Biofortificación: la solución al déficit de ácido fólico

Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Duarte
· 28 noviembre, 2017
El ácido fólico es esencial para el correcto desempeño de numerosas funciones vitales. Las enfermedades asociadas a su déficit son especialmente frecuentes en regiones en vías de desarrollo, como consecuencia de una mala alimentación.

Aún en el siglo XXI la malnutrición constituye uno de los grandes lastres de la humanidad. Esta se refiere al estado que se genera como consecuencia de una dieta desequilibrada o insuficiente en nutrientes. Como por ejemplo, el déficit de ácido fólico.

La desnutrición afecta a millones de personas en todo el mundo. Es la principal causa de muerte infantil en países en vías de desarrollo.

En contraposición, algunas regiones, especialmente las más ricas, se enfrentan a un pronunciado aumento de la obesidad.

No son pocas las patologías asociadas a deficiencias nutricionales, las cuales se ven acentuadas en las regiones más desfavorecidas.

En este sentido, la deficiencia en ácido fólico constituye un importante problema que afecta especialmente a regiones asiáticas. Esto se debe a que su dieta está compuesta principalmente por alimentos pobres en este nutriente.

En este artículo hablaremos sobre la importancia del ácido fólico, y la manera de solucionar su déficit.

Importancia del ácido fólico

Importancia del ácido fólico

El ácido fólico es una molécula hidrosoluble que pertenece al complejo B vitamínico. También es conocido como tetrahidrofolato o vitamina B9. Es fundamental para llevar a cabo importantes funciones en nuestro organismo. 

Su gran relevancia radica en que es necesario para la producción y el mantenimiento de nuevas células. Por lo tanto, es especialmente necesario en períodos de altas tasas de división y crecimiento celular. Como la infancia o el embarazo.

A nivel celular interviene en la síntesis de purinas y pirimidinas. De este modo, participa en el metabolismo del ADN, ARN y proteínas.

Asimismo, es importante para el correcto desarrollo de las células sanguíneas, al igual que la vitamina B12. Dado que participa en la formación del grupo hemo de la hemoglobina.

Además, las funciones desempeñadas por esta vitamina son importantes para el correcto funcionamiento del aparato cardiovascular, el sistema nervioso y la formación neurológica fetal, entre otros.

Los seres humanos obtienen el ácido fólico a través de diferentes fuentes: animal, vegetal y determinados suplementos alimenticios.

Su presencia en animales es escasa y se localiza principalmente en hígado y leche y sus derivados.

Por el contrario, el reino vegetal es muy rico en esta vitamina. Especialmente en legumbres, cereales integrales, vegetales de hoja verde, germen de trigo y frutas.

Vegetales de hojas verdes

Déficit de ácido fólico

El déficit de ácido fólico puede deberse a que las necesidades de este nutriente se vean incrementadas. Como por ejemplo, en el caso del embarazo, o bien cuando se excreta más cantidad de lo habitual.

Sin embargo, la causa más común es la ingesta inadecuada de folato diaria debida a una mala alimentación.

Por otra parte, el déficit de ácido folico afecta principalmente a aquellas zonas de división celular activa, como el cuero cabelludo o la médula ósea, traduciéndose en determinados tipos de:

  • Anemia.
  • Pilosis.
  • Retraso del crecimiento.
  • Pérdida del apetito.
  • Debilidad.
  • Inflamación.
  • Llagas linguales.
  • Trastornos digestivos e intestinales.
  • Entre muchos otros.

El ácido fólico es especialmente relevante para la correcta formación del tubo neural en neonatos. Por lo tanto, hemos de resaltar la importancia de presentar unos adecuados niveles de esta vitamina en mujeres que tengan intención de quedarse embarazadas.

Su ingesta previene al feto de un elevado número de malformaciones congénitas. Entre ellas destacan la espina bífida, hidrocefalia y anencefalia.

Lee también: síntomas de que tienes deficiencia de vitamina B12

Solución al déficit de ácido fólico

Solución al déficit de ácido fólico

Cada vez son más los países que se hacen eco de la necesidad de encontrar una solución. Esto se debe a la gran cantidad de patologías que una dieta pobre en ácido fólico conlleva.

Hasta el momento, los suplementos vitamínicos en forma de píldoras han dado buenos resultados. contra el déficit de ácido fólico. Sin embargo, su difícil accesibilidad en países poco desarrollados hace que estas medidas sean insuficientes.

Entre las estrategias de resolución desarrolladas por numerosos investigadores, destaca la biofortificación de cultivos. Esto no es más que aumentar el contenido de un determinado nutriente en un alimento.

En este caso, hablamos del contenido en ácido fólico. La síntesis de esta molécula en plantas tiene lugar en tres compartimentos celulares diferentes: cloroplastos, citosol y mitocondrias.

Esta vitamina está constituida por tres piezas. Cada una de ellas, se forma en uno de estos compartimentos. Aumentando su contenido, podemos lograr un aumento de la pieza final: la vitamina B9.

De hecho, esto fue lo que dedujeron los científicos. Lo que hicieron fue sobreexpresar cada uno de los genes que dan lugar a estas moléculas en semillas de arroz. Logrando aumentar el contenido final de ácido fólico de las semillas hasta mil veces.

De este modo, ingerir menos de 100 gramos arroz biofortificado cubre las necesidades nutricionales diarias de esta vitamina. Lo que demuestra la eficacia de esta solución biotecnológica al problema de las deficiencias nutricionales.

Te recomendamos leer: 5 recomendaciones para potenciar la asimilación de nutrientes

  • Nevin S. Scrimshaw. Fundación Internacional de Nutrición. La fortificación de alimentos: una estrategia nutricional indispensable.
scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0798-07522005000100012
  • G. Varela-Moreiras, E. Alonso Aperte. Fundación Española de la Nutrición. Ácido fólico y salud.
fen.org.es/storage/app/media/imgPublicaciones/15220074224.pdf
  • Begoña Blasco León. AEFA, Asociación Española de Fabricantes de Agronutrientes. La Biofortificación.
aefa-agronutrientes.org/la-biofortificacion