¿Por qué el café con leche y bollería es un desayuno perjudicial?

Elena Martínez 16 mayo, 2016
Si no queremos renunciar al café con leche en nuestro desayuno es conveniente que optemos por una variedad ecológica y no torrefacta, acompañada de leche vegetal y endulzada con miel

En muchos países tomar un café con leche y una pieza de bollería como desayuno es algo muy habitual. Si preguntáramos a quienes lo toman, es posible que ya sepan que no es la opción más saludable del mundo.

No obstante, ¿saben que en realidad es bastante perjudicial?

En este artículo te explicamos por qué y te ofrecemos algunas alternativas mucho más sanas. 

El café

Café

¿El café es bueno o malo para la salud?

Los nutricionistas no se ponen de acuerdo, ya que mientras algunos destacan sus excelentes propiedades antioxidantes otros lo critican por ser un estimulante que acidifica el organismo y afecta al funcionamiento del hígado.

Podríamos decir, no obstante, que también es fundamental la cantidad de tomamos.

El café que consumimos de manera habitual no es un alimento muy saludable. No obstante, podemos convertirlo en un alimento medicinal si elegimos un café ecológico y no torrefacto, siempre consumido con moderación.

De este modo, podremos mantener el café como parte del desayuno sin ningún remordimiento.

Te recomendamos leer: 5 propiedades del café que desconocías

La leche

leche vegana

La leche es otro de los objetos de debate entre nutricionistas. No obstante, lo cierto es que hay muchas personas que no digieren bien la lactosa de la leche, ya que después de tomarla se sienten hinchadas o con pesadez.

Esto, sumado al café, suele producir malestar digestivo a muchas personas que, sin embargo, no quieren renunciar a su café con leche diario.

Nuestra alternativa saludable consiste en elegir una bebida vegetal que nos guste tanto por su sabor como por sus propiedades.

Una de las más saludables es la leche de coco, pero también podemos elegir la de avena, la de arroz, la de almendra, la de avellana, etc. Cada vez encontramos más variedad y, además, también las podemos elaborar en casa de manera sencilla.

No recomendamos la leche de soja, la cual también puede causar molestias digestivas, además de otros problemas de salud.

El azúcar y la sacarina

Ni el azúcar blanco ni los edulcorantes deberían formar parte de nuestra alimentación.

No solamente porque son perjudiciales para la salud, sino porque también tenemos alternativas mucho más saludables, como la miel de abeja, la panela, las melazas de frutas y de cereales, etc.

El azúcar blanco acidifica el organismo y causa una desmineralización progresiva, que puede ser causante de la caries, la osteoporosis y otras patologías relacionadas con el déficit de minerales.

La bollería

bollería (2)

Los productos de bollería son una combinación de harinas refinadas, azúcar, grasas hidrogenadas y aditivos.

Es cierto que hay excepciones, de lugares en los que los elaboran con ingredientes naturales y de manera artesanal o, mejor todavía, los que nos podemos preparar en casa.

En ese caso podemos hacer con harinas integrales de diferentes cereales, huevos ecológicos, aceite de oliva o de coco de calidad, panela o miel de abeja, frutas, frutos secos, etc.

Este cambio convertirá nuestro desayuno en una comida nutritiva, saciante y mucho más beneficiosa para la salud de nuestro hígado, de nuestros riñones y de nuestro intestino.

Ver también: Los 5 errores más comunes al utilizar aceite de oliva

¿Existe el desayuno perfecto?

Ya hemos convertido nuestro desayuno poco saludable en uno mucho más beneficioso, al elegir:

  • Café ecológico y no torrefacto con bebida vegetal y miel de abeja
  • Tostadas de pan de cereales con aguacate y aceite de oliva

¿Es un desayuno perfecto? Sin duda, es un desayuno muy saludable, pero la perfección dependerá de que aportemos a nuestro cuerpo lo que necesita.

Debemos tener en cuenta la edad, los horarios, el estilo de vida, el nivel de esfuerzo y otras variables a la hora de encontrar la opción más adecuado para nuestro caso. No obstante, nuestro desayuno debería incluir lo siguiente:

  • Una pieza de fruta fresca y de temporada: Piña, papaya, manzana, pera, ciruelas, aguacate, etc.
  • Una porción de proteína: Frutos secos, semillas, aguacate, queso, atún, huevo, embutido de pavo, hummus, cacao, etc.
  • Una ración de cereales: Tostadas o bocadillo de cereales integrales, avena, bebida vegetal, etc.
  • Grasas saludables: Aceite de coco, aguacate, lácteos, frutos secos, aceite de oliva, mantequilla o ghee, etc.

También podemos optar por uno de los famosos y deliciosos batidos verdes, que nos permiten incluir todos estos ingredientes en la batidora.

Asimismo, podemos añadir otros superalimentos como la espirulina, la maca, la levadura de cerveza, el jengibre, la canela, el polen, el germen de trigo, el cáñamo, etc.

Te puede gustar