Bronquiectasia: todo lo que debes saber

La dilatación excesiva de las paredes bronquiales conduce a una deficiencia respiratoria congénita.

La bronquiectasia es una dilatación anormal e irreversible que afecta a los bronquios. En esta patología se altera la forma de los bronquios, que aparecen cortos y muy ensanchados.

Asimismo, hay dificultad para conducir el aire desde la tráquea hasta el árbol bronquial por la reducción de la luz o diámetro de estos conductos.

Síntomas de la bronquiectasia

Las manifestaciones más comunes que presentan los pacientes con esta alteración son:

  • Tos continuada y crónica: el individuo expulsa una gran cantidad de esputo que presenta un mal olor característico. Asimismo, se puede presentar hemoptisis (expulsión de sangre durante la tos).
  • Fatiga, cansancio y debilidad que empeora a la hora de realizar ejercicio físico continuado.
  • Gran dificultad para respirar: en ocasiones se puede apreciar una especie de silbido o sonido muy agudo que produce el aire al entrar en las vías respiratorias.
  • Palidez y malestar generalizado

Ver también: Cómo hacer una depuración de pulmones y bronquios

Causas de la bronquiectasia

Causas de la bronquiectasia

Independientemente de la causa, el paciente vivirá con este problema a lo largo de su vida, es una patología crónica. El origen o desencadenante de este trastorno puede ser congénito (el bebé nace con malformaciones bronquiales) o como consecuencia de una complicación de otra patología.

Bronquiectasia por una complicación de otra patología

Suele aparecen en aquellas enfermedades que provocan el debilitamiento del sostén elástico de los músculos de la pared pulmonar. Las patologías más frecuentes que cursan con bronquiectasia son:

  • Neumonía grave
  • Bronquitis
  • Tuberculosis pulmonar
  • Fibrosis quística
  • Infecciones bacterianas
  • Fibrosis quística
  • Asma
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
  • Inmunodeficiencias (favorecen el desarrollo de infecciones respiratorias)
  • Tumores pulmonares (reducen la capacidad pulmonar al comprimir las estructuras)
  • Aspiración de cuerpos extraños (quedan alojados en los bronquios y bloquean el paso de aire)

Tipos de bronquiectasia

Tipos de bronquiectasia

Podemos diferenciar dos subtipos de bronquiectasia en función de la zona afectada:

  • Unilateral: la enfermedad sólo afecta a un pulmón del paciente.
  • Bilateral: la alteración se ha propagado a los dos pulmones del individuo.

En ambos casos la afección aparece con más frecuencia en la región inferior de estos órganos. Cuanto mayor sea la extensión del área afectada, mayor gravedad y compromiso vital presenta el paciente.

Otra forma de clasificar la bronquiectasia es según la forma final que presentan los bronquios:

  • Cilíndrica: en las imágenes se aprecian unos bronquios “cerrados” abruptamente y sin ramificaciones. Asimismo, los bronquios más pequeños contienen exudado inflamatorio.
  • Varicosa: algunos bronquios aparecen inflamados mientras que otros se encuentran contraídos
  • Sacular: en este caso los bronquios no presentan a simple vista los daños de la enfermedad. Sin embargo, al microscopio el equipo médico puede apreciar la destrucción, inflamación y secreción de esta región.

Te recomendamos leer: Remedios caseros para tratar los bronquios congestionados

Diagnóstico de la bronquiectasia

Normalmente las técnicas que se utilizan para su identificación son las siguientes:

  • Radiografía de tórax: es una prueba en desuso, puesto que los avances tecnológicos han permitido el desarrollo de otras técnicas de imagen con mayor resolución. El hallazgo característico es que haya una zona en color negro debido a la falta de aire.
  • TAC (Tomografía Axial Computarizada): la imagen es de gran calidad, de este modo el equipo médico puede identificar con mayor seguridad este problema.
  • Otras pruebas. Se pueden recomendar la realización de otros exámenes a fin de estudiar la enfermedad subyacente en el caso de la bronquiectasia adquirida.

Tratamiento de la bronquiectasia

Tratamiento de la bronquiectasia

Actualmente no se ha desarrollado aún una cura eficaz para este trastorno. Sin embargo, el equipo médico puede administrar medicamentos e incluso recomendar la cirugía si es necesario con tal de mejorar la vida del paciente.

El espectro farmacológico más empleado para el tratamiento de la bronquiectasia incluye antibióticos (tratan las infecciones bacterianas, una complicación frecuente de esta enfermedad), broncodilatadores (expanden las vías respiratorias) y expectorantes (favorecen la expulsión de esputo).

Los procedimientos quirúrgicos se llevan a cabo en los casos más graves y consisten en la extirpación del pulmón afectado, pero en general son técnicas poco empleadas y se tiende a tomar una actitud conservadora al respecto.

Prevención de la bronquiectasia

Generalmente, podemos adoptar ciertas costumbres y hábitos que pueden ayudarnos a prevenir esta enfermedad y mejorar nuestra calidad de vida notablemente.

Por ejemplo, una dieta equilibrada y variada junto con una actividad física en lugares no contaminados son factores positivos en nuestra salud. Por el contrario, los hábitos insalubres como el tabaquismo y el consumo de alcohol son factores que aumentan el riesgo de padecer ciertos tipos de enfermedades.