Beneficios que no conocías del zumo de remolacha

El jugo de remolacha nos permite luchar contra los radicales libres que provocan el envejecimiento y mejora el rendimiento, por lo que también es muy recomendable para deportistas

Quizás hayas consumido esta verdura en ensalada y siempre cocida… Sin embargo disfrutarás de todas sus propiedades si la ingieres cruda en forma de batido.

En el siguiente artículo te contaremos los beneficios que no conocías del zumo de remolacha. ¡Te sorprenderás!

¿Qué aporta la remolacha?

Cuando la consumimos cocida pierde algunos de sus nutrientes más importantes (como ocurre con todas las comidas). Si, en cambio, la ingerimos cruda, en zumo o batido, podremos disfrutar de:

  • Vitaminas A, B, C
  • Ácido fólico
  • Antioxidantes como, por ejemplo, flavonoides y carotenoides
  • Aminoácidos
  • Minerales entre los que se destacan el calcio, el magnesio, el hierro, el potasio, el fósforo y el sodio.
  • Fibras solubles e insolubles
  • Agua
  • Hidratos de carbono
  • Azúcares
Smoothie-de-remolacha

¿Para qué sirve el zumo de remolacha?

Presta mucha atención a las propiedades para la salud del zumo o batido de esta verdura morada:

Reduce problemas cardíacos

Al ser una excelente antiinflamatoria la remolacha es beneficiosa para las personas que han padecido trastornos en el corazón o son propensos a ellos.

Te recomendamos leer: Los 6 pilares de la vida para “salvar” a tu corazón

Elimina los radicales libres

La remolacha contiene antioxidantes como las betalaínas y lospolifenoles, que neutralizan el efecto de los radicales libres. Si estos últimos se acumulan demasiado en el cuerpo pueden causar el envejecimiento prematuro de las células y favorecer la aparición de enfermedades como el cáncer.

Remolacha

Combate el cáncer

Relacionado con el punto anterior, el zumo de remolacha combate también el crecimiento de células malignas que pueden devenir en cáncer, por lo que también es bueno para curar esta enfermedad.

Varias investigaciones afirman que minimiza la formación de tumores sobre todo en el páncreas, las mamas y la próstata.

Aumenta la resistencia

Muchos deportistas consumen este zumo de color oscuro antes de las competiciones, ya que les aporta mayor capacidad pulmonar. Los estudios indican que mejora en un 16% el rendimiento de los que hacen ejercicio, entrenan o compiten.

Equilibra la presión arterial

Consumir 2 vasos de jugo de remolacha al día es perfecto para los que tienen hipertensión porque nivela la presión de la sangre. El responsable de esta mejora es el nitrato que contiene la verdura.

Remolacha

Mejora la digestión

Ayuda a digerir ciertos alimentos, reduce las digestiones “pesadas” y mejora los procesos estomacales. Como si fuera poco, la remolacha estimula el apetito en personas convalecientes.

Mejora el trabajo de la glándula tiroides

La aparición del bocio está relacionada con bajos niveles de yodo (algo frecuente en los países desarrollados). El problema puede disminuir o incluso desaparecer al comer alimentos que aporten este mineral como es el caso de la remolacha. También la acelga y el ajo.

Disminuye el envejecimiento

No solo de las células sino también de la piel y de los órganos en general. El zumo de remolacha le aporta salud al cerebro. Permite recuperarse más rápido de las heridas y previene las arrugas.

Previene la inflamación

La planta contiene un nutriente llamado betaina que ayuda a las células a combatir el estrés y cualquier proceso de hinchazón. También protege los órganos de las enfermedades y reduce los posoperatorios.

Trata la anemia

Esto se debe al contenido de ácido fólico y hierro.

Jugo de betabel

Evita la retención de líquidos

El jugo de remolacha está recomendado en las personas con edemas o retención de líquidos en las piernas. Esto se debe a que aporta buenas cantidades de potasio y poco sodio además de tener una acción diurética efectiva. Se debe consumir en pacientes con:

  • Gota
  • Hiperuricemia
  • Cálculos renales (excepto si se han formado por exceso de oxalato de calcio)
  • Oliguria

Aumenta la producción de orina y permite eliminar líquidos y sustancias dañinas como, por ejemplo, la urea o el ácido úrico.

Es depurativo

El zumo de remolacha tiene grandes propiedades depurativas y estimula las funciones renales, intestinales y hepáticas. Agiliza la eliminación de las toxinas, las heces, la orina y todo tipo de desechos.

Adelgaza

Esta verdura tiene poco aporte calórico y además sacia el apetito. Se puede consumir también rallada en ensaladas para que sus fibras eviten el estreñimiento y el sobrepeso.

Mejora la salud de las embarazadas y bebés

Esto es así por su alto contenido en ácido fólico. La remolacha asegura una buena formación del feto en las primeras semanas de gestación.

La mujer debe seguir consumiendo remolachas una vez que haya tenido el bebé para evitar que se contagie ciertas enfermedades. A medida que el niño va creciendo se aconseja que continúe comiendo esta verdura para prevenir deficiencias y que crezca sano.

Ver también: ¿Qué vitaminas necesita la mujer durante el embarazo?

Remolacha

Cómo preparar un zumo de remolachas, manzana y zanahorias

Ahora que ya sabes todas las propiedades de esta riquísima verdura… ¡Tienes que aprender a consumirla como zumo! Te contamos cómo hacerlo combinado con otras dos hortalizas.

Desde hace muchos años los chinos consumen esta “bebida milagrosa” y se la preparan a personas con diferentes enfermedades.

El creador o descubridor de las propiedades de esta excelente combinación padecía cáncer de pulmón y logró vencer esta patología luego de 3 meses de consumir zumo de remolacha, manzana y zanahoria. Las principales propiedades de esta bebida son:

  • Mejorar el sistema inmune
  • Eliminar los radicales libres
  • Frenar el aumento de las células cancerígenas
  • Depurar el organismo

Ingredientes

  • 1 remolacha
  • 1 zanahoria
  • 1 manzana
  • 1 taza de agua
  • Opcional: 1 limón

Preparación

  • Lava las verduras y no les quites la piel.
  • Retira el corazón de la manzana y corta todos los ingredientes en trozos lo más pequeños posibles.
  •  Echa en el vaso de la licuadora con el agua y, si quieres, el zumo de limón.
  • Bate bien hasta conseguir un batido homogéneo.
  • Si hace calor puedes añadir unos cubos de hielo, o bien llevar a la nevera unos minutos.

Bebe 2 veces al día: la primera vez en ayunas y la segunda para la merienda.

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar