Beneficios de dejar el alcohol

Yamila Papa Pintor·
13 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López al
03 Diciembre, 2018
Menos problemas de salud, mejor vida sexual, un aspecto físico más saludable, menos cambios de humor… Estos son solo algunos de los beneficios de abandonar el consumo de alcohol.
 

Dejar el alcohol es un proceso que brinda múltiples beneficios para la salud física, pero también para la mente y hasta para la vida sexual. ¿Alguna vez te has parado a pensar en ello? Si quieres hacerlo ahora, te invitamos a seguir leyendo.

¿Por qué sería bueno no beber alcohol?

El consumo de bebidas alcohólicas es muy frecuente desde la juventud. En la adolescencia, y a pesar de estar prohibida la venta a menores de 18 años, es cuando se empieza a beber. Muchas veces esa ingesta se reduce a unas copas durante el fin de semana u ocasionalmente, en ciertas celebraciones.

Sin embargo, algunos casos se agravan con el tiempo, y entonces el adolescente se convierte en una persona que decide beber a diario.

Las Alcoholismo

Beber una cantidad ocasional y moderada de alcohol no genera problemas a corto plazo. Sin embargo, cuando la ingesta es excesiva o se prolonga en el tiempo, hay muchos riesgos para la salud. Las principales razones para dejar de beber en exceso son las siguientes:

1. Mejora el estado de ánimo

Un estudio publicado por el Alcohol Research & Health revela que consumir alcohol en exceso nos hace estar siempre malhumorados e irritables. Esta ingesta también se relaciona con cuadros depresivos, tristeza e ira,y pueden darse asimismo cambios frecuentes y sin motivo en el ánimo.

 

2. Los sentidos vuelven a la normalidad

Apenas un tiempo después de que dejaste de beber, te darás cuenta de que el gusto y el olfato parecen estar más desarrollados. Sin embargo, la razón se debe a que están volviendo a «trabajar» como antes. Por ejemplo, una investigación publicada por The Lancet detalla este vínculo entre el sentido del olfato y el consumo de alcohol.

3. El olor corporal cambiará

Probablemente no lo hayas notado, pero las personas que consumen mucho alcohol tienen un olor diferente —más fuerte— que emana de su cuerpo. Esto se debe a que los poros eliminan las toxinas que tiene la bebida.

Por lo general, esto se percibe en aquellas personas que han consumido alcohol en exceso por un tiempo prolongado. Luego, apenas dejan de beber, empiezan a oler mejor sin necesidad de encubrir el aroma con perfume ni usar desodorante.

4. No enfermarás tanto

Aquellos que consumen alcohol en grandes cantidades son propensos a padecer enfermedades infecciosas, debido a la supresión de respuestas inmunes. Esto se explica en un estudio publicado por el British Journal of Nutrition.

Lee también: ¿Puedo beber alcohol si estoy tomando medicamentos?

5. Tendrás la mente más despejada

Ventilar la casa: ¿por qué es importante para la salud?
 

Además de sentirte renovado y con más energías, tendrás la capacidad para tomar mejores decisiones y serás más eficiente en el trabajo o en el estudio. El cerebro será tu gran aliado en todas las actividades que realices y no sufrirás un mayor desgaste mental, tampoco emocional y físico.

Esto se debe a la estrecha relación entre el consumo elevado de alcohol y las funciones ejecutivas del cerebro. Dicha interacción se detalla en la investigación de The Lancet citada con anterioridad.

Te puede interesar: ¿Cómo afecta el alcohol al cerebro?

6. Cuidarás tu corazón

Las bebidas alcohólicas elevan la presión arterial, la cantidad de grasa en las venas y, por ende, la posibilidad de sufrir miocarditis. Un estudio publicado en Hypertension destaca a la reducción del consumo de alcohol como una medida esencial para estabilizar la presión sanguínea en bebedores frecuentes.

Además, el alcohol debilita la musculatura cardíaca y la capacidad que tiene este órgano vital para bombear sangre al resto del cuerpo, de acuerdo con una investigación que publicó Addiction Biology. Por todo ello, al dejar de beber alcohol estarás favoreciendo en gran medida tu salud cardiovascular.

7. Reducirás el riesgo de enfermedades estomacales y hepáticas

Si dejas de beber a tiempo —antes de que las consecuencias sean irreversibles— prevendrás muchos problemas. Esto se debe a que el alcohol incrementa la producción de ácido gástrico y puede provocar patologías graves, según un estudio que data de 1999.

 

Además, al dejar de beber alcohol evitarás padecer los típicos problemas hepáticos relacionados al consumo de las bebidas alcohólicas, como son la cirrosis, hepatitis e hígado graso.

8. Mejorarás tu vida sexual

Tanto en hombres como en mujeres, la ingesta de alcohol reduce la libido y, por lo tanto, la actividad sexual. Muchas personas utilizan la bebida para desinhibirse o no tener vergüenza en el sexo, pero este hábito tiene consecuencias negativas para los aparatos reproductores, según afirma un estudio publicado por The American Journal of Psychiatry.

En el caso masculino, por ejemplo, los expertos del Boston Medical Group destacan la incidencia de casos de disfunción eréctil y producción de esperma débil. En las mujeres, en tanto, puede producir una alteración en las hormonas.

9. Bajarás de peso

O al menos no engordarás. Una investigación publicada por Critical Reviews in Clinical Laboratory Sciences confirma que el alcohol puede ser un factor de riesgo para la ganancia de peso y la obesidad, sobre todo si se combina con una dieta alta en grasas.

Además, su ingesta promueve la retención de líquidos y celulitis. Prueba dejar de beber durante un mes y verás que te sientes más «deshinchado».

 

10. Padecerás menos dolores de cabeza

La tan conocida resaca es un problema muy ligado al consumo excesivo de alcohol. Provoca jaquecas, náuseas y mareos. Por lo tanto, dejar de beber te ayudará a evitar los dolores de cabeza y la migraña, tal y como explica una publicación de la American Migraine Foundation.

Dejar el alcohol es invertir en salud

Dejar el alcohol definitivamente es una decisión valiente. Sin duda alguna, también es una gran inversión en salud —física y mental— tanto a corto como largo plazo.

Por ello, merece la pena apostar por ello y sumar bienestar. Si necesitas ayuda de un familiar, o incluso de un profesional, no dudes en pedirla; ellos te podrán ofrecer estrategias y planificaciones que harán este camino más fácil. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!

 
  • Ferreira, M. P., & Weems, M. K. S. (2008). Alcohol Consumption by Aging Adults in the United States: Health Benefits and Detriments. Journal of the American Dietetic Association. https://doi.org/10.1016/j.jada.2008.07.011
  • Standridge, J. B., Zylstra, R. G., & Adams, S. M. (2004). Alcohol consumption: An overview of benefits and risks. Southern Medical Journal. https://doi.org/10.1097/00007611-200407000-00012
  • Panconesi, A. 2016. Alcohol and Migraine. American Migraine Foundation. https://americanmigrainefoundation.org/resource-library/alcohol-and-migraine/
  • Paolo M. Suter & Angelo Tremblay (2005) IS ALCOHOL CONSUMPTION A RISK FACTOR FOR WEIGHT GAIN AND OBESITY?, Critical Reviews in Clinical Laboratory Sciences, 42:3, 197-227, DOI: 10.1080/10408360590913542
  • Alcohol y Disfunción Eréctil en Jóvenes. 2012. Boston Medical Group. https://www.bostonmedicalgroup.es/estudios-disfuncion-erectil/alcohol-y-disfuncion-erectil-jovenes
  • Lemere, F.; Smith, J. 1973. Alcohol-Induced Sexual Impotence. American Journal of Psychiatry. https://ajp.psychiatryonline.org/doi/abs/10.1176/ajp.130.2.212
  • Lieber CS. Alcohol and the liver: metabolism of alcohol and its role in hepatic and extrahepatic diseases. The Mount Sinai Journal of Medicine, New York. 2000 Jan;67(1):84-94.
  • FERNÁNDEZ‐SOLÀ, J., ESTRUCH, R. and URBANO‐MARQUEZ, A. (1997), Alcohol and heart muscle disease. Addiction Biology, 2: 9-17. doi:10.1080/13556219772822
  • Xue Xin; Jiang He; Maria G. Frontini; Lorraine G. Ogden; Oaitse I. Motsamai; Paul K. Whelton. 2001. Effects of Alcohol Reduction on Blood Pressure. Hypertension. https://www.ahajournals.org/doi/full/10.1161/hy1101.093424#
  • Romeo, J., Wärnberg, J., Nova, E., Díaz, L., Gómez-Martinez, S., & Marcos, A. (2007). Moderate alcohol consumption and the immune system: A review. British Journal of Nutrition, 98(S1), S111-S115. doi:10.1017/S0007114507838049
  • Nayanah Siva. 2006. Memory, sense of smell, and alcohol. The Lancet. https://www.thelancet.com/journals/laneur/article/PIIS1474-4422(06)70535-X/fulltext
  • Sullivan, Edith & Harris, Robert & Pfefferbaum, Adolf. (2010). Alcohol’s Effects on Brain and Behavior. Alcohol research & health : the journal of the National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. 33. 127-43.
  • Bang-Ping Jiann. 2010. Effect of Alcohol Consumption on the Risk of Erectile Dysfunction. Urological Science. https://doi.org/10.1016/S1879-5226(10)60037-1. (http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1879522610600371)