Un beso de tornillo: descubre la técnica

El beso es la antesala para un apasionado encuentro de intimidad en pareja. Aprende la técnica tornillo para agregar un toque de picardía y erotismo en este beneficioso y saludable gesto de amor.

El beso es un acto de suma importancia en una relación, pues es un contacto directo y amoroso. En este artículo te explicamos, paso a paso, cómo dar un beso de tornillo. Descubre la técnica y disfruta de una gran experiencia.

El contacto físico permite afianzar la relación con la persona que te gusta, por lo que es importante saber hacerlo bien.

No se trata de algo banal, es una caricia erótica en la que dos amantes se implican y se entregan. Crean una burbuja en la que se desconectan del mundo y se concentran solo en el momento. Las sensaciones y el placer de estar con la persona que desea.

La forma de acercarse físicamente varía de un individuo a otro. Pero el punto en común es que el beso afianza la relación entre dos personas. Abarca romanticismo, seducción y cortejo.

Un beso de tornillo: descubre la técnica

Besos de tornillo

Nadie nace aprendiendo. No son pocos los que se llenen de preocupación ante el anhelo de quedar bien a la hora de practicar un beso de tornillo. Por eso, te explicamos de forma sencilla y útil cómo hacerlo:

  1. Acércate lentamente.
  2. Cierra los ojos.
  3. Inclina tu cabeza hacia el lado opuesto a la de tu pareja, evitando que sus narices choquen.
  4. Roza sus labios con movimientos suaves y lentos.
  5. Poco a poco, ve abriendo la boca.
  6. Mete lentamente tu lengua, tocando la punta de la de tu pareja.
  7. Acelera el ritmo e introduce más profundamente la lengua.
  8. A medida que el beso se vaya alargando, ve girando la cabeza. Cambia de lado y de inclinación para ponerte más cómodo.
  9. Mueve tu lengua con libertad, jugando con la de tu pareja.
  10. Cambia el ritmo, de más lento a más rápido.
  11. Juega con los labios y muérdelos suave y delicadamente, pero con pasión.
  12. Déjate llevar por las sensaciones y el compás del beso.
  13. Disfruta el momento.

Lee también: ¿Es posible llegar al orgasmo con un beso?

Para tener en cuenta

Controlar la respiración con besos de tornillo.

Al dar un buen beso de tornillo es importante saber cómo respirar durante el momento. Con la pasión, lo más probable es que se acelere tu respiración y no podrás exhalar por la boca.

Para que no tengas que concentrarte en respirar y puedas disfrutar del beso debes hacer pausas cortas. Toma aire y suéltalo lentamente. También, es de suma importancia que te esfuerces por mantener un aspecto atractivo y apetecible.

No solo debes lucir bien, también tienes que tener en cuenta tu higiene. Refresca tu aliento con caramelos mentolados e hidrata tus labios. Evita tenerlos resecos, usa crema labial en caso de que tengas una herida o piel muerta.

Una vez que ya estés preparado para dar el beso de tornillo es propicio escoger bien el momento. Lo ideal, es encontrar un sitio sin mucha gente alrededor a fin de evitar incomodidades y garantizar la intimidad.

De igual manera, es importante estar seguro de que tu pareja quiere lo mismo que tú. Así que, durante el momento, fíjate en su lenguaje corporal. Un movimiento demasiado brusco o rápido, especialmente al inicio, puede romper la magia del momento.

Visita este artículo: Hay suspiros que encierran más amor que cualquier beso

Beneficios del beso

Beneficios de besar.

Además de conectarte con la persona que te importa, el beso trae consigo importantes beneficios para la salud. Entre las propiedades positivas que tiene el arte de besar resaltan las siguientes:

  • El beso ayuda a reducir la presión arterial. Dilata los vasos sanguíneos y permite que la sangre fluya de una forma firme y positiva, llegando a todos tus órganos vitales.
  • Combate las caries. La saliva que se genera en un buen beso limpia tus dientes y disminuye la placa bacteriana que suele formarse en las encías.
  • Besar amplifica las hormonas de la felicidad y aumenta la autoestima. Produce que se propaguen los químicos del cerebro que te hacen sentir bien, como la serotonina, la dopamina y la oxitocina.
  • Quema calorías, pues en un ejercicio vigoroso si participas plenamente. No tiene por qué ser una sesión de 10 horas, puedes perder entre 8 a 16 calorías por beso.
  • Dar un beso ejercita más de 30 músculos de la cara y los mantiene tonificados. Asimismo, reduce la apariencia de las líneas de expresión.

Experimenta con esa persona que amas un beso de tornillo. Descubre la técnica, entrégate y ten en cuenta que mientras más lo prácticas mejor te saldrá.