Bizcocho genovés 

Si bien es una receta sencilla, lo cierto es que este bizcocho suele formar parte de otras más elaboradas como tartas o pasteles con base esponjosa

El bizcocho genovés es una tarta esponjosa que sirve como una base perfecta para muchas elaboraciones de repostería. La receta es muy básica, así que obtendrás un delicioso resultado de manera fácil y rápida.

Receta del bizcocho genovés

Ingredientes:

  • 10 g de almidón de maíz
  • 150 g de azúcar
  • 140 g de harina de repostería
  • 6 huevos yumbo
  • 15 g de crémor tártaro
  • 10 g de esencia de vainilla

Utensilios:

  • Molde redondo para tartas de 20 centímetros de diámetro
  • Papel sulfurizado
  • Recipientes para reservar
  • Tamiz o colador
  • Bol para mezclar
  • Batidora
  • Cuchillo
bizcocho loco

Preparación:

  • Separa las claras de las yemas y resérvalas en recipientes separados.
  • Tamiza tres veces en un mismo recipiente la maicena con la harina.
  • Bate el azúcar con las yemas en un bol grande hasta que estas blanqueen, esto te tomará aproximadamente 10 minutos.
  • Adiciona la esencia de vainilla y seguir removiendo hasta que la mezcla tome olor.
  • Aparte mezcla las claras con el crémor tártaro y bate hasta que las claras alcancen el punto de nieve. Reserva para después.
  • Incorpora lentamente la harina a las yemas, ve moviendo con vigorosidad ayudándote de la batidora para evitar que se formen grumos.
  • Cuando tengas una masa homogénea añade en cuatro tandas las claras montadas, esta vez debes batir con suavidad y con movimientos envolventes.
  • Precalienta el horno a 180° C.
  • Prepara un molde de 20 centímetros de diámetro, ubicando en el fondo el papel sulfurizado. Unta las paredes del molde con un poco de aceite y espolvorea un poco de harina para que se adhiera en él.
  • Vierte la mezcla en el borde y hornea por lo menos durante 30 minutos.
  • Una vez que el pastel está listo, déjalo enfriar fuera del horno, pero sin desmoldar, durante 15 minutos. Si sacas tu tarta del molde cuando está muy caliente, perderá su forma.
  • Pasa un cuchillo por los bordes del molde y desmolda poniendo el bizcocho boca abajo sobre una rejilla y deja enfriar por completo.
  • Para decorar puedes verte sirope de fruta o miel sobre el bizcocho, o simplemente puedes espolvorear la tarta con azúcar glas.
  • Una vez tengas tu bizcocho decorado, puedes servirlo en la mesa como merienda, postre o guardarlo en la nevera para que sea consumido más tarde.
bizcocho esponjoso

Datos de interés

  • Hacer este postre te tomará alrededor de una hora, incluyendo el tiempo de horneado y de decoración.
  • Hay dos aspectos que debes tener en consideración, si deseas que tu tarta quede perfecta. El primero es batir muy bien los huevos, recuerda que las claras y las yemas se baten por separado. El segundo es utilizar en la medida de lo posible una harina con poca proteína, la ideal sería el de repostería, y mezclarla con un poco de almidón de maíz. Así quedará más suave y esponjoso.
  • Si ves que en el horneado a la masa le sale una protuberancia similar a una cúpula, no te preocupes, una vez se enfríe se nivelará.
  • En caso de que no consigas el crémor tártaro, puedes remplazarlo por 15 ml de vinagre blanco o zumo de limón.
  • Es muy importante que cuando coloques las claras, el movimiento sea envolvente, de esta manera evitarás verter el contenido y quedará mejor incorporado.
  • Es importante que vigiles en todo momento el proceso de horneado, todos los hornos funcionan diferente, por lo que deberás estar atento para que tu tarta no se queme. Una buena forma de saber que se encuentra lista es haciendo a prueba del cuchillo o introduciendo un palillo en el centro.
  • El bizcocho genovés sirve como base de múltiples preparaciones, por ejemplo las tartas rellenas, cortando rodajas del disco uniforme que te quedará después de desmoldar.
  • Debido a que este bizcocho es un poco seco es recomendable humedecer cada porción con un poco de sirope de fruta o almíbar, esto le dará mayor frescura y le aportará mucho más sabor.
  • Igualmente es un postre que se puede consumir refrigerado, incluso congelado como base para una tarta de helado.
Te puede gustar