Cálculos renales: ¿Qué dieta debo seguir para evitarlos?

Beber suficiente agua es fundamental para depurar toxinas de los riñones, evitar la acumulación de desechos y la posible formación de cálculos renales

Todas aquellas personas que padecen cálculos renales conocen bien el sufrimiento que conlleva. Es un problema de salud que afecta a una parte importante de la población y genera muchas dudas. ¿Qué alimentación es la más adecuada si padeces cálculos en el riñon? Te lo explicamos a continuación.

¿Cómo se forman los cálculos renales?

Los cálculos renales se pueden formar de varias maneras. El calcio se puede unir a sustancias como el oxalato o el fósforo en la orina, si estas sustancias están tan concentradas que se solidifican. La acumulación de ácido úrico por el metabolismo de las proteínas también puede causar cálculos.

Las recomendaciones dietéticas que te ofrecemos son generales. Según el tipo de cálculo renal que tengas, algunas te resultarán más más aplicables que otras.

Dieta para personas que padezcan de cálculos renales

Según los estudios disponibles sobre nutrición para problemas renales, una dieta baja en oxalatos, proteína, sal y azúcar nos puede ayudar tanto a prevenir como a tratar este problema y evitar recaídas.

1.  Bebe más agua

Chica que bebe agua y hace deporte

Es seguramente lo primero que te habrá dicho el médico, y puede que ya lo supieras. Mantenernos bien hidratados es fundamental para diluir las sustancias que forman los cálculos renales. Bebe entre 8 y 12 vasos de agua al día.

Fíjate en la composición del agua que consumes y elígela baja en minerales si es posible.

2. Limita el consumo de sal

Persona echando un puñado de sal a un vaso

Un aspecto importante. Un nivel alto de sodio en el cuerpo puede promover la acumulación de calcio en la orina. Añade poca sal a tus comidas, pero sobre todo disminuye el consumo de comida rápida y procesada (por ejemplo, patatas de bolsa o platos precocinados); es la mayor fuente de sodio en la dieta. Si sales a comer a un restaurante es importante que les comuniques que no puedes comer con mucha sal.

3. Limita el consumo de dulces y refrescos de cola

Cupcakes con una capa de azúcar

El consumo de azúcar aumenta la concentración de calcio en la orina, y como consecuencia disminuye la cantidad que orinamos. Ese exceso de calcio no viene del azúcar ni de los alimentos azucarados, proviene de tus huesos. Aunque ahora no lo notes, la descalcificación tiene efectos peligrosos a largo plazo, además del riesgo que supone para la formación de cálculos renales.

Los refrescos de cola tampoco son recomendables. Son altos en fosfato, una sustancia que promueve la formación de cálculos en el riñón.

4. El riesgo de los oxalatos

Vaso de leche

 

El exceso de oxalatos puede solidificarse y combinarse con calcio en forma de cálculos renales. Si tienes este tipo de cálculo, lo mejor que puedes hacer es reducir la cantidad de oxalatos que consumes. Algunos alimentos ricos en oxalatos son el chocolate, las espinacas, el té, las batatas o la remolacha.

Si quieres consumir oxalatos asegúrate de hacerlo con algún alimento rico en calcio. De esta forma te asegurarás de que los oxalatos se unan al calcio durante la digestión, antes de llegar a los riñones.

Es fundamental consumir calcio. Pero es importante que sepas que aunque los alimentos ricos en calcio no suponen ningún riesgo, los suplementos de calcio se han asociado a la formación de cálculos renales. Estas son algunas de las mejores fuentes de calcio en la dieta (asegúrate de tomar suficiente vitamina D para poder absorber eficazmente el calcio):

  • Yogur
  • Quesos
  • Anacardos
  • Nueces
  • Legumbres

5. Frutas ricas en vitamina C

Cascara de naranja

El citrato, una sustancia naturalmente presente en los cítricos puede ayudar a reducir e incluso bloquear la formación de cálculos renales. Algunos cítricos son el limón, la naranja o el pomelo.

Una buena forma de incorporar cítricos a tu dieta es comiéndolos de postre. También puedes empezar el día con un zumo de limón y naranja, o beber agua con un poco de limón (no incluyas azúcar).

6. Cuidado con las carnes y los huevos

Carnes rojas

 

Muchas fuentes de proteína animal, como la carne roja o el cerdo, aumentan la cantidad de ácido úrico que tu cuerpo produce. Si tienes cálculos de este tipo, sería conveniente que limitaras la cantidad de proteína animal que consumes y la sustituyeras por proteína vegetal (legumbres, quinoa, etc.).

El exceso de proteína, además, reduce el nivel de citrato en la orina. Como vimos más arriba con los cítricos, el citrato previene la formación de cálculos renales.

Si tienes problemas de riñón y quieres aumentar o disminuir la cantidad de proteína en tu dieta, consulta antes con un médico.

  • Negri, A.L., Spivacow, F.R., and Del Valle, E.E. (2013). La dieta en el tratamiento de la litiasis renal bases fisiopatológicas. Medicina (Argentina) 73, 267–271.
  • Courbebaisse, M., and Daudon, M. (2016). Litiasis renal y nefrocalcinosis. EMC - Tratado de Medicina 20, 1–6.
  • López-Luzardo, M. (2009). Las dietas hiperproteicas y sus consecuencias metabólicas. Anales Venezolanos de Nutrición22(2), 95–104. https://doi.org/10.1038/nphys1422