Beneficios del zumo o jugo de tomate

Por su alta concentración de licopeno, beta-carotenos y minerales esenciales, el zumo de tomate le aporta importantes beneficios al cuerpo. Conoce los más destacados.

El tomate, cuyo nombre científico es Solanum lycopersicumes uno de los alimentos que más se consumen en todo el mundo. Aunque técnicamente es una fruta, se suele clasificar como un vegetal. ¿Conoces los beneficios del zumo o jugo de tomate? 

Aunque hay muchas maneras de incorporar este ingrediente en la dieta, muchos han optado por aprovechar sus propiedades a través de refrescantes bebidas. Estas permiten hidratar el organismo y, a su vez, calman la sensación de hambre y ansiedad. 

¡Descubre varios motivos para disfrutarlo cada día!

Propiedades nutricionales del zumo o jugo de tomate 

El zumo o jugo de tomate concentra todos los nutrientes de este vegetal. Además de ser rico en agua, es una fuente principal del antioxidante licopeno, al cual se le atribuyen muchos beneficios para la salud. Entre otras cosas, aporta fibra dietética, hidratos de carbono y micronutrientes como: 

  • Vitaminas A y C 
  • Vitamina K 
  • Potasio 
  • Folato 

Asimismo, contiene dosis importantes de beta-caroteno, naringenina y ácido clorogénico. Las clorofilas y carotenoides son los responsables de darles su color característico. 

Beneficios del jugo de tomate que te gustará saber

El consumo regular de zumo o jugo de tomate puede contribuir, en gran medida, a proteger el organismo. Debido a su interesante aporte de nutrientes, fortalece la salud inmunitaria y previene la aparición de muchas enfermedades. Veamos en detalle sus principales beneficios. 

Protege la salud cardiovascular 

Mujer con el corazón latiendo por fuera.

Hay investigaciones científicas que muestran efectos positivos del licopeno y betacaroteno sobre la salud cardiovascular. Estos antioxidantes disminuyen el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Asimismo, contribuye a reducir el colesterol y los triglicéridos altos. 

En este sentido, ingerir zumo o jugo de tomate puede ser beneficioso para el corazón. Entre otras cosas, combate la inflamación y ayuda a minimizar los efectos negativos del estrés oxidativo. 

Alivia las quemaduras 

De forma externa, el jugo de tomate es un excelente protector para la piel. No solo ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro, sino que sirve como remedio para las quemaduras superficiales. Su contenido de licopeno y otros compuestos vegetales facilita la regeneración de la piel. 

Tiene propiedades anticancerígenas 

No se trata de un remedio milagroso contra el cáncer. Sin embargo, el zumo o jugo de tomate tiene componentes que podrían ayudar a proteger contra algunas formas de esta enfermedad. Hay evidencias científicas que relacionan los beneficios del licopeno del tomate con la disminución del riesgo de cáncer de mama, próstata, pulmón y estómago. 

No obstante, se requieren más estudios para corroborar estos efectos. En cualquier caso, los nutrientes que aporta promueven el bienestar y ayudan a mejorar la calidad de vida. 

Combate la retención de líquidos 

Edema o retención de líquidos

Debido a su alto contenido de agua y minerales esenciales, esta bebida es una gran aliada para combatir la retención de líquidos. Su asimilación mejora el funcionamiento de los riñones y ayuda a drenar los fluidos retenidos en los tejidos. 

Ayuda a bajar de peso 

No se trata de adoptar una dieta a base de jugo de tomate; sin embargo, incorporarlo en la alimentación regular tiene interesantes beneficios sobre el peso corporal. Es una bebida baja en calorías que, además de desintoxicar, frena la ansiedad por la comida y las digestiones lentas. 

Estas propiedades inciden en un mejor funcionamiento del metabolismo, lo cual incrementa el gasto energético. Eso sí, debe apoyarse con una dieta balanceada y ejercicio físico. 

¿Cómo preparar jugo de tomate?

zumo o jugo de tomate

La preparación del zumo o jugo de tomate es muy sencilla y se puede hacer varias veces a la semana. De hecho, muchos lo consumen todos los días, bien sea en ayunas o a media mañana.

Ingredientes

  • 3 tomates maduros
  • 1/2 taza de agua (125 ml)

Preparación

  • En primer lugar, lava bien los tomates y retírales las semillas.
  • Luego, introdúcelos en la licuadora y bátelos con el agua.
  • Una vez obtengas una bebida homogénea, consúmela al instante.

Nota: si prefieres el zumo concentrado, pasa los tomates a través de un extractor. Para mejorar su sabor, combínalo con cilantro, jengibre o canela.

¿Conocías los beneficios del zumo de tomate? Ahora que sabes cuán bueno es para tu cuerpo, no dejes de prepararlo regularmente. Es muy refrescante y nutritivo.

 

 

 

  • Giovannucci, E. (1999). Tomatoes, tomato-based products, lycopene, and cancer: Review of the epidemiologic literature. Journal of the National Cancer Institute. https://doi.org/10.1093/jnci/91.4.317  
  • Agarwal, S., & Rao, A. V. (1998). Tomato lycopene and low density lipoprotein oxidation: A human dietary intervention study. Lipids. https://doi.org/10.1007/s11745-998-0295-6 
  • Rao, A. V. (2002). Lycopene, Tomatoes, and the Prevention of Coronary Heart Disease. Experimental Biology and Medicine. https://doi.org/10.1177/153537020222701011  
  • Palozza, P., Catalano, A., Simone, R. E., Mele, M. C., & Cittadini, A. (2012). Effect of lycopene and tomato products on cholesterol metabolism. Annals of Nutrition and Metabolism. https://doi.org/10.1159/000342077  
  • Stahl, W., Heinrich, U., Aust, O., Tronnier, H., & Sies, H. (2006). Lycopene-rich products and dietary photoprotection. Photochemical and Photobiological Sciences. https://doi.org/10.1039/b505312a  
  • Aune, D., Chan, D. S. M., Vieira, A. R., Navarro Rosenblatt, D. A., Vieira, R., Greenwood, D. C., & Norat, T. (2012). Dietary compared with blood concentrations of carotenoids and breast cancer risk: A systematic review and meta-analysis of prospective studies. American Journal of Clinical Nutrition. https://doi.org/10.3945/ajcn.112.034165