Blanquea tus dientes de forma natural con un ingrediente 100% natural

Al ser un ingrediente un tanto agresivo, es fundamental que diluyamos el vinagre con agua antes de utilizarlo para hacer enjuagues para evitar así efectos adversos

La mayoría de las personas busca mantener sus dientes blancos, ya que, además de verse más higiénicos, permiten lucir una sonrisa más atractiva.

Si bien conservarlos de este modo es una tarea muy difícil, se han diseñado muchos tratamientos profesionales y caseros para alcanzar tal aspecto.

Y, aunque los resultados varían de persona a persona, algunos ya han podido comprobar por sí mismos que es posible mantener las piezas dentales sin esas antiestéticas manchas amarillas.

Aunque la mayoría de los métodos suelen costar grandes sumas de dinero, de forma alternativa podemos acceder a remedios más económicos y naturales.

Este es el caso de un ingrediente que solemos mantener en la despensa y que, por sus propiedades, desmancha los dientes y les da un aspecto más saludable.

Se trata nada más y nada menos que del prodigioso vinagre de manzana, un alimento con muchos beneficios para la salud oral.

¿Quieres saber por qué es tan eficaz?

Vinagre de manzana para lucir unos dientes más blancos

manzanas y vinagre

Este ingrediente, 100% orgánico, es un remedio tradicional en lo que tiene que ver con la salud dental.

Se elabora a partir de la fermentación de las manzanas maduras, proceso en el cual se transforma en un producto alcalino.

Contiene pectina, enzimas naturales y minerales como el hierro, calcio, potasio y magnesio, todos necesarios para mantener los dientes fuertes.

Aunque la mayoría de sus beneficios tienen que ver con la salud interna, se ha determinado que también se puede emplear a modo de enjuague para la boca.

Sus compuestos ácidos, como el ácido acético, disminuyen la presencia de gérmenes y previene infecciones como la gingivitis o las caries, entre otras.

Blanquear los dientes

Esta sustancia también cuenta con una acción blanqueadora que, aunque no alcanza los efectos de un blanqueamiento dental profesional, sí representa una buena solución contra la formación de manchas por alimentos y sarro.

Otra de las ventajas que vale la pena destacar es que reduce el exceso de acidez y altera el ambiente que necesitan las bacterias para desarrollarse.

Esto impide que se formen nuevas infecciones y disminuye la incómoda sensación de tener halitosis.

Dado que la acidez puede ser un poco agresiva con el esmalte dental, nunca debe utilizarse sin ser diluido previamente en agua.

Aunque se puede pensar que en su estado puro tiene mejores efectos, con el paso del tiempo puede ocasionar debilitamiento.

Para que puedas usarlo con total tranquilidad, a continuación te queremos enseñar la forma correcta de usarlo.

¿Cómo hacer un tratamiento de vinagre de manzana para blanquear los dientes?

Vinagre de manzana

Para que los efectos de este tratamiento se noten en poco tiempo, asegúrate de adquirir vinagre de manzana 100% orgánico.

Es probable que te encuentres con algunas presentaciones más económicas que, aunque te permiten ahorrar, no son tan eficaces porque han sido sometidas a procesos de refinamiento y, por lo tanto, han perdido calidad nutricional.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de vinagre de manzana (5 ml)
  • ½ taza de agua tibia (125 ml)

Instrucciones

  • Diluye una cucharadita de vinagre de manzana en media taza de agua tibia y úsalo a modo de enjuague antes del primer cepillado del día.
  • Realiza gárgaras durante 30 segundos, escupe el líquido y cepíllate de forma habitual.
  • En caso de padecer mal aliento o alguna infección bucal, repite los buches dos o tres veces al día.
  • Haz el mismo tratamiento todos los días y ten paciencia para ver los resultados.

¡Consejos para obtener mejores resultados!

Aunque los efectos de este preparado pueden variar en cada caso, existen algunos consejos que pueden ayudar a mejorarlos.

Si estás tratando de disminuir las manchas que hacen lucir más tus dientes, procura evitar el consumo de alimentos como:

  • El chocolate negro.
  • Los guisos.
  • Los condimentos, la salsa de tomate y la salsa de soja.
  • La remolacha.
  • Los arándanos.
  • El café.
  • El vino tinto.
  • Los refrescos.

Si bien no está mal que los consumas de forma ocasional, lo mejor es limitar su consumo, por lo menos, mientras dura el tratamiento.

También es importante que tengas más precaución al momento de cepillarte, ya que debes esperar como mínimo 30 minutos después de cada comida.

Algunos compuestos de los alimentos alteran el pH de la boca y, al cepillar los dientes de inmediato, pueden debilitar el esmalte.

Complementa el tratamiento con una crema dental de buena calidad y comprueba que sí es posible lucir una sonrisa más blanca.

¡Te encantará!

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar