Cómo blanquear las zapatillas blancas con algunos trucos caseros

Para limpiar las zapatillas no siempre es necesario recurrir a los productos químicos, hay otras alternativas que, además, consiguen evitar el deterioro de los materiales. 

Las zapatillas de colores claros o con suela blanca tienden a ensuciarse con facilidad y a ponerse amarillentas conforme se les da uso. Para no lucir desaliñados o sucios, es conveniente lavarlas de vez en cuando. Ahora bien, no hace falta recurrir a químicos agresivos para ello, como la lejía.

La aplicación de blanqueadores comerciales parece ser una opción muy práctica para limpiarlas y dejarlas como nuevas. No obstante, estos productos deterioran los tejidos y, a menudo, no los desmancha sino que, en las partes plásticas, destaca aún mas su tonalidad amarillenta.

Además, estos productos están compuestos por sustancias tóxicas que pueden afectar la salud al manipularlos. Por suerte, hay una serie de trucos caseros que se pueden aprovechar para dejar el calzado como nuevo, sin deteriorarlo o poner en riesgo la salud.

1. Sal gruesa y jabón

Sal-y-nata-de-leche

La sal gruesa tiene diversos usos en el hogar y también se puede aprovechar para limpiar zapatillas de tela. Sus propiedades ayudan a remover la suciedad adherida y también, realzan los tonos blancos cuando estos empiezan a opacarse.

Materiales

  • 1 taza y media de sal gruesa (150 g).
  • Jabón o detergente (dos cucharadas).
  • 1 cepillo.

¿Qué debes hacer?

  • Utiliza el cepillo seco para sacar el exceso de suciedad, por dentro y por fuera, de las zapatillas.
  • Frota un poco de sal gruesa en el interior y exterior del calzado, y déjalo actuar por una hora, aproximadamente.
  • Pasado este tiempo, enjuágalas con agua fría y tu detergente de uso habitual.
  • Aparte, retira las plantillas y déjalas en remojo en un recipiente con agua y jabón.
  • Dejar secar al sol.

Te puede interesar: 7 usos de la sal como producto de limpieza en el hogar

2. Sal y leche

Algunas personas recomiendan mezclar sal y leche para obtener una solución blanqueadora para las zapatillas de tela. Si bien se trata de una alternativa que puede probarse, no hay evidencia de que sea un removedor cien por cien eficaz.

Ingredientes

  • 1 litro de leche.
  • ½ litro de agua.
  • 1 taza y media sal gruesa (150 g)
  • Opcional: jabón o detergente (cantidad necesaria).

¿Qué debes hacer?

  • Vierte la leche y el agua en un balde y añade la media taza de sal.
  • A continuación, sumerge las zapatillas y déjalas en remojo durante 3 horas.
  • Para terminar, frótalas con un cepillo y enjuaga con agua y jabón.

3. Pasta de dientes

Pasta de dientes

La pasta de dientes es una otra solución para limpiar las gomas blancas de la suela o aquellas zapatillas que están elaboradas con materiales sintéticos, como el plástico o la imitación de cuero.

Materiales

  • 1 cepillo de dientes.
  • Pasta de dientes blanca (cantidad necesaria).
  • 1 paño húmedo.

¿Qué debes hacer?

  • Humedece el cepillo de dientes con un poco de agua, agrégale una buena cantidad de pasta y frótala sobre las áreas del zapato que quieres blanquear.
  • Poco a poco, se formará una espuma en la que saldrá la suciedad.
  • Después de frotar, deja actuar unos segundos y luego, limpia con un paño húmedo.

4. Bicarbonato de sodio y vinagre blanco

Uno de los blanqueadores caseros, por excelencia, es la mezcla entre el bicarbonato de sodio y el vinagre blanco. Ambos ingredientes limpian los tejidos y el plástico de las suelas.

Su uso tiene como ventaja adicional las cualidades antibacterianas de ambos ingredientes, que remueven las bacterias y hongos que causan mal olor en los pies. 

Ingredientes

  • 1 cepillo.
  • 1 taza de vinagre blanco (100 ml).
  • 6 cucharadas de bicarbonato de sodio (60 g).

¿Qué debes hacer?

  • Mezcla el bicarbonato de sodio con el vinagre blanco en un recipiente.
  • Espera a que baje la espuma que se forma con la mezcla de ingredientes.
  • Luego, moja el cepillo en la mezcla y procede a frotar las zapatillas.
  • Antes de enjuagar, deja que la mezcla actúe sobre el material durante unos 30 minutos.

Te recomendamos leer: 6 formas de limpiar tu baño con vinagre blanco

Otra solución para tus zapatillas

Para eliminar manchas en tus zapatillas puedes mezclar amoniaco y lavaplatos.

El amoniaco es una sustancia muy utilizada en la limpieza del hogar. Y también es un excelente producto para eliminar las manchas, sin decolorar los objetos. En el caso de las zapatillas, se puede combinar un poco de amoniaco con lavaplatos y agua para dejar las zapatillas limpias, blancas y como nuevas.

Ingredientes

  • 1 cepillo.
  • 2 litros de agua tibia.
  • 1 cucharadita de amoniaco (5 ml).
  • 1 cucharada de jabón lavaplatos (10 ml).
  • Opcional: 1 cucharada de bicarbonato de sodio (5 g).

¿Qué debes hacer?

  • Utiliza el cepillo para remover la primera capa de polvo y suciedad acumulada, dentro y fuera del zapato.
  • A continuación, diluye una cucharadita de amoniaco en los dos litros de agua tibia y añade también el jabón lavaplatos.
  • Sumerge los zapatos durante una hora en esta mezcla.
  • Enjuaga.
  • Si notas que aún tienen manchas, frótalos con un poco bicarbonato de sodio después del remojo y deja secar al sol.

Ten en cuenta estos limpiadores y blanqueadores caseros al momento de lavar tus zapatillas. Para conservarlas en buen estado por más tiempo, te conviene dejar de lado, en la medida de lo posible, los productos químicos.