Tengo un bulto detrás de la oreja. ¿Qué puedo hacer?

María Eugenia Thomas · 30 mayo, 2020
Aunque los bultos detrás de la oreja no suelen ser peligrosos, siempre es conveniente acudir a un especialista si estos supuran o cambian de color o forma.

Las zonas del cuerpo que no se suelen ver al primer vistazo en el espejo son aquellas a las que menos atención les puedes prestar. Sin embargo, la aparición de un bulto detrás de la oreja es algo que puede preocuparte, porque aunque no lo veas, puedes sentirlo al tacto y sentirte incómodo. Es entonces cuando te das cuenta de los escasos cuidados que le ofreces a esta zona.

Existen varios tipos de bultos o protuberancias que pueden brotar detrás de las orejas y, aunque no lo parezca, su aparición es bastante frecuente. Detectar estos bultos es difícil, pues por lo general no duelen, no pican, ni causan molestias notorias.

¿Un bulto detrás de la oreja es algo grave?

Generalmente, los bultos detrás de la oreja no suponen ningún peligro para la salud. Sin embargo, es recomendable ir al médico para una exploración física, a fin de obtener un diagnóstico apropiado y, si es necesario, un tratamiento.

Aún así, debes considerar ciertos factores antes de restarle importancia:

  • Si el bulto es muy grande o aumenta de tamaño con cierta rapidez, visita a un especialista.
  • Los bultos pequeños y redondos casi siempre son inocuos, pero toma precauciones si tienen una forma irregular o si sientes que se mueve.
  • También ponte alerta ante un cambio de color o si existe secreción en el bulto, también si aparecen uno o más bultos en otras partes del cuerpo.

¿Quieres conocer más? Lee: Lo que dicen tus orejas de ti

Causas comunes de tener un bulto detrás de la oreja

Inspección de la oreja

La aparición de un bulto detrás de la oreja suele estar relacionado con los ganglios linfáticos. Estos se encargan de proveer de defensas al cuerpo y, ante la presencia de microbios o bacterias perjudiciales, reaccionan inflamándose.

Esto también sucede cuando tenemos una infección viral. Otra razón por la que estos ganglios se hinchan está relacionada con las lesiones en el cuello.

Aparte de la inflamación de los ganglios linfáticos, se puede desarrollar un bulto detrás de la oreja cuando un folículo cutáneo se infecta y se obstruye, dando paso a la formación de un quiste sebáceo.

  • Los quistes sebáceos ceden con tratamiento médico y, en muy pocos casos, requieren una cirugía menor para extirparlos.

Los bultos detrás de las orejas también es posible que se generen por la producción excesiva de grasa acumulada en la piel que origina el acné. Estas se caracterizan por tener una punta negra o roja.

¿Qué puedo hacer ante la aparición de un bulto detrás de la oreja?

Con frecuencia este tipo de protuberancias desaparecen sin que tengas que hacer nada. No obstante, hay algunos casos que requieren tratamiento con medicamentos de uso tópico.

Lo más importante es que prestes atención al estado del bulto detrás de la oreja. Si notas alguna de las alteraciones que te hemos comentado antes o que este afecta a tu audición, es importante que acudas al médico para evitar que empeore.

Para casos leves, además, existen algunos remedios naturales que pueden ayudarte a que el bulto desaparezca más rápido. Con todo, es importante señalar que no son un tratamiento, solo un complemento. En casos más serios no servirán para solucionar el problema.

Pero, ¿cómo te ayudan estos remedios? Se dice que ayudan a desinflamar la zona e inhibir la proliferación de bacterias y microbios oportunistas. Te explicamos algunos de ellos.

1. Aloe vera

Aloe vera para tratar bultos detrás de la oreja

Esta planta es conocida porque se le atribuyen propiedades antibacterianas, por ello se considera que puede ser una aliada ante la aparición de un bulto detrás de la oreja.

De hecho, diversos estudios indican que varios de sus componentes (como el etanol o el metanol) tienen propiedades antimicrobianas, por lo que pueden ser útiles para aliviar algunas enfermedades bacterianas, como las infecciones.

Debido a ello, se considera que aplicando aloe vera sobre la zona con el bulto, se podría hacer que los microbios que causaron su aparición no tengan más oportunidad de esparcirse.

Ingredientes

  • 2 hojas de aloe vera.
  • ½ taza de agua (125 ml).

Preparación

  • Primero, corta las hojas del aloe vera y extrae el gel interno.
  • A continuación, en un recipiente, coloca el gel de aloe vera y agrega la media taza de agua.
  • Después, mezcla ambos ingredientes hasta lograr una consistencia pastosa.
  • Por último, aplica sobre el bulto detrás de la oreja y deja actuar durante unos minutos, o hasta que se seque.

2. Aceite de ricino y diente de león

El aceite de ricino se ha empleado tradicionalmente en la cultura popular para tratar heridas y dolores, porque se cree que este tiene propiedades antiinflamatorias.

Algunos estudios recientes han permitido confirmar que efectivamente este producto presenta cierta acción antiinflamatoria y antioxidante, por lo que podría ser beneficioso para reducir la inflamación.

Por su parte, se considera que el diente de león tiene propiedades antibacterianas, por lo que, en combinación con el aceite de ricino, podría ayudar a reducir el bulto detrás de la oreja.

Ingredientes

  • ½ taza de agua (125 ml).
  • 1 cuchara de aceite de ricino (15 g).
  • 1 cucharada de hojas secas de diente de león (10 g).

Preparación

  • En primer lugar, calienta una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, añade las hojas secas de diente león y deja que infusione durante 10 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, retira del fuego, deja enfriar y pon las hojas en un recipiente aparte.
  • A continuación, añade el aceite de ricino a las hojas y mezcla bien hasta obtener una pasta.
  • Por último, aplica el ungüento sobre la zona afectada, cubre con una gasa o algodón y deja actuar toda la noche.

Lee: Según un estudio, el diente de león nos ayuda a tratar el eczema

3. Vinagre de manzana

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana contiene ácido acético, una sustancia que puede ayudar a luchar contra infecciones y bacterias. De hecho, diversos estudios señalan que este tiene propiedades antibacterianas y antisépticas.

Con todo, es importante tener en cuenta que no deja de ser un ácido, por lo que si tienes la piel sensible o presentas alguna herida, el vinagre de manzana podría provocarte irritación. Si este es tu caso, te recomendamos que emplees alguno de los otros remedios.

Para elaborarlo, solo necesitas 1 cucharada de vinagre de manzana (10 ml) y algodón, venda y esparadrapo. Es muy sencillo.

Aplicación

  • Primero, empapa el algodón en el vinagre de manzana.
  • A continuación, fíjalo sobre el bulto detrás de la oreja con la venda o espadrapo y deja actuar durante un rato.
  • Pasado el tiempo indicado, retira el vendaje. Deberías notar que se ha formado una costra, que se caerá sola a los pocos días. De no ser así, repite la operación tantos días como sea necesario, pero siempre prestando atención al estado de tu piel, para evitar irritaciones.
  • Cuando la costra se caiga, lava la zona con jabón neutro o algún antiséptico.
  • Enseguida coloca otra venda, pero sin vinagre de manzana.
  • Un par de días después la infección y el bulto deberían haber desaparecido.

En resumen, ¿qué hacer si tienes un bulto detrás de la oreja?

En principio, los bultos detrás de la oreja no tienen porqué indicar un problema grave de salud. A menudo se deben a algún tipo de inflamación o quiste benigno.

Con todo, como te hemos indicado, es importante prestar atención al aspecto y a la evolución de los mismos. Los remedios que te hemos presentado puede ayudarte a reducir su hinchazón en casos leves, pero no a eliminar la protuberancia como tal.

Por otra parte, ten presente la acción de estos remedios no es 100 % eficaz y, según la persona, puede desencadenar unas reacciones u otras. Por ello, es conveniente que consultes con el médico antes de aplicártelos.

Además, recuerda, si el problema persiste o notas cambios en el bulto, consulta con tu  médico de confianza.

  • Kenny, O., Brunton, N. P., Walsh, D., Hewage, C. M., McLoughlin, P., & Smyth, T. J. (2015). Characterisation of antimicrobial extracts from dandelion root (Taraxacum officinale) using LC‐SPE‐NMR. Phytotherapy research29(4), 526-532. Available at: https://doi.org/10.1002/ptr.5276. Accessed 20/04/2020.
  • Lawrence, R., Tripathi, P., & Jeyakumar, E. (2009). Isolation, purification and evaluation of antibacterial agents from Aloe vera. Brazilian Journal of Microbiology40(4), 906-915. Available at: https://doi.org/10.1590/S1517-83822009000400023. Accessed 20/04/2020.
  • MedlinePlus (2018). Ganglios linfáticos inflamados. Available at: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003097.htm. Accessed 20/04/2020.
  • MedlinePlus (2018). Quiste o tumor benigno de oído. Available at: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001033.htm. Accessed 20/04/2020.
  • Nemudzivhadi, V., & Masoko, P. (2014). In vitro assessment of cytotoxicity, antioxidant, and anti-inflammatory activities of Ricinus communis (Euphorbiaceae) leaf extracts. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine2014. Available at: https://doi.org/10.1155/2014/625961. Accessed 20/04/2020.
  • Ryssel, H., Kloeters, O., Germann, G., Schäfer, T., Wiedemann, G., & Oehlbauer, M. (2009). The antimicrobial effect of acetic acid—an alternative to common local antiseptics?. Burns35(5), 695-700. Available at: https://doi.org/10.1016/j.burns.2008.11.009Get. Accessed 20/04/2020.