Beneficios de las fresas para regular el colesterol y los triglicéridos

Lucía Ramírez 16 enero, 2018
Las fresas son ricas en vitamina C y fibra, elementos útiles para disminuir el colesterol y los triglicéridos.

Las fresas o frutillas son frutos pequeños. Son muy valoradas debido a su reducido contenido calórico y por ser muy ricas en vitamina C.

Asimismo, cuentan con otras vitaminas y minerales como el potasio, hierro, vitamina E, complejo B y vitamina A.  Por esta razón las fresas son un excelente alimento para mejorar la salud.

No obstante, en esta ocasión te mostraremos porqué es importante que aumentes su consumo en caso de tener niveles altos de colesterol y triglicéridos.

¿Son malos los triglicéridos?

triglicéridos

Los triglicéridos son las grasas más abundantes de la naturaleza. Funcionan como reserva energética, la misma que el organismo consumirá cuando sea necesario.

Los valores normales de triglicéridos en la sangre deben ser inferiores a 150 mg. Si los niveles sobrepasan los 200mg, se trata de una elevación significativa.

No obstante, si los valores son superiores a los 500 mg existe una elevación severa. Como resultado, los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares se incrementan.

Las calorías consumidas a través de los alimentos y que no se transforman en energía terminan convirtiéndose en triglicéridos.

Te invitamos a leer el siguiente enlace: Cómo bajar los triglicéridos de forma natural.

Colesterol bueno y malo

El colesterol es una sustancia lipídica que se encuentra en nuestro cuerpo. Es esencial para que nuestro organismo funcione correctamente.

Sin embargo, cuando los niveles de colesterol (LDL o malo) se elevan por encima de 130 mg/dl se incrementan los riesgos de desarrollar problemas de salud. Esta condición es peligrosa, pues afecta al corazón, hígado e incluso al cerebro.

Ahora bien, ¿cómo se relacionan el colesterol y los triglicéridos elevados con las fresas?

Las fresas: ricas en antioxidantes y vitaminas

fresas

Los antioxidantes son sustancias químicas que equilibran el proceso de envejecimiento y el daño de todas nuestras células.

Esto incluye las infecciones, radicales libres (elementos tóxicos que se encuentran en el ambiente, en los rayos solares o alimentos), enfermedades y virus a los que estamos sujetos en la vida diaria.

Por otra parte, los antioxidantes aceleran el metabolismo celular y lipídico. Es decir, impiden que se acumule el colesterol malo (LDL) en las paredes de las arterias.

Si bien el cuerpo humano produce de manera natural antioxidantes, también pueden adquirirse a través del consumo de alimentos que contengan vitamina A, C, y E, entre otras.

Las fresas destacan por su contenido en antioxidantes. Mientras que en 100 gramos de naranja se encuentran 50mg de vitamina C, las fresas contienen 80mg y otras vitaminas relacionadas con importantes niveles de antioxidantes.

De acuerdo al investigador Balz Frei, citado en el libro Alimentos para la salud del sistema cardiovascular, tan solo con ingerir 160 mg de vitamina C todos los días, las vitaminas antioxidantes eliminan los radicales libres.

Además, se impide la transformación de las lipoproteínas de alta densidad en colesterol malo, así como la posibilidad de infiltrase en las arterias.

Asimismo, los antioxidantes en las fresas reducen la oxidación de las grasas. Esto impide la formación de depósitos de partículas de lipoproteína (colesterol malo) en la capa interna de las arterias. De esta manera se disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Conforme a los resultados de una investigación del 2014, el consumo de 500 gr de fresas durante un mes reduce de manera significativa los niveles de colesterol total, colesterol de lipoproteínas de baja densidad y triglicéridos.

Visita este artículo: Cremas caseras a base de fresas

La fibra: útil para disminuir el colesterol y triglicéridos

Alimentos ricos en fibra

Otra característica importante de las fresas es la fibra.

La fibra reduce la absorción del colesterol y triglicéridos que provienen de los alimentos que consumimos a diario. Por otra parte, disminuye la concentración de lipoproteína de baja densidad (LDL) en la sangre.

Además, incrementa el peristaltismo intestinal. Es decir, aumenta los movimientos y contracciones musculares del tubo digestivo que ayudan a eliminar los residuos orgánicos.

En el caso de los niveles altos de triglicéridos, es necesario disminuir el consumo de grasas y azúcar.

Toda la fruta contiene un azúcar natural denominado fructosa. No obstante, el consumo de fresas es benéfico debido a que aportan menor cantidad de fructosa al organismo. A la vez, el hígado disminuye la producción de grasa junto con los niveles de triglicéridos.

Por otra parte, aunque los cítricos contienen más azúcar que otras frutas, siguen siendo de gran ayuda en el tratamiento contra el colesterol malo y los triglicéridos. Esto es debido a que su fibra absorbe la grasa que se acumula en el organismo.

Así que puedes consumir fresas sin temor de arriesgar tu salud siempre y cuando sea de manera natural, sin cocinar y sin agregarles azúcar.

 

Te puede gustar