Bocadillos de hojaldre rellenos

Si elaboramos los hojaldres con diferentes rellenos deberemos estar muy atentos a los tiempos de cocción de cada uno, o bien hornearlos por separado para que no se quemen

Los bocadillos de hojaldre rellenos son sencillamente deliciosos, además puedes usar una gran variedad de ingredientes para rellenarlos y darle así una gama de sabores y texturas a tus preparaciones.

El pan de hojaldre va muy bien con ingredientes tan diversos como las verduras, las carnes, los quesos, incluso las frutas. Así que presta mucha atención, porque te daremos algunas ideas para las cuales usarás un ingrediente en común, en este caso pan de hojaldre.

Pero antes de empezar te recomendamos usar unos moldes pequeños, pueden ser los que usas para preparar los quichés en caso de que tu relleno sea muy líquido, o envolver el hojaldre a modo de pañal si tu relleno es sólido. Usa diferentes tipos de relleno para dar una gran sorpresa a tus familiares e invitados. Recuerda que debes utilizar ingredientes que vayan bien con un proceso de horneado mediano.

Para los rellenos sólidos, dobla la masa a la mitad para que quede más gruesa y córtala a la mitad. Pon los trozos de masa sobre una bandeja para hornear y después pon en el centro de cada una un poco de relleno. Envuelve bien la masa para evitar que se salga y déjalo horneando a 170°C durante el tiempo que sea necesario (normalmente rara vez toma más de 15 minutos)

Relleno de jamón cocido

setas rellenas

Una opción para hacer rellenos es picar unos 100 gramos de jamón cocido finamente. Después agrega queso rallado grueso (puede ser mozzarella o doble crema). Agrégale pimienta a la mezcla y revuelve bien. Pon con ayuda de una cuchara el relleno sobre la masa de hojaldre, cúbrelo bien y llévalo al horno.

Relleno de manzana caramelizada

Toma 2 manzanas dulces y frescas. Quítales la piel y córtalas en dados. Déjalas reposando en un poco de agua con zumo de limón, esto evitará que se oxiden. Pon mantequilla en una sartén y cuando esté derretida, agrega los dados de manzana después de escurrirlos. Revuelve generosamente y cuando tomen un tono caramelizado, agrega 3 cucharadas de azúcar morena y 2 cucharadas de zumo de limón. Deja cocinando hasta que se seque un poco, luego utiliza el producto final para rellenar tus bocadillos.

Relleno de atún y espinaca

Pon a cocinar medio kilo de espinacas después de que las hayas lavado muy bien. Enfríalas con agua del grifo, escúrrelas y córtalas finamente. En un recipiente aparte pon a derretir mantequilla y agrégale una lata de atún, deja que se cocine por unos minutos y vierte la espinaca. Si lo prefieres, puedes sazonar con una cucharada de salsa de soja. Retíralo del fuego cuando haya secado un poco y pon todo en un bol hondo, al que agregarás, además del atún y la espinaca, un huevo entero y queso rallado. Salpimenta a tu gusto y utiliza esta mezcla como relleno en tu pan de hojaldre.

Relleno de fresas y Nutella

Fresas

Pon a reposar durante treinta minutos medio kilo de fresas en agua con mucha azúcar. Pica las fresas en rebanadas, verás cómo han quedado, dulces y jugosas. Ayudándote con una cuchara, pon bastante Nutella sobre la masa para hojaldre, adiciona las fresas y séllalas bien.

Relleno de brócoli y salchicha

Lava bien el brócoli en un poco de agua tibia, córtalo en brotes pequeños y ponlo a cocinar hasta que queden al dente. En una olla aparte, pon a hervir agua, pica una patata en cuadritos y agrégasela. En una sartén, pon a sofreír la salchicha desmenuzada en mantequilla y ponle champiñones cortados en láminas, el brócoli al dente y las patatas.

En un bol aparte, despedaza queso ricotta con un tenedor y después agrégale las verduras y la salchicha salteada. Sazona todo con pimienta negra y usa esto como relleno.

Relleno de queso

Toma 2 de tus quesos favoritos, procura aquellos cuyos sabores sean fáciles de diferenciar. Úsalos rallados o triturados con un tenedor y agrega al que tenga en sabor más suave mermelada de arándanos y el otro queso, sazónalo con pimienta negra molida. Pon una cucharadita de cada queso sobre la masa de hojaldre, tratando que no se mezclen, así tendrás un bocadillo con un sabor variado y sorprendente.