¿El bicarbonato de sodio ayuda a bajar de peso?

15 abril, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Para bajar de peso, lo más adecuado es consultar con el médico, seguir sus indicaciones y, en general, mejorar nuestros hábitos de vida. Solo así obtendremos buenos resultados, además de salud.

Muchas personas tienen como objetivo bajar de peso, pero no todas ponen en práctica las mejores medidas para conseguirlo. Entonces, sin querer, ponen en riesgo su salud y terminan exponiéndose a diversos problemas que afectan su calidad de vida. Una de las medidas menos adecuadas que las personas adoptan para bajar de peso consiste en el consumo de bicarbonato de sodio (disuelto en agua o como parte de un jugo).

No importa la cantidad, la frecuencia ni la forma en que se consuma. Lo importante es que el bicarbonato de sodio, por sí solo, no es capaz hacer que una persona baje de peso y mucho menos de una forma saludable.

Veamos más a continuación.

¿Qué es y para qué se utiliza el bicarbonato de sodio?

El bicarbonato de sodio, también conocido como bicarbonato de soda o bicarbonato sódico, (NaHCO3) es una sustancia alcalina que se obtiene gracias a un proceso químico y, tal y como su nombre lo indica, tiene un alto contenido de sodio. Se trata de una sal de ácido carbónico.

A simple vista, se aprecia como un fino polvo de color blanco y que se disuelve muy fácilmente en agua y otros líquidos.

  • Se ha utilizado con frecuencia en la industria de la panadería y todo lo que necesite leudado, ya que ayuda a fermentar y aumentar el volumen de la masa.
  • También se ha utilizado para la limpieza del hogar, puesto que es abrasivo y ayuda a barrer la suciedad acumulada. Asimismo, es desodorizante, lo cual contribuye positivamente a eliminar malos olores. Entonces, quita manchas, desatasca y limpia diversas superficies.

Fuera de estos ámbitos, se ha utilizado (erróneamente) como remedio casero para todo tipo de cuestiones, desde blanquear los dientes, tratar infecciones de garganta y molestias estomacales, hasta para «desintoxicar» el cabello, etc. Y de hecho, es uno de los remedios más populares que existen.

No obstante, su popularidad no implica que sea un producto adecuado para el consumo, de ninguna forma. 

La cantidad de bicarbonato de sodio y la frecuencia de uso que se le dé son dos factores sumamente importantes. No es lo mismo encontrar cierta cantidad de esta sustancia en un producto (como un dentífrico) a disolver una cucharada en un vaso de agua para hacer un enjuague bucal casero o cualquier otro remedio. El dentífrico tendrá la cantidad justa (y segura) para que la sustancia cumpla su función, sin causar perjuicios, mientras que en el segundo caso, los riesgos son innumerables. 

Lo más adecuado es prescindir de los remedios caseros con esta sustancia. Incluso en lo que respecta la pérdida de peso.

Aunque parezca que un vaso de agua con bicarbonato de sodio pueda brindar cierto alivio en caso de dolor estomacal, en realidad, supone un alto costo para la salud a largo plazo. La mucosa estomacal sufre mucho y más si el consumo es regular.

El bicarbonato sódico y la pérdida de peso

El bicarbonato sódico está vinculado con la reducción de peso y una dieta alcalina.

Beber un vaso de agua con bicarbonato de sodio no ayuda a bajar de peso, por mucho que se quiera creer lo contrario. Cuando se ingiere, no actúa como un «quemagrasas» capaz de estilizar la figura en tiempo récord. En realidad, va directamente al sistema gastrointestinal y lo único que hace es quemar e irritar todo a su paso, lo cual puede promover distintos problemas de salud.

La idea de «quemar» la grasa con una bebida puede parecer una vía fácil para bajar de peso, pero no es en absoluto segura y mucho menos recomendable. Por ello, lo mejor es acudir al médico, mejorar los hábitos de vida y establecer una coherencia entre lo que el organismo necesita y los métodos para proporcionárselo, día a día.