Betaína: Propiedades, beneficios y para qué sirve

La betaína es un nutriente natural del organismo que cumple tareas colaborativas con diferentes órganos y ayuda a prevenir enfermedades coronarias, musculares y relacionadas con el sistema digestivo

En ocasiones recibimos consejos de los médicos sobre ciertos nutrientes que son necesarios para que nuestro cuerpo funcione adecuadamente. También nos recomiendan guías o dietas para evitar problemas de salud.

Así, términos como betaína comienzan a ser recurrentes. No obstante, muchas veces entendemos solo la mitad de lo que nos dicen.

En Mejor con Salud intentaremos conocer y comprender la función de la betaína en nuestra vida cotidiana.

¿Qué es la betaína?

La betaína es un compuesto que se produce en el cuerpo. Nos provee de ácido clorhídrico y es fundamental para la absorción de vitamina B12, calcio y hierro.

Es básicamente un nutriente que distribuye metilos en el organismo para que cada órgano los utilice y pueda afrontar ciertos riesgos desequilibrantes.

Alimentos ricos en betaína

La remolacha es fuente de betaína y por ella tiene su nombre este nutriente

  • Remolacha: El betabel es una de las mayores fuentes de betaína, y de esta verdura adquirió su nombre.
  • Pescados
  • Espinaca
  • Brócoli
  • Legumbres

Ver también: ¿Cuáles son los beneficios de la remolacha roja?

¿Para qué sirve la betaína?

La betaína favorece la limpieza del hígado eliminando grasas del organismo

Puede resultar complicado entender la manera en que trabaja, pero es más sencillo identificar su utilidad con solo algunos puntos.

Regula la homocisteína

La betaína ayuda a regular y reducir los niveles de homocisteína. Así, se encarga de prevenir enfermedades causadas por el exceso de la misma.

  • Si bien la homocisteína es necesaria, debe estar regulada para no ocasionar alteraciones.
  • Si existe en demasía las consecuencias podrían llegar a ataques cardíacos, mal de Alzheimer, coágulos o apoplejías.

Cuida de nuestra salud hepática

Este aminoácido actúa como agente lipotrópico cuando cede metilos para descomponer grasas y liberar el hígado.

De esta manera previene el hígado graso. En algunos casos se utiliza para tratar este órgano enfermo.

Además de las funciones ya mencionadas, la betaína también:

  • Colabora en la digestión por su aporte de ácido clorhídrico, necesario en el estómago para deshacer proteínas.
  • Evita la deshidratación de las células manteniendo el equilibrio de agua en las mismas. Colabora en la transportación de líquidos necesarios en todo el cuerpo.
  • Es relevante en la síntesis de creatina por la cual se amplifica el desarrollo muscular.

Te recomendamos leer: Qué debo comer si tengo un hígado graso

Beneficios de la betaína

corazón-saludable

Cada una de las funciones que hemos explicitado de la betaína se asocia directamente a una serie de beneficios en la salud de los individuos. Una persona con un porcentaje adecuado de este nutriente tendrá:

  • Menor riesgo de presentar patologías gastrointestinales. Su nivel de acidez necesario para la correcta digestión estará regulado.
  • Una disminución de la grasa que afecta al hígado. Combate los excesos alrededor del mismo para mantenerlo libre.
  • Arterias y sistema cardiovascular más sano por el trabajo de los metilos. La sangre puede circular sin interrupciones.
  • Mayor resistencia muscular y fuerza. Al producirse mayor cantidad de óxido nítrico se logra aumentar niveles de resistencia y fuerza en las actividades físicas.

Muchos deportistas de élite utilizan suplementos con este nutriente.

La betaína, tal vez no muy nombrada por el común de las personas, tiene un trabajo realmente colaborativo con el resto de los integrantes de nuestro cuerpo.

Como hemos visto, su participación es necesaria y relevante en la rutina diaria y en la prevención del futuro.

Existen además suplementos que se pueden adquirir para complementar lo que se produce naturalmente y lo que se ingiere a través de los alimentos que la contienen.

Su dosis varía según el caso y cada paciente debe seguir los consejos de su médico para evitar efectos secundarios.

Efectos secundarios de los complementos con betaína

Mejorar la digestión y eliminar las náuseas

Algunos especialistas recetan medicamentos con betaína para tratar diferentes problemas de salud.

Como sucede con todos los químicos, existen efectos secundarios a los que hay que prestar atención. En el caso de que se manifiesten, se debe recurrir a un centro médico:

  • Náuseas
  • Cambios de olor corporal
  • Sensación de pérdida de consciencia
  • Debilidad en los músculos
  • Distorsión visual
  • Alteraciones de la memoria
  • Dificultades motrices

Ciertos institutos han revelado que se dieron casos de edemas cerebrales en pacientes tratados con betaína. Por este motivo es recomendable cortar la ingesta y hacer los análisis pertinentes.

A partir de los 50 años los niveles de producción de betaína disminuyen. Tomar consciencia y sumar alimentos con este nutriente es muy positivo para mantener el equilibrio orgánico.

Asimismo, se puede asistir al centro hospitalario para analizar la incorporación química de betaína.

 

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar