3 fabulosos beneficios del yoga para niños

El yoga para niños ayuda a formar adultos más seguros de sí mismos y más responsables con el entorno. Además, es un deporte en el que no existe competitividad

Los momentos de crisis nos llevan a plantearnos los elementos más básicos para nosotros.

Es lógico, pensamos que si estamos en un lugar que no deseamos es porque hemos hecho algo mal. Algo parecido está sucediendo en todo el mundo hoy y, por ello, estamos repensando incluso la educación de nuestros hijos.

Hasta hace bien poco creíamos que lo más importante para su vida de adultos era el estudio.

Sin embargo, ahora sabemos que la actividad es esencial para su desarrollo y también para su salud mental. Pero, precisamente por lo que decíamos antes, también nos cuestionamos el tipo de ejercicio que deben hacer los pequeños.

La respuesta tradicional es el fútbol, el baloncesto o el atletismo, pero hay un mundo más más allá de eso.

Las filosofías orientales traen consigo todo un tratamiento del cuerpo que parece interesarnos cada vez más, como muestra el auge del yoga, ¿pero es bueno también para los niños?

¿Cuándo empezar con el yoga para niños?

Cuándo empezar con el yoga para niños

Teniendo en cuenta las características propias de los pequeños, lo ideal es comenzar a partir de los 4 años.

En este momento, su estructura corporal ya es sólida y, por otro lado, cuentan ya cierto desarrollo de la psicomotricidad. Ya tienen conciencia de su propio cuerpo y cierto control sobre el mismo.

Por otra parte, hay quien se pregunta si se trata de una disciplina para todo tipo de niños. La respuesta es afirmativa.

Tanto los más introvertidos como los más dinámicos se beneficiarán de él. Incluso, los que presentan diversidad funcional encontrarán ventajas en practicarlo.

  • La clave en este sentido es detectar qué clase es más adecuada para su personalidad.
  • Hay diferentes métodos dentro del yoga, orientados reforzar y a corregir aquello que nos impide vivir con bienestar.

No obstante, todos ellos, presentan los beneficios de los que hablaremos a continuación.

Lee también: 5 estrategias personales para canalizar y aliviar la ansiedad en 15 días

Descubre las ventajas del yoga para niños

Aprenderán a mejorar sin competir

Aprenderán a mejorar sin competir

Se trata de uno de los pocos deportes donde ni se gana ni se pierde. Tampoco pueden encender el televisor y ver competiciones. Es más, si lo comparamos con otros ámbitos, también esta característica es única.

La importancia de este aprendizaje es fundamental para los niños. Se trata de mejorar porque sí, por ellos mismos y no con el objetivo de ser mejor que otra persona u obtener un premio.

  • Sabiendo que todo lo que se asimila a esta edad se extrapola al resto de facetas, supone una gran ventaja.
  • Saber que existe una satisfacción que parte de uno mismo y que no depende del reconocimiento de los demás es indispensable para ser feliz.

El yoga para niños fomenta el autoconocimiento

Cuando hablamos de autoconocimiento solemos pensar en el mundo interior. Y es cierto que es una pieza fundamental, pero tener una relación consciente con nuestro cuerpo también nos ayuda mucho.

Ser conscientes de tus límites y sentirte capaz de superarlos nos da una sensación de poder que se traduce en una mejor autoestima.

Además, el yoga para niños, como el adulto, provoca que sintamos cada músculo, cada hueso, incluso cada inhalación de aire.

Esto hace más más probable que nos cuidemos y respetemos el funcionamiento del organismo. Más aún, honraremos con la misma seriedad el espacio de los demás, habida cuenta de que ya sabemos que no son nuestros enemigos, sino nuestros iguales.

Te recomendamos leer: 4 hábitos que están dañando tu salud mental sin que lo sepas

Aprenden a detectar y a controlar el estrés

Yoga-niños

Quizá lo más valioso sea ese “detectar”, ya que sin eso no podemos controlarlo. Amén de la filosofía que lleva aparejada, la actividad en sí misma requiere relajación.

Por tanto, si tu estado emocional no es ese, en cuanto te dispones a practicarlo, percibes la diferencia.

Al notar ese contraste, comprendes que tenías dentro de ti una emoción que te hace sentir mal. Al mismo tiempo, encuentras en el yoga la vía para dominarla.

Como adultos  que han vivido alejados de este tipo de disciplina, ya sabemos lo difícil que resulta aprender a hacerlo cuando ya has crecido.

Tener esta destreza desde niños marca la diferencia. Constituye una herramienta sustancial para tener desarrollarte con tranquilidad y elegir mejor lo que necesitas, lo que deseas o rechazar lo que te perjudica.

Estas son las principales ventajas del yoga para niños. Como ves, les ayudará a crecer a mejores condiciones, a respetarse a sí mismos, así como el entorno en el que crecen.

No en vano son bastantes los colegios donde lo imparten desde edades muy tempranas.