Blefaroplastia: la cirugía para quitar las bolsas en los ojos

Elena Vuelta · 22 septiembre, 2018
La blefaroplastia, operación para eliminar las bolsas de los ojos, se ha convertido en una de las operaciones estéticas más demandadas en personas mayores de 45 años. Sin embargo, en ocasiones no se realiza con fines estéticos, sino para corregir problemas visuales.

La blefaroplastia es la cirugía destinada a eliminar el exceso de piel y de grasa en los párpados, corrigiendo las bolsas en los ojos.

Bolsas en los ojos

Bolsas de los ojos.

Los parpados son pliegues de la piel móviles cuya función es proteger el ojo y mantener la humedad del mismo al repartir las secreciones lagrimales. Los párpados protegen a los ojos de diversos agentes externos, como son las partículas extrañas, la radiación solar, el viento…

 

Estos tejidos perioculares sufren, como es normal, cambios debidos al envejecimiento. Con el paso del tiempo, estas zonas se vuelven laxas y pierden su elasticidad, causando un claro efecto visual y apareciendo una mirada cansada y envejecida.

Este envejecimiento en la zona periocular, además de tener un claro efecto estético, también pueden ocasionar problemas visuales. Este es el caso del descolgamiento de la piel del párpado superior, debido al envejecimiento, que en ocasiones puede impedir la correcta visión, este fenómeno se conoce como dermatocalasia.

El parpado inferior, por su parte, también pierde laxitud. Al estirarse y descolgarse las estructuras fibrosas y musculares, el parpado inferior desciende y aparecen arrugas y pliegues. Por otra parte, un fenómeno muy común que afecta al párpado inferior es el de la aparición de las conocidas bolsas.

Las bolsas en los ojos se forman a causa de un desplazamiento de la grasa orbital (localizada alrededor de los ojos) desde la órbita hacia fuera. De esta forma se produce un herniamiento en el parpado inferior, apareciendo las características bolsas en el ojo.

Quizá te interese: Cómo tratar las bolsas en los ojos

La blefaroplastia

En los últimos años, la blefaroplastia se ha convertido en una de las operaciones estéticas más demandadas. Se trata de la intervención estética más común en personas mayores de 45 años.

La blefaroplastia es la cirugía destinada a corregir las bolsas en los ojos y la caída del párpado superior. Se realiza sobre todo con fines estéticos, pero en ciertas ocasiones puede llevarse a cabo para corregir problemas visuales, debidos a estos elementos.

Este procedimiento está destinado a extraer la grasa, piel y tejido muscular presentes en exceso en el área que rodea a los ojos. Se trata de una intervención sencilla que no suele entrañar ningún riesgo.

Cuidados preoperatorios

Antes de llevarse a cabo la blefaroplastia, su cirujano le hará una serie de preguntas y exámenes. Algunos de los aspectos que se tendrán en cuenta son si fuma o no, si es alérgico a algún medicamento, si usa gafas o lentillas… Así mismo, su cirujano plástico le proporcionará ciertas pautas a seguir antes de la intervención. Resulta importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la operación.

Descubre: ¡No más bolsas bajo los ojos! Sencillos tips para combatirla

Como se realiza la cirugía

La blefaroplastia suele llevarse a cabo bajo anestesia local y sedación, que hará que el paciente este relajado y no sienta ningún dolor en la zona de los parpados. En casos excepcionales, si el cirujano lo considera necesario puede llevarse a cabo bajo anestesia general.

La intervención suele durar alrededor de 90 minutos, dependiendo de si se operaran los cuatro párpados o si se realizan otro tipo de intervenciones añadidas.

Durante la cirugía, se realizarán incisiones en las líneas naturales de los párpados a través de las cuales se extraerá el exceso de grasa, piel o músculo. Finalmente, las incisiones se cierran y suturan cuidadosamente, dejando cicatrices prácticamente imperceptibles.

En aquellos casos en los que solo se pretende retirar el exceso de grasa pero no es necesario extirpar piel, como suele ocurrir en algunos pacientes jóvenes, se puede llevar a cabo una blefaroplastia transconjuntival, sin incisiones externas.

En el caso de la blefaroplastia transconjuntival se accede a la grasa de los parpados a través de la conjuntiva, sin necesidad de realizar incisiones. Esta variante tiene una serie de ventajas, como son la ausencia de cicatrices o la mayor seguridad al no tener que abrir los párpados.

Postoperatorio

Como ya se ha mencionado, la blefaroplastia es una cirugía sencilla y que entraña pocos riesgos. Por ello, la recuperación tras la operación suele ser rápida, durando entre una y dos semanas.

Durante este periodo de recuperación, su cirujano le dará algunas pautas y consejos y le explicará que acciones evitar. Entre estos aspecto a evitar encontramos, el uso de lentillas durante las dos primeras semanas, evitar hacer deportes que puedan afectar a la zona o evitar tensionar la piel alrededor de los ojos.