Calma el ardor de las quemaduras de forma natural

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 22 noviembre, 2018
Jesús Bordones · 8 enero, 2019
Si tenemos una quemadura superficial podremos tratarla en casa con algunos remedios naturales, pero si es más grave es conveniente acudir al médico para evitar complicaciones.

Las quemaduras se clasifican dependiendo de su nivel de gravedad. En algunos casos se requiere de atención médica para tratar el tejido dañado, mientras que otras son superficiales (las más comunes) y se puede calmar el ardor de las quemaduras con algunos remedios caseros. ¡Toma nota de los que te presentamos en este artículo!

Cómo aliviar el ardor de las quemaduras

Aunque las quemaduras superficiales tardan un poco en curarse al utilizar remedios caseros, es una forma eficaz de calmar el ardor y evitar que te queden cicatrices.

Además podrás usarlos para aliviar la insolación de la piel por estar mucho tiempo expuesto al sol.

Lee este artículo: Tipos de quemaduras según su origen

1. Miel de abejas

Tarro de miel y trozo de panal.
La miel calma eficazmente el ardor de las quemaduras.

Hoy en día se conocen muchos beneficios que la miel puede otorgarle al organismo. Nos ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre e incluso a mejorar la digestión.

No obstante ¿sabías que la miel puede ser utilizada como pomada para desinfectar el área afectada?

Se ha comprobado que este delicioso edulcorante contiene sustancias hidratantes que ayuda a que nuestra piel no pierda sus aceites naturales.

Además, funciona como un poderoso antioxidante que favorece la regeneración celular y evita que nos queden esas antiestéticas marcas de quemaduras.

Tan solo tendrás que verter un poco de miel en una gasa o vendaje y aplicarla sobre el área afectada y déjala actuar durante al menos 3 horas. Después, retira el vendaje con un poco más de miel y repite el proceso hasta que se cure tu piel.

2. Jugo de cebolla

Cebolla y jugo de cebolla.
El jugo de cebolla ayuda a la cicatrización y a calmar el ardor de las quemaduras.

Algunos vegetales como la cebolla son conocidos por sus funciones antibióticas y cicatrizantes.

Su jugo contiene compuestos azufrados y antioxidantes que permiten reducir el ardor y el enrojecimiento.

Pero lo mejor es que reduce la formación de esas dolorosas ampollas que aparecen casi al instante de quemarnos, y nos brinda protección contra las bacterias que pueden causar infecciones.

Corta una cebolla por la mitad y pásala por la licuadora. Después aplica el jugo obtenido sobre la zona afectada por las quemaduras con la ayuda de un paño limpio.

Descubre: Cómo hacer un preparado medicinal de miel y cebolla para calmar la tos

3. Aceite de lavanda

Los aceites esenciales se han utilizado para curar y tratar todo tipo de afecciones desde hace mucho tiempo.

En este caso, la lavanda cuenta con propiedades analgésicas y antibacterianas que protegen nuestra piel. 

Es uno de los remedios naturales más efectivos para calmar la sensación de ardor de las quemaduras, reparar el tejido cutáneo rápidamente y minimizar la aparición de cicatrices.

Aplica el aceite sobre la quemadura usando tus manos o un paño limpio. Trata de utilizarlo al menos dos veces al día hasta que se cure la quemadura.

4. Tomate

El tomate está presente en muchas de nuestras preparaciones culinarias por su alto contenido en nutrientes. Más allá de eso, la pulpa de tomate funciona como refrescante natural para tratar las quemaduras. 

Es rico en antioxidantes y regenera la piel rápidamente para evitar la formación de cicatrices o manchas. A su vez, disminuye el dolor y no deja que se formen ampollas.

Tan solo tendrás que cortar algunas rodajas de tomate y aplicarlas sobre el área afectada. Déjalo actuar durante 20 minutos y enjuaga con abundante agua

5. Té negro

Este remedio es perfecto pues extrae el calor de las quemaduras gracias a su contenido de ácido tánico, lo que disminuye la sensación de irritación y dolor.

En este caso, humedece 2 o 3 bolsitas de té negro en una taza con agua fría. Después aplícalas sobre la quemadura y deja que actúen durante, al menos, 15 minutos (puede fijarlas con gasas.