¿Cómo borrar recuerdos dolorosos de la mente?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Bernardo Peña el 22 diciembre, 2018
Para superar un hecho doloroso es importante perdonar y perdonarse, además, resulta provechoso el obtener un aprendizaje de lo sucedido en el pasado.

Hay episodios en la vida de las personas que quedan marcados por su naturaleza triste. Estos recuerdos impiden el desarrollo de una vida sana, tranquila y sin sobresaltos ¿Es posible borrar los recuerdos dolorosos de la memoria?

En este artículo te mostraremos qué son los recuerdos, cómo se crean y como funciona la memoria. Además, ¿sabías que existen diferentes tipos de memoria? Si te quedas con nosotros hasta el final descubrirás si los recuerdos dolorosos pueden borrarse o no.

¿Qué son los recuerdos?

Recuerdo es una palabra que proviene del latín y cuya etimología significa “volver a pasar por el corazón”. Recordar es el modo en como se recupera de la memoria a largo plazo una determinada información archivada en nuestra mente.

Ver también: Dormir alivia los recuerdos dolorosos

¿Para qué sirven los recuerdos?

¿Para qué sirven los recuerdos dolorosos

Los recuerdos sirven para organizar la existencia de los seres humanos. Sin recuerdos ni memoria sería complicado vivir. Implicaría tener que aprender todo nuevamente a cada instante, haciendo imposible la acumulación y transferencia de experiencia.

¿Cómo se guardan los recuerdos?

Al acceder consciente o inconscientemente a nuestra memoria, accedemos a nuestros recuerdos. No podría haber recuerdos sin la memoria, ya que es allí dónde se almacenan. Sin embargo, hay varios tipos de memoria. No obstante, pese a que los investigadores dividen la memoria en muchas diferentes, vamos a ver los 3 tipos principales a continuación.

Memoria sensorial

Memoria sensorial

Es la memoria que se manifiesta por medio de los sentidos. Almacena recuerdos de forma muy breve. Éstos no son mayores a los 300 milisegundos. Tras ese tiempo desaparecen de manera inmediata, salvo que pasen a formar parte de la memoria a corto plazo.

Memoria de corto plazo

Una vez seleccionada una experiencia proveniente de la memoria sensorial, se instala en la memoria a corto plazo. A esta también se le designa con el nombre de memoria operativa. Puede atender entre 5 y 9 elementos de información al mismo tiempo.

Memoria de largo plazo

Es la que almacena los recuerdos de forma duradera. Es aquí donde se instalan los recuerdos, buenos o dolorosos.  Esta se divide en memoria implícita y explícita.

  • La memoria implícita es la que guarda experiencias de modo inconsciente y está relacionada con el aprendizaje de distintos tipos de habilidades. Gracias a esta memoria se pueden realizar actividades como manejar una bicicleta o un coche.
  • La memoria explícita se vincula a la actividad consciente. Se pueden distinguir dos tipos de memoria explícita: la semántica y la episódica. La semántica se refiere a los recuerdos o conocimientos históricos, científicos y de carácter geográfico. También el nombre de las personas, por ejemplo, se almacena como recuerdo en este campo. La episódica es la memoria de todos los hechos de una vida.

La memoria episódica es donde se almacenan de modo más específico los recuerdos dolorosos. Ahí es donde quedan guardados los episodios autobiográficos, es decir, permite reconocer ciertos hechos o experiencias particulares. Por ejemplo, la noche de bodas, el día de la graduación, una pelea o una fuerte ofensa, etc.

Te recomendamos leer: Potencializa tu memoria y función cognitiva naturalmente

¿Se pueden borrar los recuerdos dolorosos?

Se puede borrar un hecho doloroso

Los seres humanos pasan por hechos dolorosos a lo largo de sus vidas. Gran parte de veces es posible relacionarse con esos recuerdos y continuar. Sin embargo, hay ocasiones en que eso puede resultar más complicado. La depresión o el trastorno de estrés post traumático pueden representar un peso muy fuerte y difícil de llevar.

Por la manera en que se almacenan los recuerdos, estos dependen del modo en que se consolide la memoria. Esta área de estudio pertenece a la neurociencia. Investigaciones en este campo indican que cada vez que se recupera (recuerda) un determinado episodio se hace maleable o inestable haciendo posible que la persona añada nueva información al mismo. Al volver a almacenar este hecho queda alterado en relación con el inicial u original.

Ese mecanismo brinda un espacio para poder modificar la forma como un evento doloroso y traumático este conformado en la memoria. A su vez, se podrán cambiar las reacciones emocionales que se relacionan con él.

Emociones negativas

También, la psicoterapia puede ayudar a contrarrestar las emociones negativas en una persona. Por ejemplo, al reinterpretar los hechos que le causan dolor. Cuando se cambian los significados se altera el hecho doloroso. Se añade información o se reemplaza por una información distinta a la que causaba sufrimiento.

Actualmente es posible el desarrollo de drogas que eviten la fijación de recuerdos dolorosos. Se trata de sustancias capaces de inhibir la producción de cortisol, que es la conocida como “hormona del estrés”. Sin estrés o activación emocional excesiva no habría recuerdos dolorosos. No obstante, la mayoría de las teorías relacionadas con el estudio de los recuerdos dolorosos coinciden en que se deben aceptar los hechos. Además, añade la premisa de que el pasado no puede cambiarse.

Es necesario buscar un aprendizaje para ese hecho doloroso. Por muy fuerte o traumático que sea, siempre tendrá una lección positiva que dar. Por último, es importante saber perdonar. Perdonar y perdonarse hace que cualquier hecho pueda superarse y quedar en el pasado.

  • Manzanero, A. L., and Manuel Recio. "El recuerdo de hechos traumáticos: exactitud, tipos y características." Cuadernos de Medicina Forense 18.1 (2012): 19-25.
  • Odriozola, Enrique Echeburúa. "Modulación emocional de la memoria: de las viviencias traumáticas a los recuerdos biográficos." Eguzkilore: Cuaderno del Instituto Vasco de Criminología 28 (2014): 169-176.
  • Puebla, Antonio Lucas Manzanero. "Recuerdo de hechos traumáticos: de la introspección al estudio objetivo." Psicopatología Clínica Legal y Forense 10.1 (2010): 149-164.