Calambres musculares: aprende a tratarlos desde casa

24 junio, 2018
Los calambres musculares pueden resultar muy dolorosos y durar varios minutos. Se pueden presentar en diferentes zonas e incluso aparecer en estado de reposo o cuando estamos durmiendo.

El calambre muscular es un espasmo o contracción involuntaria de los músculos, normalmente muy doloroso, que puede durar entre algunos segundos hasta varios minutos. El calambre puede afectar uno o más músculos a la vez. 

Cualquier músculo puede presentar esas contracciones. Los más comunes son: pantorrillas, músculos anteriores y posteriores del muslo, pies, manos, cuello y abdomen.

En este artículo te hablaremos más acerca de los calambres, sus causas, síntomas, prevención y algunos consejos que te serán muy útiles.

Causas de los calambres

la causa básica del calambre es una hiperexcitación de los nervios que estimulan los músculos. Esta puede ser causada por:

  • Actividad física vigorosa (el calambre puede ocurrir durante o después del esfuerzo físico).
  • Deshidratación (importante causa en longevos y en quienes usan diuréticos).
  • Embarazo (por lo general, los calambres son causados por bajos niveles de magnesio).
  • Trastornos hidroelectrolíticos, principalmente depleción de calcio y magnesio.
  • Fractura ósea (como autoprotección, los músculos alrededor de la lesión se contraen involuntariamente).
  • Alteraciones metabólicas como diabetes, hipotiroidismo, alcoholismo e hipoglucemia.
  • Enfermedades neurológicas, como párkinson, enfermedades de la neurona motora o enfermedades primarias de los músculos (miopatías).
  • Insuficiencia venosa y várices en las piernas.
  • Largos periodos de inactividad (quedarse sentado en posición inadecuada, por ejemplo).

Ver también: Trucos caseros para una relajación muscular

Prevención de los calambres

Para evitar los calambres debemos realizar una buena sesión de estiramiento antes y después de hacer ejercicio. Esto es fundamental en el caso de los sedentarios. También es importante una buena hidratación antes, durante y después del esfuerzo físico, y evitar ejercicios en días muy calurosos.

Muchas personas que presentan calambres nocturnos, principalmente en los miembros inferiores (pantorrilla y pies). En general, estas personas presentan el llamado calambre nocturno idiopático. Son personas normalmente con un historial familiar de calambres, en los cuales no se consiguen detectar ningún tipo de alteración que justifique el cuadro.

Para estas personas, se recomienda un programa de estiramiento 15 minutos antes de dormir, así como dar preferencia a alimentos ricos en calcio y magnesio, mantener una buena hidratación a lo largo del día y evitar el sedentarismo.

Consejos prácticos frente a los calambres

El estiramiento es el mejor método para prevenir calambres, principalmente cuando estos ocurren en las piernas. Es importante destacar que no nos proporcionará resultados de un día para otro. Son necesarias, por lo menos, algunas semanas con estiramientos diarios para que el músculo tenga más resistencia a las contracciones involuntarias.

Hidratarse adecuadamente y estiramientos frecuentes resuelven los problemas de la mayoría de las personas que padecen calambres idiopáticos. El mejor modo de controlar el grado de hidratación del cuerpo es a través del color de la orina. Las personas deshidratadas presentan una orina muy amarilla y normalmente de olor fuerte, mientras que un cuerpo hidratado produce una orina clara y sin olor.

Remedios naturales y consejos para tratar los calambres

Potasio

Tener unos buenos niveles de potasio ayudan a prevenir los calambres. Alimentos como el kiwi y el plátano son ricos en esta vitamina. Serán un excelente remedio para prevenirlos y, en caso de padecerlos, tener una mejor recuperación.

¿Qué debes hacer?

  • Comer un banano antes de ir hacer ejercicio es una buena opción.
  • Tomar un batido de banano.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un excelente remedio para el dolor muscular, ya que ayuda en la circulación y es tonificante. Se puede aplicar externamente.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de vinagre de manzana (30 ml)

Modo de empleo

  • Aplicamos sobre la zona que presente los constantes calambres, basta con hacer leves masajes y dejar secar.

Lee también: Prueba estos remedios naturales para aliviar los dolores musculares

Árnica

Las flores de árnica son utilizadas para tratar golpes, dolores artríticos y rigidez de los movimientos; se puede preparar una infusión con estas y aplicar paños embebidos sobre la zona afectada por el calambre.

Ingredientes

  • 1 cucharada de flores de árnica (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Ponemos 1 taza de agua en un recipiente y agregamos las flores de árnica.
  • Esperamos hasta que hierva y apagamos, dejamos reposar 5 a 7 minutos, vertemos a una taza e ingerimos. 
  • Otra opción es poner paños húmedos con esta infusión.

Prueba los masajes

Frotar la zona afectada con movimientos circulares brinda alivio. También podemos recurrir a las pomadas o ungüentos antiinflamatorios y analgésicos que utilizan los atletas. Estos ayudan a disminuir el dolor y relajar la zona, activan la circulación, refrescan y calman.

Modo de empleo

  • Aplicar sobre la zona afectada, haciendo leves masajes circulares.
Te puede gustar