Cada cuánto tiempo hay que aplicar el protector solar

Solimar Cedeño · 22 julio, 2018
La fotoprotección de los filtros solares dependerá del tipo de producto que utilices, la frecuencia de aplicación y la actividad que realices bajo el sol.

En el verano nos queremos divertir y desestresar bajo el sol mientras nos damos un chapuzón. Sin embargo, a veces olvidamos la importancia de cuidar nuestra piel en esta época. Te contaremos cada cuánto tiempo debes aplicar el protector solar para mantener tu piel cuidada.

Para mantener tu piel protegida de los rayos UV no solo basta con comprar un buen fotoprotector. Es importante que tomes en cuenta varias cosas al momento de disfrutar un día de playa o piscina. El tiempo de aplicación del protector solar es una de ellas.

¿Cuál es el mejor protector solar para mí?

aplicar el protector solar

Como sabes, los protectores solares se clasifican según su factor de protección solar. Escoger el indicado para ti dependerá de tu tipo de piel o fototipo. Si aún no sabes cuál es el tuyo, fíjate en la escala Fitzpatrick.

Esta escala clasifica a los tipos de piel de acuerdo a su resistencia natural al sol. Existen seis fototipos, donde el primero corresponde a las personas de tez blanca y el sexto a las personas de piel más oscura.

 

Si tu fototipo es 1 deberás escoger un SPF superior o igual a 50. Si tu fototipo es 6, un SPF 15 o 20 bastará. De igual manera, si te expondrás al sol durante mucho tiempo, se recomienda que el protector solar sea de amplio espectro.

Ahora bien, no solo existe el tipo de piel de acuerdo a la resistencia natural a los rayos UV. También existe el tipo de piel de acuerdo a sus características físicas y biológicas.

Otro factor que debes considerar al escoger tu protector solar es tener claro si tienes una piel normal, seca, grasosa o acnéica. No todos los tipos de protectores solares funcionan para todas las personas y partes del cuerpo.

  • Si tu piel es normal, básicamente puedes usar cualquier presentación de protector solar.
  • Si es seca, se recomienda usar protectores solares en crema.
  • Por otra parte, si la piel es grasa o acnéica, los protectores en gel son los mejores para ti.

De igual forma, debes consultar a un dermatólogo para que te guíe de acuerdo a las necesidades de tu piel.

No te lo pierdas: Protector solar: ¿en loción, spray o crema?

¿Aplicar el protector solar indicado para mi tipo de piel bastará para mantenerla protegida?

La respuesta es no. No dejes todo a cargo de tu protector solar. Sin importar si tiene un SPF alto y es de amplio espectro, tu piel de igual forma podría quemarse. La razón de esto es la incorrecta aplicación del producto.

Puedes tener un protector solar con SPF bajo pero, si lo aplicas correctamente, tu piel puede estar tan bien protegida como si usaras uno de SPF alto. La clave está en aplicar el protector solar cada cierto tiempo.

Existen muchos factores que intervienen en la efectividad de tu protector solar. Algunos de ellos son la humedad, sudoración, tiempo de inmersión en el agua o el roce con la ropa, entre otros. De cada uno de ellos dependerá la frecuencia de aplicación del protector solar.

Descubre: 7 remedios caseros para evitar y curar las quemaduras de sol

¿Cada cuánto tiempo debo aplicar el protector solar?

No existe una fórmula mágica para calcular cada cuánto tiempo aplicar tu fotoprotector. Sin embargo, se recomienda aplicar el producto media hora antes de la exposición al sol y a partir de allí, hacerlo cada hora. Esto si no te expones al sol ni a la inmersión durante mucho tiempo.

Si te encanta estar bajo el agua relajándote y tomas baños largos, se recomienda aplicar el protector solar cada veinte minutos. Aunque tu protector solar sea resistente al agua o a prueba de ella, de igual forma debes aplicar el producto luego de baños prolongados.

El contacto con el agua hace que el producto se caiga de tu piel, lo que disminuye su efecto fotoprotector. Cuando sales del agua y te secas con la toalla, aunque lo hagas con cuidado, el producto también se cae. Entonces es sencillo: mientras más te bañes, sudes o seques tu piel, tendrás menor protección.

Si no quieres estar contando los minutos o pierdes la noción del tiempo, mantente atenta a las señales de tu piel. Cuando notes que no se ve o se siente casi el fotoprotector, aplícalo nuevamente. Si tu piel comienza a enrojecerse, aplícalo una vez más.

Recuerda que divertirse bajo el sol y entre las olas o una buena piscina no significa sacrificar la salud de tu piel. Mantenerla protegida debe ser primordial, así que nunca olvides llevar tu protector solar contigo y aplicarlo con frecuencia.