Bizcocho borracho

Belén Gisbert · 5 agosto, 2015
Aunque el alcohol se evapora en la cocción si tenemos niños entre nuestros comensales moderaremos la cantidad, ya que deja un sabor final bastante acentuado

El bizcocho borracho es una deliciosa receta tradicional española, el cual está empapado en almíbar, que a su vez ha sido mezclado con unas gotas de licor, como puede ser el vino dulce, el jerez o el ron, entre otros. En algunas regiones de España se les añade canela por encima, azúcar, azúcar glas o una capa de chocolate.

Sea como fuere la versión regional del bizcocho borracho que elijas será una auténtica delicia, ideal para desayunos y meriendas, ya que su textura queda “remojada”, a diferencia del bizcocho tradicional, que tiende a ser más seco.

Bizcocho borracho 

Ingredientes

  • 150 g de azúcar
  • 4 huevos
  • 200 g de harina

Para decorar (opciones):

  • Chocolate para fundir o de cobertura
  • Mantequilla ablandada a temperatura ambiente
  • Ralladura de una naranja
  • Ralladura de un limón
  • Guindas
  • Menta
  • Canela molida

Para el almíbar:

  • ½ vaso de vino dulce
  • 100 ml de agua
  • 200 g de azúcar

Utensilios

  • Horno
  • Varillas para batir
  • Bol grande
  • Molde para horno
  • Un cazo
  • Un cuchillo de sierra
  • Plato grande o bandeja
bizcocho miel

Preparación

Bizcocho:

  • Precalentamos el horno a 180 ºC.
  • Primero batiremos los huevos en un bol grande con unas varillas de mano.
  • Poco a poco y sin dejar de batir, iremos añadiendo el azúcar.
  • Una vez compacto los huevos y el azúcar, iremos añadiendo la harina también poco a poco y sin dejar de batir. Batimos enérgicamente la mezcla.
  • Engrasamos un molde cuadrado o rectangular, bien de cristal o de aluminio, con aceite y harina y mezclamos bien.
  • Verteremos la masa en el molde engrasado.
  • Metemos en el horno y durante 20 minutos, horneamos el bizcocho a 180 ºC.
  • Sacaremos del horno y dejaremos enfriar el bizcocho borracho a temperatura ambiente en su molde.

Almíbar:

  • Mientras se hornea el bizcocho prepararemos el almíbar.
  • Vertemos el agua y el azúcar en un cazo y los ponemos a fuego medio.
  • Removemos todo durante unos minutos hasta que se caliente, empiece a hervir y lo dejamos hirviendo unos minutos más.
  • Retiramos el cazo del fuego y añadiremos el vino.

Montaje:

  • Desmoldamos el bizcocho.
  • Cortaremos la parte superior con la ayuda de un cuchillo grande de sierra. Quitaremos el montículo natural del bizcocho.
  • El resto, lo cortaremos en cuadrados iguales.
  • Colocamos los trozos en un plato hondo o bandeja  y vertemos el almíbar encima de ellos. Dejamos reposar unos 10 minutos.
  • Los pasaremos entonces en un plato grande o bandeja.

Opciones de decoración:

receta-pudin-de-frutas-con-almíbar

  • Espolvorea canela molida y/o azúcar por encima.
  • Decora con unas guindas dulces e incluso unas hojas de menta.
  • Funde chocolate negro con un poco de mantequilla al baño María o en el microondas, removiendo a cada minuto. Sumerge cada trozo en el chocolate hasta que se moje máximo un dedo de alto (solo ha de mojarse una base). Colócalos en un plato y deja enfriar hasta que el chocolate se endurezca, como si perteneciera al cuerpo de cada trozo de bizcocho borracho.
  • Le puede ir bien colocar a la masa de los huevos, azúcar y harina, puedes agregar la ralladura de una naranja o la ralladura de un limón. Se mezcla bien y lo horneas como está indicado en la receta. Puedes reservar un poco de esta ralladura para finalmente poder decorar el bizcocho borracho.
  • Recuerda que puedes sustituir el vino dulce por jerez, ron o el licor que prefieras (licor de naranja, limonchello italiano, licor de avellana, brandy, etc., al gusto). Si hay niños puedes echarle pero modera la cantidad, aunque el calor del horno evapora el alcohol, pero el sabor fuerte se queda.

Datos de interés

En esta receta te hemos dado la versión más común para hacer el bizcocho borracho, pudiendo aplicar tu toque personal. El bizcocho borracho suele ser pequeño, aunque puedes hacer bocaditos deliciosos, en porciones individuales para hacer más cómodo la forma de servirlos.

Esta es una receta muy económica, con ingredientes sencillos y fáciles de encontrar. ¡Vamos a ello!