Mantener una buena salud dental en los pequeños de la familia

Mantener una buena salud dental en los pequeños de la familia

No podemos olvidar que, cuanto mejor cuidados estén los dientes de leche menos problemas presentará en el futuro la dentadura definitiva, por lo que es fundamental habituarse al cepillado desde pequeños

Dientes

Para asegurarnos que los más pequeños de la familia tienen una buena salud bucodental que les ayude a evitar problemas futuros en la boca es de lo más importante conocer cuáles son los hábitos más saludables y cuáles no lo son.

Hábitos saludables

Para empezar,  acostumbraremos al niño a cepillarse correctamente los dientes. No podremos introducir ningún tipo de pasta hasta que el niño sepa escupir perfectamente bien, de manera que este no se la trague. Por otro lado, el niño se tiene que sentir cómodo y, por ello, debemos buscar un cepillo de dientes que sea adecuado para él. A principio, no hace mucha falta que nos centremos en los movimientos que hace el niño con el cepillo, pero a medida que se vaya haciendo mayor empezaremos a enseñarle los mejores movimientos con el cepillo.  Entre los 9 y los 10 años, el niño ya debería saber cepillarse sin la ayuda de los padres y tenerlo como una rutina.

Otro de los aspectos que  tenemos  en cuenta cuando nos preocupemos por la salud bucodental de nuestros hijos es la alimentación que les damos. Debemos evitar todos los alimentos que lleven un aumento de azúcar o bien controlar mucho la cantidad que comen de ellos. Por otro lado, procuraremos evitar que coman entre horas y no mojar nunca los chupetes en leche o en miel. Además, nos aseguraremos de que vamos incluyendo cada vez más vegetales en las comidas, pues es uno de los alimentos más saludables no sólo para los dientes sino también para su crecimiento.

Por último, debemos tener claro que a cuanto mejor estén cuidados los dientes de leche, menos problemas tendremos en el futuro cuando tengamos los dientes fijos. Es un buen paso a tener en cuenta, pues de ello dependerá en gran grado de que el niño deba llevar ortodoncia o no.

Cepillo

Hábitos no saludables

Entre los hábitos poco saludables que evitaremos con los niños se incluyen el uso del chupete durante más tiempo de lo normal, ya que este es indicado para deformar la boca y, en consecuencia, los dientes no se colocan bien. Por otro lado, no conviene que el niño siempre coma alimentos blandos, ya que estos también ayudan a las deformaciones de la boca. Por último iremos con mucho cuidado al pasarnos el chupete o los utensilios para comer de padres a hijos, pues el intercambio de saliva con un adulto es completamente desaconsejable para las defensas que tiene un niño o un bebé; se traspasan las bacterias y esto provoca infecciones en la boca del bebé.

Prevención.

Por último, debemos pensar que las visitas al dentista son de lo más importantes y nos pueden ayudar a prevenir enfermedades bucodentales más peligrosas, tanto en los niños como en los adultos.

De esta manera, conseguirás que la salud bucodental de tu hijo y la de toda la familia esté perfecta y te evitarás muchos problemas cuando los niños sean mayores.

 Imágenes cortesía de Tom Hilton y Jenn Durfey