El bilingüismo protege de la demencia según un estudio

Edith Sánchez · 21 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 21 febrero, 2020
Diversos estudios señalan que el bilingüismo protege de la demencia, con base en datos experimentales. En varias partes del mundo se han llevado a cabo investigaciones que llegan a la misma conclusión: aprender una segunda lengua mantiene la juventud del cerebro por más tiempo.

En los últimos años se han llevado a cabo varios estudios en los que se evidencia que el bilingüismo protege de la demencia, en particular de la enfermedad de Alzheimer. Una de las investigaciones más destacadas fue la que llevó a cabo la doctora Ellen Bialystok, profesora de la Universidad de York en Toronto.

Bialystok y su equipo concluyeron que aprender o hablar otro idioma puede retrasar la aparición del Alzheimer hasta cinco años. Su investigación se basó en los datos de 200 personas diagnosticadas de esa enfermedad, a quienes se les hizo un seguimiento a través de historias clínicas.

No es la primera vez que la doctora Bialystok comprueba que el bilingüismo protege de la demencia. En 2007 ya había realizado una investigación similar con 184 pacientes y las conclusiones fueron las mismas. No solo para ella, sino para todos los expertos, el aprendizaje de un nuevo idioma es una de las mejores gimnasias cerebrales que puede llevarse a cabo.

El bilingüismo protege de la demencia

El aprendizaje y la utilización de otro idioma implican la puesta en práctica de varias funciones complejas del cerebro. La doctora Bialystok señala que quienes hablan dos o más idiomas deben tomar decisiones constantemente sobre la forma en que deben expresar una idea.

En términos más precisos, esto significa que las personas bilingües están ejercitando constantemente las funciones ejecutivas del cerebro. Gracias a esos ejercicios de paralelismo que se hacen entre los vocabularios y las estructuras de cada idioma, el cerebro realiza una especie de gimnasia.

Las funciones ejecutivas no solamente permiten hacer el contraste y la traducción entre los dos idiomas, sino que también dan pie para el desarrollo de otras habilidades y funciones. El bilingüismo protege de la demencia, pero al mismo tiempo nos hace más inteligentes y más hábiles para desarrollar otras tareas intelectuales.

Por todo lo anterior, Bialystok concluyó que el bilingüismo modifica la forma como funciona nuestro cerebro, haciéndolo más eficaz. Probablemente es ese cambio el que retrasa la aparición del Alzheimer y otras demencias, en un promedio de entre cuatro y cinco años.

Sigue leyendo: Demencia vascular: ¿en qué consiste?

Bilingüismo y cognición

El doctor Marco Calabria, profesor del máster de neuropsicología en la Universitat Oberta de Catalunya, también ha adelantado investigaciones sobre la relación entre el bilingüismo y el mantenimiento o deterioro de las funciones cerebrales. Sostiene que el cerebro de una persona bilingüe es diferente al de alguien monolingüe.

Calabria indica que un bilingüe no es como la suma de dos monolingües. Lo que desarrolla una persona que habla dos lenguas es una especie de función de supervisión, un control que orienta la acción mental y motora que debe desarrollar, al hablar en uno u otro idioma.

Así mismo, señala que el aprendizaje de una segunda lengua opera como una reserva cognitiva. No basta simplemente con aprender el idioma, sino que es necesario practicarlo por varios años, para que se convierta en un factor de protección contra la demencia y el deterioro cognitivo.

Causas de la demencia senil.

Descubre más: Cómo prevenir la demencia evitando 5 hábitos dañinos

Deterioro cognitivo e inteligencia

El profesor Thomas Bak es miembro del Centro de Envejecimiento Cognitivo y Epidemiología Cognitiva en la Universidad de Edimburgo, en Escocia, y autor de una investigación que fue publicada en la revista científica Annals of Neurology. Es otro de los investigadores que está de acuerdo en que el aprendizaje de una segunda lengua previene demencias y retarda el deterioro cognitivo.

Bak dispone de un modelo investigativo que se considera único en el mundo. Lo que él y su equipo hicieron fue tomar bases de datos de 835 personas, a quienes se les había hecho una prueba de inteligencia a los 11 años. La misma prueba se repitió a los 73 años. Todos los integrantes de la muestra hablaban inglés como idioma nativo.

En la segunda prueba, 262 personas dijeron poder comunicarse en dos idiomas. Entre ellos, 195 habían aprendido la segunda lengua antes de los 18 años y 65 después de esa edad. Los resultados mostraron que todos los participantes bilingües tenían también mayores habilidades cognitivas que los demás, así como mayor destreza intelectual.

Bak ha indicado que definitivamente el aprendizaje de una segunda lengua ralentiza el deterioro cognitivo. También señala que este efecto es igual en los bilingües y en los multilingües, es decir, que el cerebro cambia de la misma manera si aprendemos dos idiomas o cinco. Todos estos estudios muestran que vale la pena hacer el esfuerzo de aprender otra lengua, sin importar la edad.

Adrover-Roig, D., & Ansaldo, A. I. (2009). El bilingüismo como factor de protección en el envejecimiento cognitivo pp. 1-15. Neuropsicología latinoamericana, 1(1).