Bioneuroemoción y dolor de cabeza

Valeria Sabater 13 septiembre, 2015
Aunque no lo creamos, nuestras emociones tienen repercusión en nuestro estado físico y pueden aflorar como dolores de cabeza o de espalda, por lo que conviene solucionar nuestros problemas para evitarlos

Es muy posible que ya hayas oído hablar del concepto “bioneuroemoción”. Hace referencia al hecho de cómo determinados factores inconscientes de nuestra vida pueden determinar la aparición de diferentes dolencias o problemas.

Nadie puede negar, por ejemplo, la forma en que el estrés o la ansiedad se refleja en nuestro bienestar físico, o cómo cuadros clínicos asociados a las depresiones llegan a enfermar a la persona, debilitando su sistema inmunológico y haciéndola más proclive a la incidencia de determinadas dolencias.

Es una realidad. Obviamente, no estamos hablando en absoluto de enfermedades graves, ahí donde incluso hasta a la medicina se le escapa el poder llegar a comprender por qué las desarrollamos.

La bioneuroemoción es una interesante tendencia humanística que está adquiriendo mucha fuerza hoy en día.

Es una forma de complementar conocimientos y descubrir nuevas tendencias al porqué de algunas de nuestras dolencias más comunes, como puede ser, por ejemplo, el dolor de cabeza.

Bioneuroemoción: ¿Cómo determina mi vida en el día a día?

emociones

Antes que nada, debemos decir que la bioneuroemoción no busca curar, tratar o sustituir a las técnicas ordinarias de medicina. En absoluto. Lo que busca esta corriente se puede resumir en los siguientes aspectos:

  • Reconocer una problemática en nuestro cuerpo que tendría que ver con un aspecto interno: con las emociones.

Por ejemplo: Mis problemas de pareja hacen que me sienta infravalorada. Me siento cansada, sin ganas de hacer nada, sufro migrañas y dolores musculares.

Descubre también cómo las emociones reprimidas alteran nuestra salud hepática

  • Se busca promover un nuevo cambio en nuestras emociones, pensamientos y motivaciones no solo para conocernos mejor, sino para propiciar otros enfoques internos que nos permitan cambiar de actitudes en la vida diaria para superar problemas.
  • La bioneuroemoción ansía ante todo ofrecer un conocimiento más amplio de la persona sobre cómo es y cómo sus pensamientos y sus emociones producen cambios a nivel celular, cerebral, etc.

Otro ejemplo: Si hemos sido educados en el desapego, en una familia que no nos reconocía, que nos gritaba o no nos ofrecía afecto, todo ello determina el modo en que ha madurado nuestro cerebro.

El estrés, la indefensión y el miedo determinan muchas de la dolencias que podemos tener ahora.

La relación entre la bioneuroemoción y el dolor de cabeza

dolor de espalda y emociones

Todos tenemos claro que el dolor de cabeza puede tener muchos orígenes, sobre todo orgánicos:

  • Padecer anemia.
  • Acumular gran cansancio.
  • No haber dormido bien.
  • No alimentarnos de modo adecuado.
  • Tener un hígado enfermo que no depura correctamente nuestro organismo.
  • Alguna enfermedad subyacente.
  • Alergias alimenticias.
  • Factores ambientales, como cambios de presión o de temperaturas.
  • Dolor producido por una sobrecarga muscular, por las cervicales…

¿Quieres leer más? Descubre a los depredadores emocionales

Todos estos factores determinan muchas veces ese dolor de cabeza que intentamos aliviar con un analgésico u otro tipo de fármaco. Ahora bien… ¿Qué ocurre cuando esa molestia es persistente, cuando va y viene sin comprender muy bien la razón?

Seguro que habrás notado que, en ocasiones, tras salir del trabajo y llegar a casa, al cabo de un rato aparece el dolor de cabeza. O más aún, después de haber discutido con alguien, notas cómo se concentra en tus sienes un dolor pulsátil.

Un dato que debemos tener en cuenta es que el dolor de cabeza relacionado con nuestras emociones no aparece en el mismo instante en que surge el problema, es decir, esa discusión, ese miedo, esa decepción…

Aparece unas horas después e incluso los días posteriores. Muchos médicos nos indican incluso que los dolores de cabeza son más frecuente durante el fin de semana.

¿A qué se debe esto?

  • Cuando atravesamos un problema determinado, lo más adecuado sería resolver o gestionar las emociones lo antes posible. No obstante, lo que solemos hacer es “desconectar”, dejarlo para más adelante y no enfrentarnos a la situación, esperando que, con los días, las cosas cambien.
  • Cuando tenemos problemas de pareja solemos sufrir un estrés acumulativo, porque se entremezclan muchas emociones.

Descubre 7 signos de intoxicación emocional

  • Ansiamos que las cosas mejoren, que volvamos a la felicidad de antaño pero, poco a poco, todas estas ansiedades van acumulándose en nuestra mente y, en consecuencia, en nuestro cuerpo.
  • Estas emociones negativas acumuladas van traduciéndose al cabo del tiempo en forma de sobrecarga, de dolor, de tensión interna que casi siempre genera dolor de cabeza.
  • Las emociones pueden propiciar cambios metabólicos, y ellos derivan en alteraciones en nuestras células, neurotransmisores, en nuestros tejidos y, en consecuencia, incluso en nuestra circulación sanguínea y nuestros órganos.

¿No has notado, por ejemplo, cómo te cuesta hacer la digestión cuando tienes un problema?

Si deseas saber cómo se encuentra hoy tu cuerpo, recuerda cómo fue tu día anterior. Si hubo mucha ansiedad, estrés, miedos e inseguridades, tu organismo se resentirá. Y el dolor de cabeza puede ser el primer indicio.

Para concluir, recuerda que una buena alimentación y mantener unos adecuados hábitos de vida es básico para disfrutar de una buena salud.

Ahora bien, no descuides nunca tus emociones, y recuerda lo que nos dice la bioneuroemoción: todo problema no resuelto, toda ansiedad, produce cambios bioquímicos que determinarán algunas dolencias.

Cuida de tu consciencia, de tus emociones, de tu bienestar interior para que puedas disponer de una salud más resistente. ¡Vale la pena intentarlo!

Te puede gustar