¿Cómo besar el cuerpo de un hombre?

31 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Saber cómo besar el cuerpo de un hombre puede tener como retribución todo lo que se imaginen o deseen, ellos se vuelven realmente locos cuando sienten su cuerpo bendecido por labios femeninos.

Besar el cuerpo de un hombre es un acto que implica tanto romanticismo como sensualidad. Muchos los reciben con gran entusiasmo, llegando a percibir los besos como obsequios por parte de su pareja. A su vez, mientras los reciben, es posible que deseen que no quede ningún rincón de su cuerpo sin recorrer. Evidentemente, aquí el sentido del tacto tiene un papel predominante en la estimulación y en la conexión con el otro.

Los besos son una demostración de afecto, pero también de qué tanto deseo se siente por esa persona y lo mucho que se quiere conectar con ella. Además, promueven sensaciones positivas en el organismo que, en ocasiones, pueden relajar más que una hora de masajes en el mejor centro terapéutico.

Claves para besar el cuerpo de un hombre

Si bien es cierto que cada pareja es un mundo en cuando a preferencias y demás particularidades, se pueden tener en cuenta algunas claves para besar el cuerpo de un hombre y así demostrarle tanto pasión como afecto. A continuación, repasaremos algunas.

Un ambiente cómodo e íntimo

Elegir un lugar en el que no existan posibilidades de ser interrumpidos es muy conveniente a la hora de disfrutar de la intimidad. Si el sitio es público, quizás algunas partes de su cuerpo queden fuera de la experiencia por esta vez.

Besar el cuerpo de un hombre.

Boca

Acercarse lentamente a su boca y apoyar sus labios en la comisura de los de él. Una tímida insinuación que propone mucho más de lo que podrían decir con las palabras.

Evitar en los primeros pasos un beso apasionado o francés es una buena idea para que se genere mayor tensión sexual. Sólo pequeños mordiscos en el labio y roces superfluos acompañados de movimientos sensuales.

Cuello

Recorrer desde las mejillas hasta llegar al cuello con un contacto más bien húmedo en este sector. Su piel dará claros síntomas de escalofríos lo que significa que está gozando. Mientras tanto se puede utilizar las manos para acariciar el cabello y otras partes.

Oreja

Alternar de cuello al lóbulo es uno de los actos más excitantes y que no debe faltar al momento de besar el cuerpo de un hombre. Además hay que aprovechar para susurrar al oído todo lo que aún falta para que esta sorpresa finalice.

Seguir descendiendo

Si él responde de buena manera es hora de comenzar a ir un poco más abajo. Su pecho y abdomen son también zonas erógenas dignas de visitar con la lengua.

Siempre hay que tener la constancia de cambiar de posición y hacer que los cuerpos se acaricien como sin intención.

Entrepiernas con masajes

Lamer, besar y morder muy sutilmente las entrepiernas y la pelvis es de lo más erótico para ellos. No están acostumbrados a recibir tantas caricias en un mismo encuentro y los deja fascinados. Pero además utilizar las manos para dar masajes en sus muslos pone el broche de oro a la situación.

Descubre: 4 zonas erógenas masculinas «ocultas»

Sexo oral teabagging.

Notas extras para besar el cuerpo de un hombre

  • Es probable que ante semejante muestra de seducción el hombre sea vencido por la ansiedad e intente pasar a otro nivel cortando los besos. No lo dejen, tienen que mantener el control para que la excitación sea mucho mayor y el placer del final esté en su máximo exponente.
  • Si llegado el caso quieren terminar con sexo oral, es imposible que sean rechazadas, así que adelante. En una relación estable sabes lo que a él le gusta y su estado de salud. Cuando se encuentran con un recién conocido se aconseja utilizar algún método de prevención para evitar las enfermedades de transmisión sexual.
  • Cada poco intenta buscar una conexión visual para que ambos estén seguros de que están cómodos y dispuestos a seguir. Además de sentir ese inmenso placer ellos también poseen su lado narcisista y les excita ver que sus mujeres están disfrutando.

Besar el cuerpo de un hombre es mucho más interesante y atractivo de lo esperado. Culturalmente es más común que sean los chicos quienes brindan todos esos placeres a sus chicas. Pero la mayoría de ellos tiene la fantasía de cambiar los roles algunas veces aunque no tengan el valor de pedirlo.

Después de estos encuentros hay que tomarse un tiempo para permanecer unidos en un abrazo, en silencio o con palabras que expresen lo lindo que fue. Eso anima a las repeticiones y permite que la relación se haga más sólida, la confianza entre ambos aumenta.

Como en todas las relaciones de pareja el sexo depende en gran medida de la autoestima de las personas. Y atreverse les otorga la seguridad en sí mismos que se necesita para sentirse amados y libres a la vez.