¿En qué consisten los bloqueos cardíacos?

Los bloqueos cardíacos pueden llevarnos a sufrir desmayos o a perder la conciencia. Atender a estos y otros síntomas nos ayudará a ponerles remedio y evitar que se agraven.

Los bloqueos cardíacos indican que hay un problema en la transmisión de impulsos eléctricos que hacen que el corazón se contraiga y lata más deprisa o más despacio. Cuando esto falla, es muy probable que suframos desmayos o que perdamos la conciencia.

Imaginemos que estamos haciendo ejercicio, por ejemplo estamos corriendo. Si sufrimos uno de estos bloqueos cardíacos, nuestro corazón en vez de bombear más rápido como sería lo natural, puede que haga todo lo contrario. Cuando hacemos ejercicio necesitamos que el corazón bombee más sangre y mucho más rápido. Si el ritmo cardíaco disminuye, lo más probable es que no llegue la sangre necesaria a nuestro cuerpo y nos desmayemos.

Los diferentes grados de los bloqueos cardíacos

A veces sufrimos bloqueos cardíacos, pero apenas nos damos cuenta de ello o pasan inadvertidos. Esto sucede porque, quizás, nos encontremos en el primer grado de este tipo de bloqueos. A continuación, vamos a ver que existen tres grados diferentes de bloqueos cardíacos. Descubriremos qué características tienen cada uno de ellos y de qué manera nos afecta encontrarnos en uno u otro grado al corazón.

Lee también: 6 ejercicios para hacer cardio

Primer grado

Mujer mareada por tensión baja.

El primer grado de los bloqueos cardíacos se caracteriza por apenas presentar síntomas. No se producen desmayos ni tampoco se pierde la conciencia. Pero, tal vez sí exista alguna sensación de que nos está bajando la tensión. Quizás nos ponemos muy blancos o nos mareamos ligeramente.

En este grado, la velocidad de la transmisión de los impulsos eléctricos que hacen que el corazón se contraiga y bombee se reducen ligeramente. Esto puede ser una señal de alarma a la que deberíamos prestarle atención por si el problema se agrava. No obstante, la mayoría de las veces puede pasar desapercibida.

Segundo grado

En el segundo grado de los bloqueos cardíacos la situación se agrava un poco más. El corazón puede saltarse algún latido, incluso podemos percibir que late de manera irregular o más lento de lo que tendría que latir. Esto es debido a que algunos de los impulsos eléctricos están fallando.

Sufrir un desmayo.

Cuando algunos impulsos eléctricos fallan, en ocasiones no llegan al corazón. Cuando esto sucede, es normal que haya un latido que el corazón se salte o que, de repente, su ritmo sea irregular.

 

En algunos casos, los síntomas que podemos percibir son ligeros. Por ejemplo, nos baja la tensión no nos mareamos, quizás un poco más que si estuviésemos en un primer grado de los bloqueos cardíacos. Sin embargo, muchas veces, ya se empiezan a producir desmayos.

Tercer grado

El tercer grado de los bloqueos cardíacos es el más grave y requiere de atención médica inmediata, ya que la vida de la persona podría estar en serio peligro. En este grado, la mayoría de los impulsos fallan y el corazón late a un ritmo muy lento, tanto que parece que va a detenerse.

Dolor en el pecho.

Cuando una persona se encuentra en este grado, debe prestar atención a posibles desmayos que pueda sufrir, mareos muy intensos y pérdida de conciencia. No obstante, también debe atender a esa posible falta de aire que puede asociar con una falta de resistencia cuando, en realidad, es un bloqueo cardíaco lo que está sufriendo.

Ver también: 6 consejos para prevenir un ataque al corazón

Complicaciones de los bloqueos cardíacos

Si un bloqueo cardíaco se complica en exceso, una persona puede requerir de una cirugía que le implante un marcapasos para monitorizar los latidos del corazón. No obstante, muchas veces esto no es necesario y tan solo se requieren de unos exámenes y un control médico.

La mayoría de los bloqueos cardíacos son fruto de sufrir cardiopatías, haber experimentado un ataque al corazón que ha dañado la transmisión de los impulsos eléctricos o padecer una enfermedad autoinmune.

En ocasiones, se nace con una predisposición a sufrir bloqueos cardíacos. En otras, son otro tipo de causas las que las desencadenan. Lo importante es prestar atención a todos los síntomas que mencionamos en los diferentes grados que hemos visto y acudir al médico. Considerar la falta de aire que sufrimos una cuestión de falta de resistencia o normalizar esas bajadas de tensión que sufrimos puede llevarnos a obviar un problema de este tipo.

Aunque en los dos primeros grados, los bloqueos cardíacos no supongan un problema extremadamente grave, en el tercero sí que nos encontramos ante una situación de emergencia. ¿Has experimentado alguna vez los bloqueos cardíacos?

  • Epstein AE, DiMarco JP, Ellenbogen KA, et al. 2012 ACCF/AHA/HRS focused update incorporated into the ACCF/AHA/HRS 2008 guidelines for device-based therapy of cardiac rhythm abnormalities: report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on practice guidelines and the Heart Rhythm Society. J AmColl Cardiol. 2013;61(3):e6-e75. PMID: 23265327 ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23265327.
  • Olgin JE, Zipes DP. Specific arrhythmias: diagnosis and treatment. In: Mann DL, Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine.10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 37.