¿Los bultos en la cabeza pueden ser tumores?

Es muy importante no alarmarse cuando se diagnostica un quiste creaneal, pues dista mucho de un cáncer. Conviene saber que en la mayoría de los casos los quistes son completamente inofensivos.

Por norma general, se suele asociar la presencia de bultos en la cabeza con tumores de esta zona, sobre todo con los cerebrales. Sin embargo, en ningún caso estos abultamientos pueden ser relacionados con este tipo de enfermedades.

Tumores craneales

Dolor de cabeza.

Los tumores o los distintos tipos de cáncer surgen de la división sin control de las células de una zona corporal. Poco a poco se forman bultos internos que pueden ser benignos o malignos (cancerígenos). Se ha comprobado que esta alteración surge a partir de una mutación en el material genético de esas células.

Se han determinado algunos factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar la enfermedad. Por ejemplo, la adopción de hábitos insalubres (tabaquismo, alcoholismo y consumo de drogas). En otras ocasiones también influye el historial clínico del paciente y sus antecedentes (parientes que hayan padecido la misma afección).

Por otra parte, en los tumores cerebrales nunca aparecen bultos externos o sobre la piel que recubre la cabeza. Como los tumores cerebrales alteran a las células cerebrales, el cáncer se desarrolla en el interior de este órgano.

Esta enfermedad nunca daña a las neuronas puesto que estas células del sistema nervioso no experimentan división celular. Por tanto, esta patología afectara a la neuroglía, las células que acompañan, nutren y protegen a las neuronas.

También existen otras alteraciones que pueden ser asociadas a la formación de bultos en esta región corporal.

Lee también: 5 causas de los pinchazos en la cabeza

Bultos a causa de un traumatismo

Bultos en la cabeza a causa de un traumatismo.

 

Si nos caemos o recibimos un golpe en la cabeza es posible que nos duela la zona lesionada. Poco después es posible que se forme un bulto que puede presentar un tamaño variable.

El chichón resulta de la rotura de los vasos sanguíneos en la región donde hemos recibido el golpe. Como la sangre no puede hundirse a tejidos más profundos y se acumula hacia el medio externo en forma de hinchazón.

Por norma general a los pocos días desaparece y el área alterada retorna al estado inicial. Si este chichón provoca otras señales como adormecimiento o pérdida de visión será necesario acudir al médico para comprobar la existencia de daños más graves.

Visita este artículo: 5 remedios naturales efectivos para el dolor de cabeza

Quistes de grasa, bulto sebáceo o lipoma

Se trata de acumulaciones espontáneas de grasa (sebo) y otros desechos en forma de abultamientos sobre la piel. Por tanto, pueden aparecer en cualquier lugar en la superficie de nuestro organismo. Sin embargo, en raras ocasiones son alteraciones malignas y la afección más grave sería el cambio estético de la zona.

Los especialistas han confirmado que suelen ser adquiridos, es decir, el sujeto los desarrolla a lo largo de su vida. En un pequeño porcentaje de los casos los bultos sebáceos aparecen desde el nacimiento de la persona en cuestión.

Bultos en la cabeza.

Por norma general se forman por la obstrucción de las glándulas sebáceas que se localizan en todo el cuerpo (incluyendo el cuero cabelludo). Todavía se desconocen las causas y los factores de riesgo que pueden favorecer tal situación. La grasa que producen estas estructuras es capaz de nutrir y proteger el tejido que forma la piel.

También se puede apreciar distinta consistencia si el bulto crece desde el cráneo (es duro y posee poca movilidad) o desde la zona más próxima al cuero cabelludo (son más blandos y se pueden desplazar ligeramente).

Existen casos clínicos en los que ciertas enfermedades provocan la formación de quistes de grasa (en raras ocasiones). Este es el caso del síndrome de Gorlin, el síndrome de Gardner o la panoquinia congénita.

Siempre consulta a tu médico

Ir al médico

El principal problema de los quistes sebáceos reside en que pueden alcanzar un gran tamaño, suelen ser varios y si no se tratan correctamente tienen tendencia a infectarse. Generalmente se produce un sobrecrecimiento de la flora bacteriana que habita de manera natural en la piel.

Sin embargo, cuando esta situación se vuelve grave o el paciente tiene un sistema inmunitario que no es capaz de funcionar correctamente, es decir, si el paciente presenta inmunodeficiencia, existe un riesgo mayor para la colonización de agentes patógenos oportunistas.

Estos microorganismos aprovechan una situación especial de “defensas bajas” para reproducirse y anidar en el lecho del quiste. En general, se trata de bacterias que se alimentan del sebo y es necesario realizar un tratamiento antibiótico.

  • Moreno Cano, P., Manuel Ruíz, V., & Martín Gordo, O. (2012). Doctor, otra vez los bultos en la cabeza: Quistes tricolémicos. FMC Formacion Medica Continuada En Atencion Primaria. https://doi.org/10.1016/S1134-2072(12)70327-4
  • DMedicina. (2014). ENFERMEDADES: TUMORES CEREBRALES.
  • Knopman, J., & Härtl, R. (2016). Head Trauma. In International Encyclopedia of Public Health. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-803678-5.00181-8
  • Yildiz, H., Hakyemez, B., Koroglu, M., Yesildag, A., & Baykal, B. (2006). Intracranial lipomas: Importance of localization. Neuroradiology. https://doi.org/10.1007/s00234-005-0001-z