¿Cómo lograr una buena relación madre e hijo?

Toda mamá sueña con tener una buena relación madre e hijo. Ello es posible, pero como toda relación, se debe cultivar diariamente desde las bases de la comunicación, la confianza y el apoyo. Aprende más aquí.

Una buena relación madre e hijo, el sueño de cualquier mamá. El amor entre una madre y un hijo es verdadero e incondicional, de eso no hay duda; sin embargo, la relación no siempre es fácil de llevar. Por ello, te compartiremos una serie de consejos para que puedas entenderte y llevarte de la mejor manera con tu hijo.

¿Quieres lograr una buena relación madre e hijo?

1. Reserva tiempo y pasen momentos juntos

Madre e hija felices.

Saca tiempo en tu agenda y pasa momentos de calidad con tu hijo. Realiza alguna actividad que les guste a ambos. Siéntate con él y pregúntale cómo va todo en su vida personal, cómo le va en la escuela y vean alguna película juntos. Las vacaciones son excelentes aliadas para pasar buenos momentos con tu hijo.

Incluso, si estás trabajando en esta época, reserva tus fines de semana y haz cosas divertidas con él. Pero respeta los momentos en los cuales tu hijo esté ocupado y haz que él también respete los tuyos. Ambos deben entender que hay momento para todo, y que si hoy no se pudo, mañana será otro día.

Aprende cómo: Ser madre sin dejar de ser mujer

2. Conoce los gustos de tu hijo

Conoce qué actividades disfruta hacer tu hijo. De esta manera, podrás saber con facilidad qué cosas pueden hacer juntos. Observa con frecuencia a tu hijo, pero no exageres. Ve qué cosas hace con regularidad, cuál es su pasatiempo favorito, qué colores le gustan, los tipos de programa que ve en la televisión y préstale atención cuando te hable.

Vigila que tu hijo no tenga amistades que lo inciten a prácticas negativas. Si lo ves leyendo, pregúntale qué lee y por qué le gusta lo que lee. Si está viendo videos, disfruta alguno con él. Si lo ves jugando, pregúntale qué juega y por qué le gusta tanto.

De esta manera, obtendrás pistas sobre sus gustos y él se sentirá feliz al notar que te interesas por las cosas que le gustan. Igualmente, se sentirá feliz porque lo acompañas en sus actividades preferidas.

3. Ayúdalo con sus tareas

Madre leyendo un libro con su hija.

Ayudarlo con sus tareas es fundamental para que tengas una buena relación madre e hijo. Apoyarlo en sus deberes es un gesto que recordará toda la vida. Siéntate con él y hagan tareas juntos. Como madre, debes participar en su educación y brindarle todo tu apoyo. No le des las respuestas, ayúdalo a encontrarlas.

Felicítalo cuando obtenga buenas calificaciones en el colegio y hazle sentir que estás orgullosa de él. Y si no ha tenido días tan buenos, hazle saber que puede acudir a ti ante cualquier problema. Haz que el aprendizaje no sea tedioso. Ayúdalo a estudiar para sus exámenes a través de juegos de preguntas o pídele que te explique la lección.

Lee también: Deja que tus hijos se equivoquen

4. Conversa y escucha a tu hijo

La comunicación es la base de cualquier relación, y esta no es la excepción. Debes escuchar a tu hijo, hacerle saber que puede acercarse a ti cuando lo necesite. Hazle entender que estarás ahí para escucharlo, comprenderlo y aconsejarlo.

Cuando converses con él, hazlo de forma amable y aborda el punto principal de la conversación. De esta manera, tu hijo no se aburrirá ni pensará que es un sermón. Míralo a los ojos y haz que él también haga lo mismo.

Interésate por las cosas que le llamen la atención. Por ejemplo, si quiere ir al cine con unos amigos, no le niegues ese momento agradable que desea pasar con ellos. Indaga sobre las películas en carteleras y con quiénes va.

5. Apóyalo

Niña triste abrazada a su madre.

El apoyo es esencial para lograr una buena relación madre e hijo. Una vez que descubras sus talentos, aliéntalo para que se inscriba en cualquier actividad: natación, baile, música, etc. Estas deben estar acorde a sus preferencias y debes apoyarlo en cada paso que dé.

Haz todo lo posible por asistir a sus eventos o actividades importantes y bríndale unas palabras de aliento. Déjale saber que no importa cómo salgan las cosas, él siempre será tu orgullo; que ahí estarás siempre para sonreirle y aplaudirle. 

En caso de que no puedas asistir a algún evento importante para él, déjale claro que es una situación que se escapa de tus manos. Sin embargo, dile que cuenta contigo para lo que necesite, que confías en que dará lo mejor de sí.

6. Confía en tu hijo

Los hijos suelen mentir en ocasiones. Sin embargo, si esto sucede es porque, quizá, tú también lo haces y ellos pueden tomar esta conducta como algo normal. Sé honesta contigo misma y con los que te rodean. Cumple tus promesas y enseña a tu hijo a hacer valer su palabra. Si dicen que harán algo, háganlo y no dejes palabras en el aire.

Cuando lo veas haciendo responsablemente sus deberes, aumenta tu confianza en él. De vez en cuando, consiéntelo y prémialo por sus buenas actitudes.