Beneficios de las leches vegetales y cómo prepararlas

No hace falta ser intolerante a la lactosa para recurrir a las leches vegetales. Podemos alternar estas con la leche tradicional para así aprovechar los beneficios que nos aporta cada una

Las leches vegetales se han convertido en la mejor alternativa para aquellas personas que sufren de intolerancia a la lactosa, o bien, para los que quieren hacer un cambio en su dieta.

Estas se elaboran a base de agua y varios ingredientes de origen vegetal que son reducidos en calorías y libres de colesterol.

Se caracterizan por ser una fuente natural de ácidos grasos esenciales, vitaminas, minerales y otros nutrientes que benefician de múltiples formas la salud.

Son más fáciles de digerir que la leche de vaca, contienen menos grasa y pueden emplearse en la elaboración de muchas recetas.

Los sabores y las propiedades de cada una pueden variar en función de su procedencia. Sin embargo, suelen ser agradables al paladar y perfectas para combinar con otros ingredientes.

Aprovechando este espacio, queremos compartir los beneficios y recetas de las más deliciosas. ¡No dejes de probarlas!

Leche de soja

Leche de soja

Esta es una de las leches vegetales más populares que podemos encontrar. Está recomendada para las personas con alergias a la lactosa, ya que tiene una mayor digestibilidad.

Contiene muy pocas calorías y está cargada con una gran cantidad de isoflavonas, ácidos grasos y proteínas.

También contiene vitaminas y minerales que ayudan a obtener las cantidades necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo.

Ver también: 4 batidos ricos en proteínas para empezar el día

Beneficios

  • Ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre.
  • Favorece el control del colesterol malo (LDL).
  • Combate los síntomas de la menopausia.
  • Aumenta la flexibilidad de las arterias y mejora la circulación.
  • Reduce el riesgo de afecciones cardiovasculares.
  • Protege la salud ósea.
  • Apoya la función de los riñones y del sistema nervioso.
  • Combate el síndrome premenstrual.

Ingredientes

  • ½ taza de semillas de soja (100 g)
  • 1 litro de agua
  • 1 cucharada de esencia de vainilla (10 ml)

¿Cómo prepararla?

  • Pon a remojar las semillas de soja en agua toda la noche (mínimo durante 12 horas).
  • Escúrrelas al día siguiente y retírales la piel.
  • Viértelas en la licuadora, agrega tres tazas de agua y licúala hasta obtener una bebida homogénea.
  • Pasa la mezcla por un colador de tela y vierte el líquido en una olla.
  • Agrega otra taza de agua y la esencia de vainilla.
  • Llévala a ebullición y déjala a fuego medio durante 20 minutos.
  • Déjala enfriar, almacénala en el refrigerador y consúmela antes de tres o cinco días.

Leche de almendras

Leche de almendras

La leche de almendras es una bebida deliciosa, con un ligero sabor a nuez, que puede emplearse para la preparación de batidos, postres y otras recetas que requieran leche.

Contiene aminoácidos esenciales, vitamina E y antioxidantes que hacen que sea una opción muy saludable.

Beneficios

  • Disminuye el colesterol de la sangre.
  • Controla la diarrea y los vómitos.
  • Favorece la digestión.
  • Combate enfermedades nerviosas.
  • Previene la anemia y la fatiga.
  • Aumenta la masa muscular.
  • Mejora la actividad cerebral.
  • Previene la osteoporosis.
  • Diluye los ácidos biliares, lípidos y esteroles.
  • Protege el corazón.
  • Cuida la salud intestinal.

Ingredientes

  • 15 almendras peladas
  • ½ litro de agua

¿Cómo prepararla?

  • Tras pelar las almendras, ponlas en un recipiente con agua y déjalas en remojo durante 12 horas.
  • Pasado este tiempo, licúa todo, pásalo por un colador y consúmela.

Leche de avena

Leche de avena

La leche de avena es una de las más fáciles de elaborar y también una de las más deliciosas. Se caracteriza por su alto contenido de fibra, y también por sus vitaminas y minerales.

No contiene grasas saturadas y hace un pequeño aporte de ácido linoleico y vitamina E.

Beneficios

  • Mejora la función digestiva.
  • Disminuye el riesgo de diabetes.
  • Combate el colesterol y la grasa corporal.
  • Es una fuente de energía.
  • Mejora el rendimiento físico y mental.
  • Previene el envejecimiento prematuro.
  • Elimina el exceso de ácidos biliares.
  • Mejora la salud de la piel.

Ingredientes

  • ½ taza de avena (55 g)
  • 1 litro de agua

¿Cómo prepararla?

  • Vierte la avena en una olla con agua, llévala a fuego medio y déjala cocinar unos minutos.
  • Luego, retírala, bátela con una licuadora y pásala a través de un colador.

Leche de arroz

Y qué sucede con la leche de arroz

La leche de arroz es una bebida ligera, sin lactosa ni gluten. Es un alimento utilizado para mejorar la digestión y combatir trastornos comunes como la diarrea.

Gracias a su aporte de triptófano y vitaminas del complejo B, se distingue como una buena opción para relajar el cuerpo y combatir el estrés.

Es rica en hidratos de carbono complejos, fibra, aminoácidos y ácidos grasos poliinsaturados.

Te recomendamos leer: Técnica japonesa para eliminar el estrés

Beneficios

  • Ayuda a combatir el insomnio y la ansiedad.
  • Aumenta el gasto energético del cuerpo.
  • Mejora el ritmo del metabolismo.
  • Tiene propiedades depurativas e hipotensoras.
  • Es muy baja en calorías y ayuda a perder peso.
  • Mejora la circulación y controla el colesterol.
  • Es buena para la salud cerebral.

Ingredientes

  • 1 taza de arroz (200 g)
  • 10 tazas de agua (2,5 litros)

¿Cómo prepararla?

  • Lava bien el arroz y tuéstalo a fuego mínimo, sin utilizar grasas o similares.
  • Cuando se dore, agrégale el agua y déjalo cocinar a fuego lento durante dos horas.
  • Pasado este tiempo, fíltralo y endúlzalo a tu gusto.

Para que te beneficies de las bondades de todas estas bebidas vegetales te recomendamos variar de receta cada semana.

Recuerda que son productos 100% naturales y libres de conservantes, por lo que su duración es de un máximo de 5 días en el refrigerador.