5 beneficios de aprender a tocar un instrumento musical

A continuación te comentaremos cuáles son los cinco beneficios de tocar un instrumento musical y cómo puedes aprovecharlos.

La música ha cautivado al ser humano desde tiempos inmemoriales. Por esta razón, se considera que es una de las expresiones artísticas más antiguas que brinda bienestar y placer. Por ello, no es de extrañar que existan beneficios de aprender a tocar un instrumento musical, independientemente de la edad que se tenga o el momento que se viva.

Y es que, aprender a tocar un instrumento musical puede ayudar considerablemente a mejorar nuestra calidad de vida. ¿Cómo? Al aportarnos, a corto plazo, entretenimiento. Recordemos que una mente relajada, libre de inquietudes se traduce en bienestar. 

Nunca es demasiado tarde para elegir el instrumento que más nos llame la atención o nos guste, armarnos de paciencia y empezar a practicar. Al principio nos costará, pero la constancia nos ayudará a desarrollar cada vez más agilidad y adquirir destreza. Y sí, el proceso puede incluso ayudarnos a reírnos de nosotros mismos y a aprender a gestionar las frustraciones de tal forma que saquemos provecho de ellas y sigamos adelante. 

¿Qué conseguimos al tocar un instrumento musical?

1. Autodisciplina y constancia

En primer lugar, aprender a tocar un instrumento musical requiere muchos años de práctica y estudio. Una de las mejores maneras de inculcar a los niños valores como la autodisciplina y la constancia es invitarlos a aprender a tocar un instrumento musical.
Un consejo para tocar un instrumento musical.Para tocar un istrumento se necesita una responsabilidad y un autocompromiso de perseverancia y tenacidad
, ya que hay continuos exámenes a lo largo de los diferentes niveles del instrumentista. Por lo tanto, conseguimos los siguientes valores:

  • Nos convierte en personas más responsables.
  • Nos hace ser más puntuales y seguir rutinas y disciplinas.
  • Revaloriza el esfuerzo, la rectitud y la constancia.

Ver también: Elige la música según la actividad

2. Despierta la sensibilidad artística

La música es un lenguaje de emociones dirigido a despertar diferentes estados de ánimo en el oyente. También, por supuesto, en el que interpreta el instrumento. Con la música se tocan corazones, se llora, se eriza la piel, se aumenta la alegría, se consuela y se emociona a las personas que se identifican con cada pieza.

En definitiva, aprender a tocar un instrumento musical sirve para desarrollar nuestra sensibilidad hacia el arte y hacia la parte interior de uno mismo con el fin de expresar y comunicar las emociones con este lenguaje. La música nos eleva, nos revitaliza, nos transporta y acoge en su regazo.

3. Facilita el aprendizaje

Para conocer y desarrollar las posibilidades de un instrumento se estudian diferentes asignaturas que mejoran nuestras capacidades intelectuales de manera notable. En el estudio de una carrera musical se potencia la memoria, la capacidad de análisis, la imaginación, la capacidad de abstracción y, sobre todo, la concentración. Por este motivo, la mayoría de las escuelas incluyen asignaturas que favorecen la inteligencia musical.

Dado que la teoría musical debe aplicarse al instrumento, también se desarrollan muchas habilidades de coordinación, independencia de manos, motricidad, velocidad y desarrollo muscular. En definitiva, se estimulan las conexiones neuronales que potencian el desarrollo psicomotriz del estudiante.

beneficios de la música.

4. Reduce el estrés y la ansiedad

A través de la interpretación de una pieza musical con nuestro instrumento, podemos centrar nuestra atención en el presente y esto, aparta tanto el estrés como la ansiedad de nuestra mente. Por otra parte, tocar un instrumento musical implica la realización de una actividad física, leve, pero muy beneficiosa.

De acuerdo al estilo musical que deseemos interpretar en el momento, podremos potenciar nuestro bienestar. En este sentido, tocar un instrumento nos permite encontrar placer en la música y, en cierta forma, reponer energía mental. Y dado que tenemos una amplia variedad a nuestra disposición, no hay excusa que valga a la hora de decidirnos a tocar una pieza.

Lee también: ¿Nuestros gustos musicales pueden definirnos como personas?

5. Potencia nuestra imaginación

Las posibilidades para hacer diferentes tipos de música son infinitas. La historia de la música deja patente los innumerables maestros de la creación musical y sus diferentes estilos. Aprender a tocar un instrumento musical nos abre la mente.

Con nuestro instrumento, podemos viajar en el tiempo al interpretar piezas de otras épocas, imaginar las futuras recrear una situación ficticia en verso. Podemos interpretar música celta, medieval, renacentista, árabe, latina, griega, etcétera. Por lo tanto, no hay límites para la creatividad, y mucho menos cuando se trata de componer o tocar.

Con la música podemos dejar volar nuestra imaginación hacia la raíz misma de tu propio ser. Desde ese lugar desconocido y sin pautas, podemos dejar que nazcan las melodías más emocionantes.