Cálculos en la vejiga: 5 datos que necesitas conocer

Los cálculos en la vejiga son bastante menos conocidos que los renales. Pese a ello, es una afección bastante común entre hombres mayores de 50 años. Su aparición suele estar condicionada por el padecimiento de otras enfermedades.

¿Has oído hablar alguna vez de cálculos en la vejiga? Sí, en la vejiga. Claro, quizás te suene haber escuchado hablar de cálculos, pero en los riñones. En efecto, estos son los más conocidos. Nadie que los haya sufrido, al intentar expulsar uno de su organismo, olvidará la intensidad de ese dolor.

Menos conocido es, sin embargo, que esas pequeñas piedras podrían formarse, también a partir de la orina, en la vejiga. Quizás ello se deba a que, por lo general, esta afección no suele presentar una sintomatología tan clara como sí los cálculos renales.

A veces, sucede que un cálculo irrita la pared de la propia vejiga o interfiere el flujo normal de la orina. Entonces, se desencadenan una serie de cambios que podrían llegar a afectar gravemente nuestra calidad de vida.

En este artículo, te contamos por qué se forman los cálculos vesicales, sus síntomas más frecuentes, así como la manera de tratarlos y de prevenirlos. Sirva de adelanto que esta afección suele ser más habitual en hombres que superan los 50 años.

1. Por qué se forman cálculos en la vejiga

Las piedras o cálculos de la vejiga reciben también el nombre de cálculos vesicales o cistolitos. Se forman por la acumulación de ciertos minerales. Cuando la vejiga no se vacía del todo, esos fragmentos imperceptibles suelen terminar por adherirse a la pared de esta.

Esa pequeñísima cantidad de líquido que no se evacua podría ir cristalizándose con el tiempo. Así, estos cálculos que pueden empezar siendo pequeños, podrían quedar pegados a la pared no solo de de la vejiga, sino del uréter.

Por lo general, los cálculos en la vejiga no dan noticias de sí mismos hasta que son grandes. En algunos casos, pueden llegarse a desarrollar un grupo de piedras que, sumadas, podrían  ser de un tamaño considerable. Cabe decir que, en general, las piedras que se forman en la vejiga suelen ser más grandes que las renales. Esto ocurre debido a que disponen de más espacio para desarrollarse.

Descubre también las 6 bebidas con las que aliviar el dolor en los riñones.

2. Trastornos de salud asociados a la formación de cálculos en la vejiga

Como hemos señalado, los pacientes que sufren este tipo de afección retienen una pequeña cantidad de orina. La acumulación de los minerales a que esta retención da lugar suele cristalizarse en la gran mayoría de los casos. Esta es, pues, la razón principal por la que se forman los cálculos en la vejiga.

Aun así, cabría preguntarse por qué la orina no se evacua del todo. He aquí algunas de las posibles causas de este problema:

  • Agrandamiento de la próstata. Esta es la causa más común, por ser algo muy extendido en hombres mayores de 50 años.
  • Inflamación. La vejiga puede inflamarse a causa de alguna enfermedad asociada. Normalmente, ese problema de salud de base hace que la orina no pueda eliminarse del todo.
  • Cálculos renales. En muchos casos, los cálculos renales descienden por los uréteres hasta la vejiga. Los de tamaño considerable, al tener más dificultades para salir al exterior con la orina, suelen quedarse en ella.
  • Debilidad de las paredes de la vejiga. Aunque en menor medida que en los hombres, a las mujeres también les afecta este padecimiento. Suele estar asociado a la debilidad de las paredes de la vejiga. Esto es algo característico del deterioro del organismo, propio del proceso de envejecimiento. En los casos más severos, la vejiga se descuelga hasta la altura de la vagina. Como es lógico, ello podría provocar interrupciones en el flujo de la orina.

3. Sus síntomas más frecuentes

Vejiga

 

  • La micción suele ser irregular. Ocurre cuando la evacuación de orina se interrumpe independientemente de la voluntad del paciente.
  • En el caso de los hombres, es común experimentar cierto dolor en el vientre y en el pene.
  • La molestia es intensa a la hora de ir al baño. Sin embargo, en el día a día muchos pacientes notan cierta presión en el área del estómago.
  • La orina suele ser oscura debido a la presencia de sangre.
  • La mayoría de los casos presentan fiebre. Ello sucede precisamente a causa de la infección que la retención de sustancias de desecho suele traer consigo.

Conviene insistir, no obstante, en que los problemas de próstata es la causa más frecuente de los cálculos en la vejiga en hombres. Quizás ello tenga que ver con el hecho de sea ese sector de la población el que experimente la mayoría de los síntomas asociados a esta enfermedad.

¿Te interesa conocer más acerca de los dolores que podrían presentarse en estas mismas zonas del cuerpo? Entonces, te recomendamos leer: Cuando estar sentados se vuelve insoportable.

4. Cómo se tratan los cálculos vesicales

A partir de las pruebas diagnósticas practicadas, los médicos decidirán qué estrategia es la más adecuada. Entre las más comunes, se encuentra la cistolitolapaxia.

Se trata de un procedimiento mediante el cual los especialistas introducen por la uretra y hasta la vejiga, un pequeño catéter con una cámara. Una vez ahí, se procede por medio de ultrasonidos a la rotura de los cálculos en trozos más pequeños para que puedan ser eliminados mediante la orina.

5. ¿Se pueden prevenir los cálculos en la vejiga de forma natural?

El problema de los cálculos vesicales es que aparecen, como se dijo antes, a causa de otros padecimientos. Por tanto, es casi imposible evitar al 100% esta afección. Sin embargo, podríamos llevar a cabo estrategias cotidianas para prevenir la aparición de este problema de salud.

He aquí algunos consejos que podrías comenzar a poner en práctica ya: Bebe, pues,

  • abundante agua
  • zumo de limón
  • infusión de diente de león
  • jugo de granadas
  • apio
  • suplementos alimentarios ricos en magnesio
  • infusión de cola de caballo
7 increibles beneficios del jugo de granada

No queremos terminar sin antes recordarte la necesidad de consultar con tu médico cualquier molestia que experimentes al ir al baño. No dejes para mañana atender el dolor que sientas hoy.

  • Goic G., A. (1990). Semiología Médica. Santiago de Chile: Mediterráneo.
  • Marickar, Y. M.; Nair, N., et al. (2009). "Retrieval methods for urinary stones", Urol Res., 37 (6): 369-376.
  • Rivas, R. G. (2002). Anatomía Humana. Bogotá: Universidad Cooperativa de Colombia.
  • Surós-Batlló, J., y Surós-Forns, J. (2001). Semiología médica y técnicas exploratorias. Madrid: Elsevier, pp. 556-557.