Calambres: ¿Por qué se producen y cómo tratarlos naturalmente?

Para evitar los calambres debemos consumir alimentos ricos en calcio y magnesio. Además existen infusiones que pueden acabar con estos molestos espasmos

Estamos caminando y, de repente, un “tirón” no nos deja continuar. Mientras dormimos, nos despertamos por un “latigazo” en la pierna. Los calambres son contracciones musculares involuntarias que pueden deberse a diferentes motivos. Lo bueno es que existen remedios o técnicas para que no modifiquen tu vida cotidiana y, sobre todo, no te duelan. Aprende de los calambres: qué, por qué, cómo y mucho más en este artículo.

¿Por qué se producen los calambres?

Son muchas las causas por las cuales una persona puede sufrir un calambre que, como decíamos antes, es un movimiento del músculo que no podemos controlar. Las más frecuentes son:

  • Pérdida en exceso de líquidos o sales minerales en ese miembro.
  • Falta de irrigación sanguínea en la zona por insuficiencia de oxígeno.
  • Esfuerzos prolongados.
  • Acumulación de ácido láctico (frecuente en los deportistas).
  • Movimientos bruscos, repentinos o fuertes con los músculos en frío.
  • Contacto con agua fría de forma brusca.
  • Alcoholismo.
  • Sobrepeso.
  • Ingesta de ciertos medicamentos.
  • Insuficiencia renal.
  • Fatiga muscular.
  • Embarazo.
  • Problemas metabólicos.
  • Deficiencias en los niveles de calcio y magnesio en el cuerpo.
  • Falta de vitaminas.
  • Postura inadecuada al dormir.
  • Posición incorrecta para trabajar o estudiar.
  • Tensión emocional o ansiedad.
  • Poco movimiento de los músculos.

En el caso de un calambre estomacal, aparece porque la sangre se “va” directa a esa zona para poder hacer la digestión. Si en vez de quedarnos tranquilos empezamos a andar de aquí para allá, hacemos deporte o nos metemos en la piscina, el estómago se resentirá y, como consecuencia, causará esos espasmos.

Otro de los lugares críticos para los calambres son las manos y las muñecas, debido a problemas en la circulación de la sangre o al llamado “síndrome del túnel carpiano” o “mal de la secretaria” que afecta a las personas que usan demasiado el teclado o el ratón.

La zona típica donde aparecen los calambres son las piernas y en ese caso se deben a todas las causas nombradas anteriormente.

Calambre

Los síntomas de los calambres son dos, muy bien diferenciados. El primero es dolor local en el área afectada y el segundo es una sensación de “tirón” o “latigazo”, que posteriormente se convierte en hormigueo.

Tips para evitar y reducir calambres

En el momento en que estamos sufriendo un calambre, lo mejor que podemos hacer es estirar de a poco el área afectada para aliviar el dolor y relajar el músculo acalambrado.

La fisioterapia, los masajes o dormir sin almohada son excelentes opciones para evitar calambres en el cuello u hombros. También puede ayudar la práctica de ciertas disciplinas, como el yoga o el taichí, para los calambres en general. No dudes en realizar actividad física media hora al día para que la sangre pueda oxigenar los músculos y tejidos, así como también repararlos y nutrirlos como corresponde.

Si se te acalambran mucho las piernas, cada vez que llegues a casa elévalas con un cojín o apoyándolas en la pared. También puedes dormir con varios cojines a la altura de los talones, aplicar agua calienta o la almohadilla eléctrica, etc.

La alimentación es muy importante para evitar calambres. Incluye en tu dieta aquellos alimentos que sean ricos en calcio como las naranjas, las almendras, el brócoli, los vegetales de hoja verde, la leche de soja o los lácteos, y otros que te aporten mucho magnesio como, por ejemplo, las nueces, los cereales integrales, el cacao, las judías, las algas y la harina de soja. Come un plátano al día y no dejes de lado la hidratación. Si haces mucho deporte, considera beber agua o bebidas isotónicas para evitar la deshidratación y estira bien cada vez que hagas ejercicio.

Calambres piernas

Otras recomendaciones:

  • Bebe mucho líquido durante todo el día.
  • Lleva ropa holgada, sobre todo pantalones y calcetines.
  • Toma un baño de agua tibia antes de dormir.
  • Practica diversas técnicas de relajación.
  • Realiza ejercicios que te ayuden a fortalecer los tobillos.
  • Ponte de puntillas cuando caminas (sin tacones).
  • Duerme boca abajo con las piernas extendidas y las pantorrillas dobladas.
  • Consume diuréticos naturales.
  • Envuelve la zona afectada en una venda elástica no demasiado ajustada.

Remedios naturales para los calambres

Presta atención a las siguientes recetas para los calambres, todas naturales y caseras, con muy buenos resultados:

Remedio para calambres N° 1.

Gingko-Biloba

Ingredientes

Cómo prepararlo

Pon a hervir ambos durante 10 minutos, retira, deja infusionar, cuela y bebe a diario.

Remedio para calambres N° 2.

Ingredientes

  • Aceite esencial de romero (también puede ser de pino o eucalipto)
  • Aceite de oliva

Cómo prepararlo

Mezcla ambos aceites en partes iguales (con unas gotas bastará) y calienta entre las manos. Luego aplica en la zona afectada por el calambre, para que el calor y las propiedades de los aceites ayuden a calmar el dolor.

Remedio para calambres N° 3.

Miel

Ingredientes

  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1 taza de agua caliente

Cómo prepararlo

Mezcla todo y bebe de inmediato (sin quemarte), para que el calcio se distribuya de manera equilibrada por todo el cuerpo.

Remedio para calambres N° 4.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de semillas de mostaza
  • 1 litro de agua

Cómo prepararlo

Hierve todo durante 10 minutos. Llena la tina del baño y vierte la mezcla anterior. Date un baño de inmersión hasta que el agua se enfríe.

Remedio para calambres N° 5.

canela y laurel

Ingredientes

  • 1 puñado de hojas de laurel
  • 1 pizca de canela
  • 1 taza de agua

Cómo prepararlo

Prepara un té con todos los ingredientes, cuela y bebe tibio. Repite a diario durante una semana.

Te puede gustar