Beneficios de incluir en tu dieta una taza de café y una de té

Dado que ambos tienen beneficios para el organismo, elige entre café y té el que más se adapte a tus gustos y necesidades. Te contamos de qué manera consumirlos y qué bondades ofrece al organismo.

¿Qué es mejor? ¿Una taza de café al día o una taza de té? Seguro que tú misma te habrás hecho esta pregunta en alguna ocasión, en especial por las mañanas o al mediodía. Te contamos por qué deberías incluir en tu dieta una taza de café y una de té, ya que ambas infusiones son muy positivas.

En primer lugar, cabe aclarar que se trata de dos productos de consumo masivo. Se estima que, en un día, llegan a tomarse en el mundo cerca de dos millones de tazas de café, mientras que, a su vez, se consumen el doble de tazas de té.

Podríamos decir que casi es una cuestión de culto a lo largo y ancho del globo. Así, mientras que en Estados Unidos y en parte de Europa nunca falla esa taza de café matinal, en Inglaterra y en muchos países orientales se inclinan más por un buen té.

No obstante, también hemos de tener en cuenta el curioso caso de los holandeses, para quienes es común mezclar té negro con café y un poquito de leche. Ahora bien, la pregunta ante todos estos datos sería: ¿Cuál es más beneficioso? ¿El té o el café? Te lo explicamos a continuación.

Café o té: ¿Qué es mejor para nuestra salud?

A día de hoy, el consumo de té es el más elevado de estos dos y sigue aumentando año tras año, dejando atrás la elección del café. ¿Significa esto que el café no es bueno para nuestra salud? En absoluto.

La realidad es bien sencilla: ambas bebidas son adecuadas y muy beneficiosas para el organismo. No obstante, la clave está en el equilibrio y en la moderación en su consumo. Esta es una comparativa rápida e ilustrativa que nos responde los interrogantes más importantes:

  • Combate la diabetes tipo 2: solo el café.
  • Ayuda a prevenir la osteoporosis: ambos.
  • Contribuye a combatir las alergias: el té.
  • Quita el apetito: solo el café.

  • Favorece la pérdida de peso por la aceleración del metabolismo: ambos, pero en el caso del café, es mejor el café verde.
  • Ayuda a retrasar el envejecimiento: ambos.
  • Aumenta el colesterol: si consumimos café en exceso sí; el té, en cambio, nunca.
  • Disminuye el riesgo de padecer diabetes: solo el café.
  • Ayuda a prevenir o reducir la inflamación por artritis: solo el té.
  • Reduce el riesgo de Parkinson y Alzhéimer: solo el café.
  • Contiene antioxidantes: ambos, pero el té en mayor cantidad (en especial el té blanco).
  • Ayuda a prevenir el cáncer: ambos.

Lee también: ¿Se puede prevenir naturalmente el alzhéimer?

En conclusión, tal y como te hemos señalado antes, ambas bebidas son saludables e indicadas para incluir cada día en nuestra dieta. Generalmente, el mayor problema que suele asociarse tanto al café como al té es que pueden elevar la tensión arterial, dada su composición a base de cafeína o teína.

No obstante, el consumo diario de dos tazas de café al día y una de té puede ayudar a reducir el riesgo de obstrucción arterial y, con ello, las probabilidades de sufrir un infarto. ¿La razón? Estas bebidas, consumidas con moderación, colaboran en la reducción de la calcificación de la arterias.

Por qué y cómo incluir en tu dieta una taza de café y una de té

Aprovechar-el-cafe

En primer lugar, hemos de aclarar un importante aspecto: no todos tenemos el mismo organismo, idénticos problemas de salud o hábitos iguales. Es por ello que, en ocasiones, una misma bebida sienta bien en un organismo pero no en otro.

Así pues, es esencial que sepas cómo reacciona normalmente tu cuerpo ante el té o ante el café. Aclarado esto, es propicio remarcar que la cantidad máxima de café y té que podemos tomar al día es la siguiente:

  • 2 tazas de café de 100 ml.
  • 1 taza de té de 150 ml.
  • También puede ser a la inversa; es decir, dos tazas de té y una de café.

El café y por qué debo tomarlo

Beber-cafe-dolor-de-cabeza

Estas son algunas de las cualidades que hacen del café una bebida sumamente recomendable:

  • Constituye un protector natural para el hígado. Según la revista Hepatology, beber dos tazas diarias de café ayuda a reducir la inflamación y la fibrosis si padecemos, por ejemplo, hígado graso.
  • Es rico en polifenoles, un tipo de antioxidante muy poderoso que contribuye a combatir los efectos de los radicales libres y nos protege de muchas enfermedades.
  • Es una bebida ideal para empezar el día, para darnos energía, activarnos y aumentar la capacidad de concentración.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los beneficios del café?

Los distintos tipos de té que puedo tomar

Como mencionamos previamente, se pueden tomar entre una y dos tazas de té al día. No obstante, puede que te preguntes cuál es el más adecuado. Puedes elegir el que más te guste según tus necesidades:

  • Oolong: Ideal para perder peso y retrasar el envejecimiento.
  • Verde: Rico en antioxidantes, es también un buen digestivo y acelera el metabolismo.
  • Blanco: Es la bebida natural más rica en antioxidantes; para muchos, el tipo de té más saludable que se puede tomar.
  • Rojo: Está especialmente indicado para combatir el colesterol malo.

Como conclusión, se puede decir que incluir en tu dieta una taza de café y una de té, sea del tipo que sea, brindará efectos sumamente positivos para tu salud. Tanto en las mañanas como en las tardes, son dos opciones que siempre deberíamos tener presentes para las comidas del día.

  • Valenzuela B., A. (2010). El Café Y Sus Efectos En La Salud Cardiovascular Y En La Salud Materna. Revista Chilena de Nutrición37(3), 514–523. https://doi.org/10.4067/S0717-75182010000400013
  • Gutiérrez Maydata, A. (2002). Café, Antioxidantes y Protección a la Salud. MEDISAN6(4), 72–81. https://doi.org/10.1523/JNEUROSCI.4498-15.2016