo.
  • Supuestamente, el ajo ayudaría a acelerar nuestro metabolismo.
  • El té de ajo ayudaría a mejorar nuestra salud cardíaca. Favorece nuestra circulación, reduce el colesterol malo o LDL, dilata los vasos sanguíneos y evita la arterioesclerosis.
  • Fuente de vitaminas: A, B1, B2 y C, más antioxidantes. Todos son perfectos para cuidar de la vista, de la piel, lo cual ayudaría además a prevenir el envejecimiento prematuro.
  • Sería un antibiótico natural. Esto significa que al beberlo, estaríamos previniendo los molestos resfriados a la vez que fortalecemos el sistema inmunitario. Por tanto, estamos previniendo también la aparición de otras muchas enfermedades.

Hay quienes dicen que los soldados griegos tomaban este té después de las batallas, con la finalidad de curar infecciones. Sin embargo, se ha comprobado que el ajo no es un antibiótico natural, como se llegó a creer. 

Receta del té de ajo

ajo

Ingredientes

  • 1 diente de ajo
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • jengibre rallado (3 g aproximadamente)
  • 1 cucharada de jugo de limón (15 ml)
  • 1 cucharada de miel (21 g)

Preparación

  • Pon el agua a hervir.
  • Mientras se calienta el agua, trocea el ajo o, si lo deseas, puedes picarlo en pedazos más pequeños. Hazlo según prefieras. De este modo, optimizaremos sus propiedades durante la cocción.
  • Una vez que el agua bulla, añade el jengibre rallado y el ajo previamente cortado. Deja cocer durante 15 minutos o 20 minutos.
  • Transcurrido ese tiempo, retira del fuego y deja reposar la infusión otros 10 minutos más.
  • Cuélala y reserva el agua que resulte de la cocción.
  • Añádele el jugo de limón natural y la miel para endulzarla.
  • No te preocupes por el mal aliento que pueda dejarte el ajo. Al haber incluido en la cocción el jengibre y el limón, su olor característico desaparecerá por completo.
  • Consume con moderación.

¿Cuándo se debería beber?

infusion Daniel Friedle

Según creencias populares, se debería beber el té de ajo cada día en ayunas, justo después de levantarnos.

Supuestamente, bebiendo este té se obtendrían los mismo beneficios que consumiendo simplemente un diente de ajo en ayunas. Aunque hay quienes afirman que por su añadido de jengibre, limón y miel, puede tener un aporte mayor a la salud.

Nota final

Aunque no está demostrado que el consumo de té de ajo pueda resultar verdaderamente beneficioso para la salud, hay quienes se animan a probarlo, para complementar su dieta y conseguir una buena hidratación diaria, mediante una bebida distinta, fuera de lo común.

Si queremos mejorar nuestra salud o simplemente llevar un estilo de vida más saludable, lo más adecuado es que consultemos con el médico.

  • AA. VV. (2002). Diccionario integral de Plantas Medicinales. Madrid: RBA Libros.
  • Balch, P. A. (2000). Prescription for Nutritional Healing, 3ª ed. New York: Avery.
  • Salunkhe, D. K., and Kadam, S. S. (1998). Handbook of Vegetable Science and Technology. New York: Marcel Dekker.