Brazo gitano de limón

Mariela Ibarra 9 marzo, 2015
Para evitar riesgos procura conseguir limones ecológicos. De esta forma te asegurarás de que no han sido tratados con químicos y podrás utilizar su peladura sin problemas

El brazo gitano de limón, conocido en algunas regiones como brazo de reina, es un pastel enrollado relleno. Si bien el brazo gitano puede ir relleno de múltiples ingredientes, para esta ocasión queremos traerte una receta con limón, que le da ese toque cítrico que a muchos nos encanta.

Ingredientes

Para el bizcocho

ralladura limon Emily Barney

  • 6 Huevos grandes
  • 1 cucharadita pequeña de sal
  • 150 gr. de azúcar
  • 50 gr. de almidón
  • Azúcar para trabajar la masa
  • Una cucharadita y media de levadura en polvo

Para el relleno

  • Un sobre de gelatina sin sabor
  • 300 gr. de azúcar
  • 4 limones
  • 400 gr. de nata batida
  • Azúcar en polvo para espolvorear
  • Papel para hornear

Preparación del brazo de gitano

harina-y-huevos

La preparación del brazo gitano te será muy fácil si tienes experiencia horneando, que es básicamente el paso más complicado, además de llevar las claras de los huevos a punto de nieve. Por lo demás es un plato muy simple, que podrás realizar en más o menos una hora.

Precalienta el horno a 180 ºC para que esté listo una vez te dispongas a hornear. En un recipiente hondo, separa las claras de las yemas y mezcla las claras hasta llevarlas a punto de nieve, junto con 6 cucharadas de agua fría. Una vez tienes tus claras a punto de nieve, deberás incorporar 180 gramos de azúcar y la cucharadita de sal. Bate con vigor hasta que la mezcla brille, entonces incorporarás las yemas de huevo.

Ahora procede a mezclar los ingredientes en polvo, que son la harina, la levadura y el almidón. Tamízalas con un colador para eliminar los grumos e incorpóralas lentamente a la mezcla que has logrado con los huevos, el azúcar y la sal. Remueve todo con cuidado y procura no derramar la masa hasta que obtengas una consistencia homogénea.

Forra una bandeja grande para horno con papel para hornear y vierte sobre esta la masa que has conseguido hasta el momento. Llévala al horno y deja que se hornee por lo menos durante 20 minutos, eso si, no descuides la bandeja, no querrás que se queme.

Mientras esperas que la masa se hornee, podemos empezar a preparar el relleno. Disuelve la gelatina en polvo en un poco de agua tibia, media taza estará bien. Ralla la piel de uno de los limones y después lo exprimes, exprime dos para conseguir el zumo. Añádele lo que te quede de azúcar y revuelve hasta que se disuelva por completo. Una vez tengas el zumo endulzado, incorpóralo a la gelatina, que debe estar todavía tibia. Deja reposar la mezcla en la nevera unos minutos, hasta que se empiece a solidificar.

Para este momento tu bizcocho ya debe estar listo, así que retíralo del horno y de la bandeja y déjalo enfriar unos instantes. Ahora espolvoréalo con un poco de azúcar en polvo y dale la vuelta para poder retirar el papel. Déjalo terminar de enfriarse mientras acabas de preparar el relleno.

Una vez a empezado a solidificar la mezcla que tenemos en la nevera, monta la nata e incorpórala muy bien con la gelatina de limón, no es necesario pero si lo prefieres pásala por la batidora. Ahora con la ayuda de una espátula, unta el bizcocho generosamente con la mezcla, conserva un poco para el final.

Después de que tienes el bizcocho cubierto con la crema, deberás tomarlo desde la parte más alargada y empezar a enrollarlo como si se tratara de un pergamino, ten cuidado de no ir a romper la masa. Una vez enrollado asegúralo bien y úntale otra capa de la crema en la superficie.

Ahora puedes llevar tu rollo a la nevera y dejarlo reposar mínimo por tres horas. Corta en rodajas el último limón y espolvoréalas con azúcar para ponerlo sobre tu rollo terminado y listo para ser degustado.

Consejos adicionales

  • Cuando lleves tus claras a punto de nieve debes agregar una cucharada de agua por cada huevo que agregues. Si tienes una batidora, esto será sumamente fácil, mezcla constantemente a velocidad media hasta que, al voltear el recipiente, el contenido de este no se derrame.
  • Lava de preferencia los limones con agua tibia, así evitarás la contaminación del alimento.
Te puede gustar