Bizcocho de plátano con frosting de queso crema

Para que la receta quede perfecta conviene utilizar plátanos maduros, que le aportarán ese toque de dulzor característico, además de gran cantidad de vitamina B6, fibras y antioxidantes

Posiblemente el bizcocho de plátano es uno de los más populares en el mundo. Su textura suave y fuerte sabor hacen que sea un postre realmente llamativo. En internet puedes encontrar una gran variedad de recetas, así que esta vez decidimos probarlo con un frosting de queso.

Para los que no lo sepan, el frosting, o icing, es una cobertura fundamental dentro de la pastelería inglesa. Usualmente se prepara a base de azúcar y agua, pero nosotros usaremos queso crema para enriquecer la receta y le de una textura cremosa y exquisita. Así que te dejamos con las instrucciones para que sorprendas a todos con esta maravillosa combinación.

Ingredientes

  • 2 huevos grandes
  • 200 gramos de queso crema
  • 100 gramos de azúcar para glasear
  • 3 plátanos bien maduros
  • 60 gramos de azúcar morena
  • 100 gramos de creme fraiche
  • 90 gramos de azúcar normal
  • 100 ml gramos de aceite de girasol
  • 1 cucharada pequeña de bicarbonato
  • 50 gramos de mantequilla
  • Media cucharada de sal
  • 1 cucharada de extracto de vainilla (opcional)
  • Nueces ralladas para decorar
ingredientes dulce

 

Preparación

Pon en un recipiente hondo el azúcar normal y morena, procede a mezclarlas muy bien. Una vez tengas un resultada satisfactorio, tritura los plátanos hasta crear una pasta e incorpóralos en el recipiente donde tienes el azúcar mezclado. Añade el aceite de girasol y bate generosamente ayudándote de una batidora. Poco a poco ve anexando los huevos, la creme fraiche y el extracto de vainilla, en caso de que desees usarlo. Bate todo un buen rato, hasta que tengas una mezcla homogénea. Precalienta el horno a 170 grados.

Aparte tamiza la harina y el bicarbonato, lleva los polvos al recipiente donde tienes la mezcla e incorpora hasta que no queden grumos. Puedes adicionar la cucharada de sal para destacar lo dulce del bizcocho.

Enmanteca y enharina un recipiente vertiendo posteriormente la mezcla en él. Llévalo al horno y déjalo ahí durante unos 45 minutos. Pasado este tiempo, retira del horno tu tarta y deja enfriar durante 15 ó 20 minutos, después dale la vuelta y deja que se enfríe completamente. Haciéndolo de esta manera, evitarás que una vez retires el molde, la tarta se deforme.

Mientras esperas a que termine de enfriar, puedes empezar a preparar el frosting. Este se logra mezclando el queso, la mantequilla, un poco de extracto de vainilla y el azúcar glas de manera homogénea con ayuda de la batidora. Cuando todo se encuentre bien incorporado deposita la mezcla en una manga pastelera. Procede a cubrir toda la superficie del bizcocho teniendo cuidado de que no ir a estropear el decorado. Terminado este paso, lo único que te hace falta es espolvorear las nueces rayadas sobre el frosting.

Para servir este postre tienes dos opciones: Bien puedes simplemente llevarlo a la mesa y servirlo de forma inmediata o depositar el postre en la nevera durante algunos minutos para darle tiempo al frosting de que se asiente.

Esta es una receta ideal para servir como postre, o también puedes usarla como merienda acompañándolo de una taza de café aromatizado o de un buen té.

pan de platano jamaicano

Consejos adicionales

  • Los ingredientes sugeridos serán suficientes para hacer un postre para siete personas, usando normalmente un molde de 23 centímetros.
  • Recuerda que los huevos y la mantequilla deben estar a temperatura ambiente.
  • Ten en cuenta esta receta cuando tengas plátanos a punto de perderse porque nadie los consumió, ese es el punto perfecto del plátano.
  • Para asegurarte de que tu bizcocho está perfectamente horneado, no dudes en hacer la prueba del cuchillo. Introduce la punta de este en el bizcocho y si sale limpio significa que ya está listo.
  • Si lo prefieres puedes desmoldar pasados los quince minutos de enfriado pues acelera este proceso, aunque dependiendo del tamaño del bizcocho corres el riesgo de que este se deforme y no quede perfectamente recto.
Categorías: Recetas Etiquetas: