Bombones de cacao, aceite de coco y jengibre contra el cansancio

Lejos de ser una opción calórica, estos bombones, además de darnos un extra de energía, nos pueden ayudar a perder peso, ya que sus ingredientes aceleran el metabolismo

En algunas épocas del año podemos sentir más cansancio y falta de energía debido a la temperatura, el exceso de trabajo, los cambios o, en muchos casos, la falta de nutrientes.

A menudo recurrimos a las sustancias estimulantes como el café o los refrescos de cola, o bien a algunos suplementos que nos den energía.

En este artículo te ofrecemos una deliciosa alternativa para obtener energía de manera placentera y sencilla: con unos bombones de cacao, aceite de coco y jengibre.

¡Pruébalos!

¿Unos bombones energéticos?

¿Unos bombones energéticos

Hay muchos alimentos que nos ayudan a obtener energía de manera saludable, a diferencia de otros estimulantes que pueden dar una falta sensación de energía a corto plazo, pero que después nos hacen sentir cansados de nuevo, o incluso más.

En este artículo te proponemos elaborar unos bombones con tres alimentos de increíbles propiedades medicinales que te ayudarán a activar el metabolismo y sentirte más vital.

Además, están deliciosos y son muy sencillos de preparar.

Lee también: 9 consejos para modificar el metabolismo lento

El cacao

El cacao

El cacao puro no tiene nada que ver con el chocolate. Es un alimento medicinal de usos milenarios que destaca por su contenido en vitaminas y minerales y por su alto poder antioxidante, el cual nos ayuda a prevenir el envejecimiento.

El cacao es un alimento muy energético que consumen a menudo los deportistas, e incluso los astronautas, para mantener unos buenos niveles de vitalidad y recuperar fuerzas con facilidad.

Su contenido en alcaloides lo convierte en un estimulante del sistema nervioso que nos ayuda a sentirnos activos y a mejorar nuestra concentración.

El chocolate comercial contiene cantidades importantes de azúcar, leche y otros ingredientes menos saludables. Por este motivo recomendamos elaborar estos bombones caseros con cacao puro en polvo.

El aceite de coco

El aceite de coco virgen extra es otro milagro de la naturaleza del cual cada vez se descubren más propiedades, tanto si lo consumimos como si nos lo aplicamos de forma tópica, en la piel o en el pelo.

Aunque este aceite no es un estimulante, tiene muchas propiedades reguladoras, las cuales nos ayudan a superar cualquier desequilibrio que nos pueda estar provocando cansancio.

Además, tiene la virtud de activar el metabolismo, los cual nos hace sentir con más energía y a gastar más calorías. Por este motivo, a pesar de ser una grasa, está muy recomendado en dietas para perder peso.

En lugar de almacenarse como grasa, los ácidos grasos de cadena media del aceite de coco van directamente al hígado para convertirse en energía.

Visita este artículo: Bebida curativa con jengibre, canela, cúrcuma, aceite de coco y miel

El jengibre

El jengibre

Esta exótica especia procedente del rizoma de la planta destaca por su sabor refrescante y picante y es muy popular en muchas culturas asiáticas, no solamente porque potencia el sabor de las recetas, sino por sus propiedades digestivas.

El jengibre estimula el sistema nervioso, activa el funcionamiento del organismo, mejora el estado de ánimo y aumenta nuestras defensas.

Podemos consumirlo fresco o en polvo. Para estos bombones nos servirá de las dos maneras y les dará un toque de sabor muy especial, que combina a la perfección con el amargo del cacao y la suavidad del coco.

¿Cómo preparamos los bombones?

Ingredientes

  • 2 tazas de cacao puro en polvo (200 g)
  • 3 cucharadas de jengibre en polvo o rayado crudo (30 g)
  • 6 ½ cucharadas de aceite de coco virgen extra (100 g)
  • Endulzante al gusto, preferiblemente estevia, miel de abeja o azúcar moreno de caña

Preparación

  • Si el aceite de coco está sólido, lo cual sucede si la temperatura ambiente es inferior a los 23 ºC, lo pondremos al baño María o cerca de una fuente de calor, sin cocinarlo, para que no pierda sus propiedades.
  • Cuando se derrita lo mezclaremos con el resto de ingredientes y lo endulzaremos de manera moderada. Podemos ir probándolo hasta conseguir el sabor deseado.
  • Pondremos el líquido en un molde para bombones. Si no tenemos, también nos puede servir una cubitera.
  • Lo meteremos en la nevera y lo dejaremos enfriar.
  • En poco rato nuestros bombones ya estarán solidificados y listos para comer.

Podemos tomar estos bombones a cualquier hora del día, según nuestra rutina, aunque por la noche pueden causarnos una estimulación que nos dificulte el descanso.

El mejor momento para comerlos es por la mañana, o bien antes de realizar un esfuerzo físico o mental.

Te puede gustar