Mortalidad por cáncer en Europa

Aunque los tratamientos son cada vez más eficaces, es fundamental evitar determinadas conductas que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer, como son el consumo de alcohol, el tabaco o el sedentarismo

Según un estudio publicado en Annals of Oncology, en el período 2011-2016 la tasa de mortalidad que puede atribuirse al cáncer descenderá un 8% en hombres y un 3% en mujeres de la Unión Europea.

No obstante, a pesar de que este dato resulta esperanzador, no podemos afirmar que el cáncer esté decreciendo. Lejos de ello, sigue creciendo en términos absolutos.

En resumen, aunque cada vez los tratamientos son más eficaces y logran sanar o paliar la enfermedad, no nos libramos de su nefasta incidencia.

¿Qué dice el estudio?

Manos unidas

En términos generales, este estudio afirma que los casos de mortalidad por cáncer han descendido en los últimos cinco años en Europa. No obstante, al año estas tasas suponen aproximadamente 1 359 500 muertes reconocidas por cáncer en el territorio de la Unión Europea.

Concretamente el artículo al que nos referimos hace un interesante desglose en relación a los fallecimientos según el cáncer.

Los datos que exponen en relación a los fallecimientos de varones son los siguientes:

  • Las muertes por cáncer de pulmón descenderán un 11%.
  • Las de cáncer colorrectal disminuirán un 5%.
  • Las de cáncer de próstata lo harán en un 8%

En el caso de las mujeres, los datos según el tipo de cáncer son los siguientes:

  • La tasa de fallecimientos por cáncer de mama disminuye un 8%.
  • Por cáncer colorrectal fallecen un 7%.
  • Crecen las muertes por cáncer de pulmón un 5%.
  • Aumentan las muertes por cáncer de páncreas un 4%.

Como vemos, no todos los datos son positivos. Asimismo, en este estudio también se examinó la mortalidad por casos de leucemia. En este caso se observa un descenso en toda Europa en cada franja de edad.

Ver también: ¡Una excelente noticia! Estamos cada vez más cerca de detectar el cáncer de mama a través del tacto

De hecho, una excelente noticia es la caída de la mortalidad por leucemia que se produjo en niños y jóvenes de ambos sexos.

Concretamente, en el período de 2009 a 2016, la mortalidad por leucemia descendió un 38% en niños menores de 14 años, un 20% en niñas de esta franja de edad y un 26% en jóvenes de 15 a 44 años.

Asimismo, también se produjo un descenso del 19% en personas de 45 a 69 años.

El cáncer de seno y la autoestima

¿A qué se deben estas mejoras?

Según el estudio, estas mejoras son atribuibles al avance en los tratamientos, a su mayor potencial y capacidad de acción. En otras palabras, la quimioterapia, la inmunoterapia, los trasplantes de células madre, la radioterapia y demás tratamientos cada vez son más eficaces.

No obstante, a pesar de esto, algunos cánceres resultan todavía difíciles de tratar. Además, nos encontramos con que los tratamientos de los que disponemos todavía son muy agresivos.

De hecho, a veces los efectos tóxicos y adversos suponen un gran impedimento. Por concretar algo más sobre estos tratamientos, vamos a ver los efectos secundarios de los más comunes: quimioterapia y radioterapia.

pareja-separándose

Efectos adversos de la quimioterapia

Los efectos adversos de la quimioterapia pueden ser:

  • Alteraciones en el aparato digestivo: falta de apetito, inflamación en la boca, alteraciones del gusto, náuseas, vómitos, diarreas, etc.
  • Alteraciones de la médula ósea: descenso de los glóbulos rojos, de los leucocitos y de las plaquetas.
  • Alteraciones en el cabello, piel y uñas: caídas de cabello, prurito, eritema, sequedad, descamación.
  • Otras alteraciones de tipo neurológico, de tipo cardíaco, de la vejiga, renales, de la sexualidad y de la fertilidad.

Algunos efectos adversos generales y específicos de la radioterapia son:

  • Cansancio (astenia).
  • Reacciones en la piel (epitelitis o radiodermitis).
  • Según la zona, podemos encontrarnos con alopecia, dermatitis, problemas de fertilidad, infecciones por hongos, náuseas, vómitos, etc.

Mujer con cara de tristeza

Causas del cáncer

Si bien no conocemos cuáles son las causas específicas que provocan cáncer, sí sabemos que determinadas conductas pueden aumentar el riesgo de padecerlo. Por ejemplo:

  • Exponernos a carcinógenos potenciales como el tabaco, el alcohol, la dieta rica en grasas saturadas, las exposiciones indiscriminadas al sol, la contaminación, etc.
  • El estrés y las estrategias de afrontamiento afectan directamente al medio interno e influyen en la progresión del cáncer.

Te recomendamos leer: 10 efectos negativos del estrés en tu salud que no debes olvidar

En este sentido, una manera de prevenirlo es modificar nuestro estilo de vida y dejar a un lado el tabaco, la mala dieta, el sedentarismo, el consumo excesivo de alcohol, etc.

Asimismo, en pro de nuestra salud resulta adecuado aumentar el consumo de legumbres, vegetales y alimentos ricos en fibra y vitaminas A y C.

No nos olvidemos de esto, ¡toda precaución es poca para librarnos de esta terrible enfermedad!