Calcitonina: qué es y cómo actúa

María José · 15 enero, 2018
La calcitonina es una hormona con funciones opuestas a las de la parathormona, puesto que disminuye la concentración plasmática de calcio y fósforo.

La calcitonina es una hormona sintetizada y liberada por las células C (células parafoliculares) del tiroides. Su función principal es la regulación del metabolismo del calcio y del fósforo, respondiendo a variaciones de estos en sangre. Sus efectos son opuestos a los de la parathormona (PTH) en la regulación de estos iones.

Glándula tiroides

El tiroides es una glándula endocrina de localización cervical, formada por dos lóbulos que le confieren aspecto de mariposa. Está constituida por dos tipos de células fundamentales: las células foliculares y las células parafoliculares.

  • Células foliculares. Las más abundantes, son las encargadas de la síntesis de hormonas tiroideas. 
  • Células parafoliculares. Más grandes y menos abundantes, son las encargadas de la síntesis de calcitonina.

Visita este artículo: Anatomía de la tiroides

Calcio y fósforo en el organismo

Calcio

Calcio

En condiciones normales, los niveles de calcio se mantienen estrictamente regulados en torno a 9.4 mg/dL o 2.4 mmol/L. Este control tan estricto es necesario dada la importancia del calcio en el organismo. Del total del calcio del organismo:

  • El 1% se encuentra en el interior de las células.
  • Un pequeño 0.1% se encuentra formando el líquido extracelular.
  • El 98.9% restante se encuentra formando los huesos.

Dentro del organismo, el calcio iónico tiene múltiples funciones, entre las que destacan:

  • Ser responsable de la contracción de todos los tipos de músculos (estriado, liso y cardíaco).
  • Permitir la transmisión del impulso eléctrico entre las neuronas.
  • Actuar como amortiguador iónico, permitiendo el intercambio de iones de calcio entre las sales intercambiables de los huesos y el plasma. De este modo, si se produce un aumento de las concentraciones de calcio en sangre que pudieran llegar a ser patológicas, los iones “que sobran” son captados por los huesos.

En la formación y reparación de los huesos no interviene el calcio en forma iónica. La osteogénesis es posible gracias a las sales de calcio.

Fósforo

El fosfato inorgánico en el organismo se mantiene también estrictamente regulado. Al poder estar presente en sus dos formas iónicas, ambas se encuentran sometidas a este control, de tal modo que cuando la concentración de fosfato inorgánico aumenta o disminuye, lo mismo hacen ambas formas. Del total del fósforo presente en el organismo:

  • Un 85% del fosfato se encuentra formando parte de los huesos.
  • Un 14% se encuentra en el interior de las células
  • Menos del 1% se encuentra formando parte del líquido extracelular.

Papel de la calcitonina

Fisiología del intestino grueso

Del calcio ingerido cada día, parte es absorbido a nivel intestinal gracias a la acción de la vitamina D. Se debe a que actúa a modo de hormona, aumentando la presencia en el intestino de una proteína llamada calbindina. Esta es una proteína fijadora de calcio, localizada en el extremo luminal de los enterocitos. La absorción del fosfato ocurre de una manera similar.

La parte no absorbida en el intestino, que es casi el 90% del calcio ingerido, es eliminada en las heces. La parte absorbida atraviesa las células intestinales y pasa a la circulación. Esto supone un aumento en las concentraciones plasmáticas de ambos iones, siendo el principal estímulo para la liberación de calcitonina.

La calcitonina liberada por las células C del tiroides tiende a reducir las concentraciones plasmáticas de ambos iones. Así, reduce la actividad de los osteoclastos, las células que “destruyen” el hueso. Esto es importante debido a que esta actividad destructora acarrea una mayor liberación de calcio en la sangre. Pero no sólo eso. Además, favorece el depósito del calcio en los huesos en forma de sales intercambiables.

Te recomendamos leer: Calcio: propiedades, funciones y fuentes

Hipercalcemia

Es un trastorno que consiste en el aumento de la concentración de calcio por encima de 10.5 mg/dL. En líneas generales, deprime la actividad del sistema nervioso y de los músculos, lo que se traduce en:

  • Arritmias cardiacas, hipertensión y calcificación de las válvulas, entre otros problemas cardiovasculares.
  • Náuseas y vómitos, estreñimiento, úlceras pépticas… Entre otros problemas gastrointestinales.

Hipocalcemia

Efectos de la adiponectina sobre los vasos sanguíneos

Es la disminución de la concentración plasmática de calcio a niveles inferiores a los normales. Cuando esto ocurre, el sistema nervioso se vuelve mucho más excitable, pudiendo producirse descargas de manera espontánea.

El mayor riesgo es que se produzca tetania muscular, es decir, una contracción espasmódica y mantenida. Además, puede acompañarse de calambres, convulsiones y espasmos.