Bicarbonato de sodio: la pesadilla de la Industria Farmacéutica

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sara Ramo González el 15 noviembre, 2018
El bicarbonato forma parte de los mecanismos de regulación del pH de nuestro cuerpo.

El bicarbonato de sodio es un producto utilizado desde la antigüedad como un aliado de la salud, la belleza y el hogar. Este producto continúa siendo fuente de investigación en muchos lugares del mundo, ya que se tiene la creencia de que sus propiedades podría ser más de las que ya se conocen.

Bicarbonato de sodio, potencial por descubrir

Se cree que por sus propiedades y componentes puede ayudarnos a prevenir enfermedades. A continuación explicaremos las bases científicas.

bicarbonato-de-sodio

El pH del cuerpo

Dentro de nuestro cuerpo existe un pH, es decir un nivel de acidez o alcalinidad, el cual puede medirse en la sangre, la orina o la saliva. Genralmente nuestro cuerpo equilibra lo ácido y lo alcalino de forma natural, ya que de este equilibrio dependen muchas de las funciones vitales del organismo.

En función de los niveles de pH plasmático podemos encontrar dos condiciones:

  • Alcalosis, si los niveles de pH son altos.
  • Acidosis, si el pH disminuye. Se trata de una condición indeseable y genera inestabilidad en la producción de ácidos como el láctico, pirúvico o acético.

Consecuencias de la acidosis

Un organismo que padece una disminución del pH, y presenta un entorno ácido puede presentar síntomas y dolencias como:

  • Resentimiento y disminución de la función inmunológica.
  • Mayor vulnerabilidad a las calcificaciones en los vasos sanguíneos.
  • Pérdida de masa muscular y ósea. Esto se debe a que el organismo libera calcio al torrente sanguíneo para tratar de compensar el desequilibrio.
  • Fatiga crónica.
  • Dolor y calambres musculares.
  • Caída del pelo y deterioro de las uñas.
  • Irritaciones cutáneas.
  • Cansancio generalizado.

Ver también: Formas de fortalecer el sistema inmunológico

Función del bicarbonato de sodio en el pH

Nuestro cuerpo tiene 3 estrategias para compensar estos desequilibrios: los amortiguadores químicos, el sistema respiratorio y el sistema renal (Feher, 2012). En este artículo, atenderemos a la función del bicarbonato como amortiguador químico o tampón.

Tampón bicarbonato

La función de los tampones químicos es la de compensar los cambios del pH. A través de:

  • la absorción del exceso de H +cuando el pH cae
  • la liberación iones H + cuando el pH aumenta

En este sentido, el sistema de tampón bicarbonato depende en su función de los otros dos sistemas compensatorios, a saber los pulmones y los riñones (Engelking, 20015). La función de estos sistemas biológicos, es la de mantener el pH de la sangre dentro de los intervalos de seguridad (pH = 7,35 a 7,45).

Por ello, el bicarbonato de sodio al ejercer una función de homeostasis o regulación interna del pH puede ayudarnos a mantener un estado de equilibrio interno.

bicarbonato

¿Cómo podemos ayudar a regular el pH de nuestro cuerpo?

Aunque existen mecanismos internos de homeostasis, actualmente nuestros hábitos poco saludables como la mala alimentación o el sedentarismo pueden afectar al pH del cuerpo. Muchos alimentos procesados a los que se añaden elementos artificiales podrían estar asociados con una acidificación del cuerpo.

Como hemos visto, ese cambio del pH interno, reporta consecuencias negativas para nuestra salud. En ese sentido, una alimentación equilibrada será fundamental para aportar al cuerpo alimentos ácidos y alcalinos de forma compensada.

Además, emplear el bicarbonato de sodio como un apoyo a la alimentación puede ahorrarnos el uso de fármacos destinados a tratar de forma superficial los síntomas presentes. En ese sentido, diríamos que se trata de un producto económicoy seguro.

Ver también: Alimentación balanceada: la clave de un cuerpo saludable

Consumido en cantidades moderadas y precisas, el bicarbonato de sodio puede ayudarnos a mejorar el estado de salud de nuestro cuerpo. Acompañándolo siempre de unos hábitos saludables de alimentación y ejercicio físico.

Nota: Si padeces problemas de salud graves, consulta a tu médico antes de ejercer cambios en tu alimentación o consumir suplementos alimenticios.

  • Engelking, L. R. (2010). Textbook of Veterinary Physiological Chemistry, Updated 2/e. Academic Press.
  • Feher, J. J. (2017). Quantitative human physiology: an introduction. Academic press.
  • Feher, J. (2012). 6.5 - Acid–Base Physiology I: The Bicarbonate Buffer System and Respiratory Compensation. In J. Feher (Ed.), Quantitative Human Physiology (pp. 595–601). Boston: Academic Press. https://doi.org/https://doi.org/10.1016/B978-0-12-382163-8.00065-7