Mantener una buena salud dental en los pequeños de la familia

Nuria · 7 marzo, 2013
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 22 febrero, 2019
No podemos olvidar que, cuanto mejor cuidados estén los dientes de leche menos problemas presentará en el futuro la dentadura definitiva, por lo que es fundamental habituarse al cepillado desde pequeños

Para asegurarnos de que los más pequeños tienen una buena salud dental que les ayude a evitar problemas futuros, es importante conocer cuáles son los hábitos más saludables y cuáles no lo son.

A continuación, en este artículo, te los presentamos.

Hábitos saludables

Niña lavándose los dientes

Cepillarse los dientes

Para empezar, debemos acostumbrar al niño a lavarse los dientes correctamente. Se trata de una de las recomendaciones más importantes para una buena salud. Múltiples estudios coinciden en que debemos familiarizarles desde pequeños con buenos hábitos de higiene corporal en general y dental en particular.

De hecho, incluso desde recién nacidos, debemos mantener la salud bucodental de nuestros hijos limpiando su boca con una gasa húmeda.

Por otra parte, no olvidemos que los dientes de leche son tan importantes como los definitivos. No obstante, debemos tener en cuenta algunos aspectos:

  • No podremos introducir ningún tipo de pasta hasta que el niño sepa escupir bien. De este modo, evitaremos que se la trague. Además, después de los tres años, se recomienda una cantidad de pasta mínima (como un grano de arroz y, más adelante, como un guisante).
  • Igualmente, el niño se tiene que sentir cómodo. Por ello, debemos buscar un cepillo de dientes que sea adecuado para él. A principio no hace mucha falta que nos centremos en los movimientos que hace el niño con el cepillo, pero a medida que se vaya haciendo mayor empezaremos a centrarnos más en esa cuestión.
  • Entre los 9 y los 10 años, el niño ya debería saber cepillarse sin la ayuda de los padres y tenerlo como una rutina.
  • Es muy importante que acostumbremos al niño a cepillarse los dientes, al menos, dos veces al día. No obstante, lo ideal es hacerlo siempre después de cada comida.

Te recomendamos leer: Cómo cuidar los dientes de leche de los niños

La alimentación

Otro de los aspectos que  debemos tener en cuenta para la buena salud dental de nuestros hijos es su alimentación.

Por eso, debemos evitar alimentos que contengan demasiados azúcares, o bien controlar la cantidad que ingieren. Por otro lado, también procuraremos evitar que coman entre horas. Además, para evitar el contacto de los azúcares directamente con los dientes, es mejor no mojar nunca los chupetes en leche o miel.

Del mismo modo, nos aseguraremos de ir incluyendo cada vez más vegetales en las comidas. En efecto, son uno de los alimentos más saludables no sólo para una buena salud dental, sino también para su crecimiento.

Beber agua

La boca también debe mantenerse hidratada, tanto como el resto del cuerpo. De hecho, la falta de saliva puede provocar que las bacterias se reproduzcan mucho más fácilmente. Por eso, es importante concienciar a los niños de la importancia de mantenerse bien hidratados.

Te recomendamos leer: ¿Por qué la hidratación es tan importante?

Hábitos no saludables

Finalmente, debemos tener claro que cuanto más cuidados estén los dientes de leche, menos problemas tendremos en el futuro. Es un buen paso a tener en cuenta, pues de ello dependerá en gran grado de que el niño deba llevar ortodoncia o no.

Entre los hábitos poco saludables que evitaremos, se incluyen el uso del chupete durante más tiempo de lo normal, ya que este puede deformar la boca y, en consecuencia, provocar que los dientes no se coloquen bien.

Por otro lado, no conviene que el niño siempre coma alimentos blandos. En efecto, estos también promueven las deformaciones de la boca.

Prevención

Prevenir es curar. Por eso, debemos pensar que las visitas al dentista son muy importantes y nos pueden ayudar a prevenir enfermedades bucodentales. Según información facilitada por la Asociación Española de Odontología Infantil Integrada (SEOII), la mejor edad para empezar sería entre los 6 meses y el primer año. Es muy importante que el niño se familiarice con el dentista y se sienta a gusto con este profesional.

De esta manera, conseguirás que la salud bucodental de tu hijo y la de toda la familia esté perfecta, y te evitarás muchos problemas cuando los niños sean mayores.

 Imágenes cortesía de Tom Hilton y Jenn Durfey

  • Sociedad Española de Odontología Infantil Integrada, “Recomendaciones para los padres”. s.f. http://www.seoii.es/recomendaciones-los-padres/
  • Poyak J, “Effects of pacifiers on early oral development”, Int J Orthod Milwaukee. 2006 Winter;17(4):13-6.
  • V Skafida, S Chambers, “Positive association between sugar consumption and dental decay prevalence independent of oral hygiene in pre-school children: a longitudinal prospective study”, Journal of Public Health, Volume 40, Issue 3, 1 September 2018, Pages e275–e283.
  • Consejo General de Dentistas de España, Niño sano, boca sana. Preguntas y respuestas. s.f. https://www.consejodentistas.es/comunicacion/actualidad-del-consejo/publicaciones-del-consejo/libros-del-consejo/item/download/1145_3ed9313bd81135711ff56d4ef510f138.html