Beneficios del té y el café para tratar el hígado graso

Valeria Sabater · 24 mayo, 2014
El café y el té nos protegen de las grasas, por lo que son muy recomendables es caso de hígado graso. También son fundamentales una dieta sana y el ejercicio físico

El hígado graso es una de las grandes epidemias de la actualidad. Es por ello que se lleven a cabo cada vez más las investigaciones desarrolladas al respecto, con el fin de dar solución a esta realidad. ¿Quieres conocer cuáles son las últimas noticias? El café y el té se alzan como excelentes aliados para tratar esta enfermedad. Te lo explicamos a continuación.

¿Puede el café y el té prevenir el hígado graso?

Cafe-higado
Lo sabemos, hasta hace poco el café tenía una mala fama en materia de salud. Su consumo solía estar asociado a problemas cardíacos, eleva la tensión arterial y era común que los médicos nos recomendaran evitar su consumo. Y lo mismo ocurría con el té, en especial con el té negro.

Pero hoy en día esta tendencia está cambiando gracias a una serie de estudios que nos están demostrando los grandes beneficios tanto del té como del café, para tratar esta enfermedad, pero eso sí, consumidos siempre con moderación. Ha sido la Universidad de Duke en Estados Unidos quienes han publicado un estudio donde prueban que la cafeína presente en el café y en el té, se enfrentan a esas grasas almacenadas en las células de nuestro hígado. Lejos de dañar este órgano, lo protegen de la acción de las grasas. Este estudio ha sido publicado en la revista “Hepatology”.

¿Cuánto café y té puedo consumir para prevenir y tratar el hígado graso?

Cafe

Excelente, ahora que ya sabemos que tanto el té como el café son adecuados para tratar esta enfermedad, tu siguiente pregunta será ¿Pero cuántas tazas puedo tomar al día? Ya sabemos que como en todo, lo ideal es comer de todo pero con moderación.

El estudio llevado a cabo por la Universidad de Duke nos dice que lo ideal es tomar 4 tazas al día. Pero ahora bien, cuando decimos tazas no son vasos, es decir, son tazas pequeñas. Lo más ajustado sería tomar 2 tazas de café  y una de té. El café lo tomaríamos en el desayuno y tras el almuerzo, para después a media tarde tomar una taza de té. ¿Y qué modalidad de té podemos tomar? La que tu desees, té rojo, té verde... como curiosidad podemos decirte que utlimamente está de moda el té blanco, ya que es el que mayores antioxidantes dispone.

Señalarte que si eres hipertenso no será adecuada la ingesta del café, de todos modos, no te cuesta nada consultar con tu médico si será adecuado o no consumir café para tratar el hígado graso.

Cómo prevenir y curar el hígado graso

Andar en bici

Comentarte además que el consumo adecuado de café, no solo nos va a permitir tratar el hígado graso. Existen muchos estudios que avalan además el beneficio para tratar la diabetes, los síntomas del Párkinson y también para mejorar nuestra memoria. ¿Y qué hay del té? Ya sabemos que sus beneficios son innumerables, un aporte magnífico de antioxidantes capaces de mejorar nuestar cicurlación, reducir el colesterol malo…. Es ideal pues que lo incluyas en tu dieta. Pero veamos ahora que pautas debemos seguir para prevenir y tratar el hígado graso.

Café, té y una dieta adecuada

Ya hemos dejado claro que un aporte adecuado de y café puede servirnos de gran ayuda. Pero hay que tenerlo en cuenta, limitarnos solo al consumo de café no nos servirá de mucho para eliminar los lípidos de nuestro hígado, si continuamos llevando una dieta dañina e incorrecta. Debemos acompañarlo de una nutrición adecuada y balanceada. Elimina el alcohol, el tabaco, concienciate en dejar de consumir esa comida fácil henchida de grasas y harinas refinadas que tanto daño hace a nuestro organismo. Aumenta tu aporte de frutas y verduras, también de infusiones. ¿Sabías que por ejemplo el cardo mariano es magnífico también para curar nuestro hígado? No dejes de probarlo.

¿Qué tal si hacemos algo de ejercicio?

Café, té, una dieta adecuada y cómo no… algo de ejercicio. El problema de todo esto es que lo sabemos. Sabemos que necesitamos hacer algo de deporte para mejorar nuestra salud, para aportar más oxígeno a nuestra circulación, para dotar de más salubridad a nuestro corazón, nuestros músculos… entonces ¿por qué no lo hacemos? Recuerda que el sedentarismo es uno de los peores enemigos de nuestra sociedad, y también uno de los mayores riesgos para nuestra salud. Hemos de saber que todos somos capaces de curar el hígado graso. Solo necesitamos cambiar de hábitos, y sobre todo, querernos un poco más. ¿Qué tal si empezamos hoy mismo a cuidarnos?

*Fuente de la investigación:
http://corporate.dukemedicine.org/news_and_publications/news_office/news/coffee-and-tea-may-contribute-to-a-healthy-liver