Cálculo de la glándula salival

La aparición de cálculos en las glándulas salivales es consecuencia de una acumulación excesiva de ciertos minerales que se cristalizan formando dichos cálculos.

El cálculo de la glándula salival recibe el nombre de sialolito. Cuando se forma un cálculo de la glándula salival, se forma un pequeño cristal a partir de los minerales que contiene la saliva.

Por tanto, se acumulan estas formaciones en los finos tubos que alcanzan la cavidad bucal. A través de ellos fluye la saliva constantemente, aunque varía su cantidad a lo largo del día.

Por otra parte, poseemos tres pares de glándulas salivares principales (existen otras glándulas menores). Podemos citar las parótidas (tras las orejas), las sublinguales (por debajo de la lengua) y las submandibulares (próximas al maxilar inferior). Por norma general, las glándulas submandibulares son las más afectadas por esta molestia.

Asimismo, ellas se encargan de producir la saliva, un líquido transparente y viscoso. Gracias a ella, podemos masticar y tragar los alimentos de manera más fácil. También su composición incluye enzimas (una clase de proteínas) que comienzan a digerir ciertos nutrientes, como los glúcidos.

Síntomas del cálculo de la glándula salival

Qué produce la garganta y boca secas

Las señales o signos más frecuentes que se relacionan con esta alteración son los siguientes:

  • Boca seca (xerostomía). Como las vías que conectan las glándulas con la cavidad bucal se encuentran obstruidas, la saliva no puede fluir hasta ella. Por tanto, se disminuye la cantidad de este líquido presente en la boca.
  • Dolor intenso e hinchazón de la boca. Esta molestia se puede irradiar a las zonas más cercanas de la región facial y al cuello. Las glándulas continúan produciendo saliva pero como no puede desplazarse, se acumula en esta región. Esto produce el dolor intenso y la inflamación de este área.
  • Dificultades para abrir y cerrar la boca. Esto incluye actividades como hablar, masticar, comer, beber, etc. y en ellas se intensifican los síntomas mencionados.

Ver también: Garganta y boca secas: ¿cómo evitarlas?

Causas del cálculo de la glándula salival

Los saliolitis aparecen ante la acumulación excesiva de ciertas sustancias químicas como el calcio. Se desconoce la causa exacta de la acumulación de esos elementos pero existen ciertos factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad:

  • Estado de deshidratación. La boca se reseca por la falta de saliva, ya que su mayor componente es el agua. Como el disolvente disminuye, es más fácil que precipiten las sales que encontramos dentro de la saliva.
  • Alteraciones en la presión arterial.
  • Higiene bucal inadecuada. Si no cuidamos nuestra boca, numerosos microorganismos pueden provocar una infección en nuestra cavidad bucal.

Diagnóstico del cálculo de la glándula salival

Diagnóstico del cálculo de la glándula salival

El equipo médico correspondiente puede llevar a cabo una serie de exámenes a fin de determinar si hay una acumulación de cálculos:

  • Ecografía. El médico obtiene una imagen de la región afectada en la que se pueden identificar los cálculos. Por norma general pueden tener hasta varios milímetros de largo. De esta manera se pueden descartar otras alteraciones como abscesos o tumores.
  • Tomografía Axial Computarizada o TAC.
  • Rayos X. Se pueden utilizar ciertos elementos químicos. contrastes, para distinguir mejor en la radiografía los conductos salivares.
  • Imagen por Resonancia Magnética o IRM.
  • Biopsia. Se extrae con unas pinzas finas una pequeña cantidad de tejido del área correspondiente. Asimismo, se analiza esa muestra en laboratorio.

Te recomendamos leer: Una biopsia líquida permitirá detectar tumores cerebrales

Tratamiento del cálculo de la glándula salival

El objetivo final del tratamiento será eliminar el saliolito o cálculo de la glándula salival. Para ello, se pueden seguir distintas recomendaciones:

  • Masajear la glándula con calor para expulsar el obstáculo fuera del fino tubo.
  • Se pueden emitir ultrasonidos hacia la glándula para fragmentar el sialolito y así expulsarlo más fácilmente.
  • Sialoendoscopia. En ella se utilizan pequeños cables con cámaras en el extremo que permiten visualizar y tratar el cálculo.
  • Se puede llevar a cabo una intervención quirúrgica en los casos más graves en los que no se ha conseguido eliminar esa formación. También puede recomendarse la extirpación de la glándula afectada si el paciente ya ha sufrido este trastorno en el pasado.

Prevención del cálculo de la glándula salival

tomar agua

A través de la realización de unos hábitos sencillos podemos disminuir en gran medida el riesgo a padecer esta alteración. Por ejemplo, consumir abundantes líquidos y mantener una buena higiene bucal. Por otra parte, algunos alimentos como los limones, los caramelos sin azúcar y los bombones estimulan la producción de saliva que funciona como una prevención natural.

Categorías: Enfermedades Etiquetas:
Te puede gustar