Bondades que debes conocer del limón para la salud

Además de prevenir enfermedades, el jugo de limón nos ayuda a sanar y cicatrizar las heridas, las llagas o las picaduras de insectos Es un perfecto suavizantes para la piel y el cabello.

Es probable que lo sepas: los limones tienen muchas propiedades para nuestro cuerpo. Eso parece ser una obviedad, pero quizás no conozcas la gran cantidad de bondades del limón para la salud. Por ello, no dudes en leer el siguiente artículo donde te contaremos la mayoría de ellas.

Características del limón

Es una fruta (aunque muchos crean que es un vegetal) cítrica que pertenece a la familia de las ructáceas y tiene en total 16 especies, hasta el momento, conocidas.

Las propiedades curativas del limón están contenidas en su flor, llamada azahar, en las ramas del árbol y en el fruto en la pulpa, la cáscara y las semillas.

Con las diferentes partes del limonero se elaboran aceites esenciales que sirven para preparar jabones, champú, tónicos faciales, así como también elementos usados en la aromaterapia para renovar el ambiente y el espíritu. Las flores son muy usadas en la gastronomía para ciertos platillos.

Caracteristicas-de-limon

Si se tienen enfermedades respiratorias, con las hojas y ramas se elaboran infusiones. Una de las partes más versátiles del limón es la cáscara o piel,que se utiliza como ingrediente en muchas recetas de cocina y también para hacer:

  • Jabones
  • Sales de baño
  • Desodorantes
  • Conservadores de los alimentos
  • Jarabes

No, no nos hemos olvidado del zumo de limón, sino que queríamos dejarlo para el final. Es que esta parte de la fruta es la que tiene la mayor concentración de propiedades, por más que mucha gente tenga cierta reticencia a consumirlo. Claro, porque es demasiado ácido, tiene un sabor para algunos desagradable, se dice que nos “agria” el cuerpo, que es corrosivo para el estómago, que deteriora los dientes, etc.

¿Qué hay de cierto en todo esto? Varias investigaciones indican que, al contrario de lo que la mayoría dice sobre el limón, este es un amigo y no un enemigo del organismo del ser humano. Además, hay que recordar que los jugos gástricos que tenemos en el estómago son más ácidos y fuertes que el zumo de limón. Así que… ¡A no tenerle miedo!

Zumo-de-limon

¿Cuáles son las propiedades terapéuticas del limón?

Además de lo que te hemos contado en los párrafos anteriores, has de saber que el limón sirve para:

  • Depurar y limpiar la sangre (los efectos comienzan a los pocos minutos de la ingesta).
  • Es un antibiótico natural que reduce los síntomas de muchas enfermedades.
  • Favorece la eliminación de ácido úrico (que es responsable de la artritis, el reuma, etc).
  • Tiene propiedades regenerativas, por lo que combate el envejecimiento prematuro de los tejidos, las células y la sangre.
  • Previene problemas circulatorios o cardíacos.
  • Mejora la salud en los dientes y las encías (a diferencia de lo que se cree), combatiendo caries, desinflamando la boca y disolviendo las manchas de las piezas dentarias.
  • Alivia los dolores de cabeza, de estómago, musculares, intestinales y en las piernas.
  • Combate enfermedades de transmisión sexual como el VIH, la gonorrea y la sífilis.
  • Elimina patologías virales y bacterianas, como por ejemplo, el sarampión, la salmonela y los parásitos.
  • Regenera los intestinos, siendo muy buen remedio para los que padecen de diarrea, estreñimiento, gases, cólicos, mal aliento y peritonitis.
  • Normaliza el sistema glandular, por lo que es muy recomendable en las personas con obesidad o sobrepeso.
  • Combate el insomnio y el cansancio al mantener el sistema nervioso sano (es excelente para reducir el estrés también).
  • Sana y cicatriza las heridas, las llagas, los hongos, las ronchas, las picaduras de insectos, etc.
  • Es un perfecto suavizantes para la piel y el cabello.
  • Es bueno para adelgazar, porque quema grasas si se lo consume en ayunas (disuelto en un vaso de agua tibia).
  • Previene la descalcificación de los huesos en las personas mayores.
  • Elimina las toxinas que se acumulan en el cuerpo y que causan un gran porcentaje de enfermedades en la actualidad, tales como diabetes, alergias, pulmonía, migraña, catarro, problemas en la sangre, etc.
Limonada

¿Cómo y cuándo consumir limón?

Ya que has leído todas las bondades que tiene este fruto, seguramente quieras salir corriendo a comprarlo o a buscarlo en tu nevera. Ya que cura o previene la gran mayoría de las enfermedades, no puede faltar en nuestro hogar como, sin duda, ya habrás pensado.

La dosis aconsejable dependerá de cada persona y de la dolencia que se quiera evitar o tratar. A nivel general, se recomienda beber el zumo de dos limones a diario, en lo posible en ayunas, por la mañana y combinado con agua tibia. Vale decir que, para obtener sus bondades, ha de ser exprimido por nosotros y no comprado, como ocurre con todas las frutas.

Limon

No se recomienda quitar la pulpa que queda en el vaso, porque una buena parte de sus propiedades están en esa parte del fruto.

Durante la jornada lo puedes usar para condimentar una ensalada, para añadirle sabor a tus infusiones, batidos o zumos, rallado en preparaciones dulces como pasteles o en platillos salados que llevan el zumo de limón. Dos de los más “populares” son:

Guacamole

Un típico platillo mexicano que lleva limón en su preparación.

Ingredientes

  • 1 aguacate
  • El zumo de medio limón
  • 1 tomate
  • 1 cebolla
  • Sal al gusto

Preparación

1.   Abre por la mitad el aguacate, quita toda la pulpa y colócala en un recipiente.

2.   A continuación, corta el tomate en cubitos y la cebolla en juliana, lo más fina posible.

3.   Exprime el zumo de limón.

4.   Mezcla todos los ingredientes y aplástalos con un tenedor para que te quede como una pulpa o pasta.

5.   Puedes comerlo con tortillas de maíz, tostadas, panes, galletas, etc.

Guacamole

Hummus

Un entrante proveniente de la gastronomía árabe que te encantará.

Ingredientes

  • 1 taza de garbanzos
  • El zumo de un limón
  • Aceite de oliva (cantidad necesaria)
  • Pimentón dulce
  • 2 dientes de ajo
  • Comino
  • Sal

Preparación

1.   Pon en un cazo los garbanzos y llena con agua. Deja reposar toda la noche y al otro día cocina a fuego intermedio hasta que estén tiernos (puede llevarte una hora).

2.   Exprime el zumo de limón y corta bien fino el ajo.

3.   Cuela los garbanzos (reserva un poco del líquido)

4.   Colócalos en un recipiente junto a los demás ingredientes, a excepción del pimentón.

5.   Pasa por el triturador de alimentos hasta que te quede una pasta.

6.   Para finalizar, vierte otro poco de aceite de oliva y espolvorea con pimentón.

Hummus