El café, el laxante perfecto para las mañanas

Para poder aprovechar los efectos laxantes del café conviene que lo tomemos solo, sin leche ni endulzantes. Bastará con una taza pequeña para obtener sus beneficios

En nuestro espacio hemos hablado muy a menudo de los grandes beneficios de esta bebida. El café es un buen estimulante, optimiza la salud del hígado y, además, nos aporta un adecuado nivel de antioxidantes.

Nos encanta el café pero, en ocasiones, lo consumimos con algunas dudas temiendo que nos suba la tensión, o que nos impida tener un buen tránsito intestinal.

Como sabes, el desayuno es siempre un momento muy apropiado para combatir el estreñimiento, y por ello es necesario que incluyamos en él una buena cantidad de fibra, frutas y cereales.

¿Sabías que el café es además un gran laxante? Te invitamos a conocer toda la información en el siguiente artículo.

El café favorece el tránsito intestinal

Un hecho muy común entre la población es que cuando sufren estreñimiento dejan de consumir café. Muchos piensan que inflama el intestino y que su acidez impide ese tránsito que necesitamos para poder ir al baño con regularidad.

No es así. El café es un buen laxante del que no deberíamos prescindir durante el estreñimiento. Todos sabemos que es diurético, que nos despeja y que favorece nuestras digestiones, así que, ¿por qué prescindir de él cuando sentimos el malestar ocasionado por este problema?

Conoce lo que 3 tazas al día pueden hacer por tu hígado

Te explicamos por qué razones el café se alza como ese laxante al que no deberíamos renunciar:

  • Su secreto para facilitar el tránsito intestinal está en la propia cafeína. Todas aquellas personas que son más sensibles al problema del estreñimiento deberían tomar regularmente café por las mañanas.
  • El café favorece las contracciones musculares en el intestino grueso. Su efecto es el mismo que cuando acabamos de comer al mediodía y el organismo procede a estimular el tránsito intestinal.
  • William DePaolo es profesor de microbiología e inmunología molecular en la Facultad de Medicina de Keck en Los Ángeles (Estados Unidos). Según sus propias investigaciones, el consumo regular de café estimula la producción de ácidos biliares.
  • Si la bilis llega a los intestinos de forma adecuada, todo ello será beneficioso para la salud de estos, tratando de forma efectiva el estreñimiento.
  • Puede que te estés preguntando qué tipo de café es el mejor para tener este efecto laxante. En este caso se recomienda el café normal, no el descafeinado.

¿Café solo o con leche? ¿De qué forma nos ayuda a combatir el estreñimiento?

Café con leche

Esta es la duda de siempre: Saber si es adecuado combinar el café con algún endulzante o si deberíamos o no añadirle leche. La realidad es sencilla: con moderación y equilibrio todo es saludable.

  • Incluir un poco de leche tibia en nuestro café no nos causa ningún daño. Si no eres intolerante a la lactosa puede ayudarte a favorecer el tránsito intestinal. Las bebidas calientes por las mañanas nos ayudan mucho.
  • Sabemos que para mucha gente incluir azúcar en el café es algo esencial. No obstante, somos conscientes de que no es demasiado saludable. Una forma muy adecuada de aromatizar el café es, por ejemplo, añadirle un poco de canela, muy efectiva también para tratar el estreñimiento y el colon irritable.

¿Quieres leer más? Conoce como dar fin al estreñimiento

Desayunos para combatir el estreñimiento donde incluir el café

Cafe

Opción 1

  • Una taza pequeña de café (100 ml).
  • Una rebanada de pan de centeno con un poco de aceite de oliva.
  • Dos higos con un poco de yogur griego.

Opción 2

  • Una tortilla con espárragos.
  • Un zumo natural de naranja con pulpa.
  • Una taza pequeña de café con canela.

Opción 3

  • Una taza pequeña de café con leche.
  • Un tazón de avena con un kiwi a trocitos.
  • Mermelada natural de ciruelas.
Tomar café

Opción 4

  • Media papaya a trocitos con yogur blanco, miel y nueces.
  • Una taza pequeña de café.

Opción 5

  • Una tostada de pan de centeno con mermelada de ciruela.
  • Un huevo duro cortado a laminitas con unos tomatitos cherry.
  • Una taza pequeña de café.

Opción 6

  • Una infusión de semillas de lino.
  • Un sándwich de pan de avena con rúcula y pechuga de pavo.
  • Una taza pequeña de café.

El café es ese recurso placentero y saludable que no debería faltar en las primeras horas del día.

  • Fonseca-García, L., Calderón-Jaimes, L. S., & Rivera, M. E. (2014). Capacidad antioxidante y contenido de fenoles totales en café y subproductos del café producido y comercializado en norte de Santander (Colombia). Vitae. https://doi.org/0121-4004
  • Puerta, G. (2011). Composición química de una taza de café. Avances Técnicos Cenicafé. https://doi.org/10.1186/1479-5876-11-142