Beneficios para la salud de la leche de almendras

Más allá de ser adecuada para aquellas personas intolerantes a la lactosa, la leche de almendras también es más digestiva que la de vaca, y es apta también para celíacos

La leche de almendras es una bebida que destaca por su delicado sabor, así como por sus propiedades nutritivas.

Es un alimento excelente para beber cada día y que también se puede usar en todo tipo de recetas.

En este artículo te damos a conocer sus propiedades para que te decidas a incorporarla a tu alimentación diaria. 

Bebidas con frutos secos

Bebidas con frutos secos

Una alimentación completa y equilibrada incluye frutos secos en cantidades moderadas, a razón de un puñado diario, para obtener una buena dosis de vitaminas, minerales, proteína y fibra.

Otra manera de tomar frutos secos consiste en elaborar bebidas vegetales, para tener una alternativa más digestiva que la leche de vaca.

Muchas personas no digieren bien la leche de origen animal por su contenido en lactosa.

En cambio, las bebidas vegetales son muy recomendables para toda la familia y las podemos preparar de manera sencilla, o bien comprarlas ya preparadas.

No olvides leer: 7 razones por las que debes ingerir frutos secos

La leche de almendras

Una de las bebidas vegetales más famosas es la leche de almendras. Podemos beberla fría o caliente, con un toque de canela o cacao, o bien con un poco de zumo de limón.

Es una bebida con un toque ácido, por lo que recomendamos endulzarla con un poco de estevia purificada, azúcar integral de caña o miel de abeja.

La leche de almendras es apta para intolerantes al gluten y a la lactosa

Beneficios de la leche de almendras

leche-almendras

Beber la leche de almendras nos aporta los siguientes beneficios para la salud:

  • Es muy rica en proteína vegetal, siendo así una bebida energética y nutritiva muy recomendada para cualquier persona, en especial para niños, personas mayores, deportistas y vegetarianos.
  • Su contenido en grasa saludable nos ayuda a acelerar el metabolismo y perder peso, sobre todo la grasa que se acumula en la cintura.
  • Protege nuestro sistema cardiovascular y nos ayuda a regular el colesterol y los triglicéridos gracias a su contenido en ácido oleico.
  • Su contenido en fibra, tanto soluble como insoluble, favorece el tránsito intestinal y combate el estreñimiento.
  • Es muy rica en calcio, por lo que es ideal para prevenir la osteoporosis y la caries.
  • Su contenido en hierro la convierte en un buen alimento para tratar la anemia.
  • Regula los niveles de azúcar en sangre.
  • Mejora la función cerebral.
  • Es una bebida ideal durante la lactancia materna, ya que la potencia y mejora su calidad.

¿La compramos o la hacemos?

Cómo hacer la leche de almendras

Podemos comprar la leche de almendras en muchas dietéticas y supermercados. No obstante, debemos mirar la etiqueta para comprobar la cantidad de azúcar que incluye. Es mucho más saludable endulzarla nosotros mismos con un poco de estevia o miel de abeja.

Si optamos por prepararla en casa, tendremos una receta mucho más saludable y natural. Además, podremos usar la fibra de la almendra sobrante para preparar bizcochos o galletas, a modo de harina.

Ideas culinarias con leche de almendras

La cremosidad de esta bebida, junto con su sabor dulce y delicado, nos permite añadirla en todo tipo de recetas:

1. Salsas tipo bechamel

Usaremos la bebida de almendra como si fuera leche y obtendremos una crema igual de sabrosa, pero mucho más digestiva.

2. Bebida de cacao saludable

Evitaremos las famosas bebidas de cacao, que contienen azúcares y otros ingredientes poco digestivos, y prepararemos nuestra alternativa casera con leche de almendras, cacao puro y miel de abeja o azúcar moreno.

La podemos tomar fría o caliente, incluso con un toque de canela o jengibre. El resultado es delicioso y muy sano.

3. Bizcochos y pasteles

Para elaborar postres la usaremos en lugar de la leche convencional. Asimismo, también podemos aprovechar la fibra de la almendra molida como si fuera harina, siguiendo las mismas proporciones, y conseguiremos masas más nutritivas y jugosas.

¿Quieres conocer más? Lee: Bizcocho de almendras y chocolate

4. Batidos con frutas

Batiremos la leche de almendra junto con las frutas (fresas, plátano, pera, kiwi, melocotón, etc.).

Si añadimos más cantidad de fruta, conseguiremos los famosos smoothies, que son bebidas cremosas.

5. Natillas veganas

Prepara unas deliciosas natillas veganas, aptas para todos, con leche de almendras, esencia de vainilla, canela, cúrcuma, limón y agar agar.

Para endulzarlas podemos usar estevia sin sabor. Añadiremos más o menos agar agar en función del espesor que queramos darle al postre. Cuanto más le pongamos, más espesas quedarán.

¿Qué te parecen estas ideas para aprovechar la leche de almendras en la cocina?

  • Ansorena-Artieda, D. (2000). Frutas y frutos secos. Alimentos, Composición y Propiedades. McGraw-Hill International, New York. https://doi.org/10.1016/j.molliq.2018.01.033
  • Eroski Consumer. (2017). Bebidas vegetales: sucedáneos milenarios. Eroski Consumer. https://doi.org/22546499
  • Wikipedia, la enciclopedia libre. (Consulta 2018). LACTOSA. Online [https://es.wikipedia.org/wiki/Lactosa].