Calma los nervios con la miel

Gracias al triptófano que contiene, la miel tiene efectos sedantes y relajantes que pueden llegar a inducir el sueño. Si la tomamos con un vaso de leche caliente nos tranquilizará y nos facilitará el descanso.

La miel contiene numerosas propiedades, entre ellas, ser un calmante natural para los nervios. Ésta se produce a partir del cambio del néctar de las flores que realizan las abejas.

Asimismo es conocida por sus propiedades diuréticas, fortificantes, laxantes y bactericidas, además de algunos beneficios para el cuerpo. Por otra parte, hay que agregar a las cualidades nutritivas las terapéuticas, ya que estudios reflejan sus capacidades curativas.
Junto a esto, la miel puede formar un tónico en el organismo en personas convalecientes. Por consiguiente, aporta resistencia a infecciones y proporciona un buen estado. Además, puede actuar como estimulo para el apetito, regula el tránsito intestinal y la diuresis, mejora la composición de la sangre y aumenta las defensas en el organismo para combatir las infecciones.

Beneficios que calman

La miel tiene numerosas propiedades terapéuticas. Por ejemplo, genera azúcares simples como la fructuosa y glucosa que son absorbidas rápidamente en la sangre. Su importancia radica en que la glucosa es indispensable para las neuronas. Por esta razón, se sugiere consumirla en caso de trastornos nerviosos y cansancio físico y psíquico. Junto a esto, al ser la glucosa absorbida antes que la fructuosa, ayuda a dar vitalidad a los músculos que evitan los calambres, contracturas y rigidez muscular en los mismos. Además, ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre.

De esta forma, se recomienda para personas con problemas cardíacas, deficiencias en los músculos y para aquellos que padecen trastornos nerviosos. La sustancia repleta de flavonoides, enzimas, carotenoides, fenoles y antioxidantes también es usada por deportistas. Además, gracias a la absorción de triptófano, la miel puede poseer efectos sedantes y relajantes que pueden llegar a inducir el sueño.

Por otra parte, es un excelente calmante de tos y expectorante. Ayuda en las enfermedades de irritación de garganta, procesos bronquiales simples y la sinusitis. Con esto, alivia la tos crónica al ser mezclada con un poco de avellana y, para el dolor de garganta, se puede agregar a un vaso de leche cliente. Esta última opción también se aconseja para facilitar el descanso y conseguir un efecto tranquilizador.

Combinaciones y aportes

Las principales propiedades de la miel giran en torno a sus aportes anti-inflamatorios, antisépticos, antibacteriales y calmantes:

  • Ayuda a las personas que padecen de úlceras gástricas al tomar una cucharadita de ésta en ayunas y dejar de comer por 1 hora.
  • La miel de abeja combinada con limón puede mejorar irritaciones en la garganta, reducir la fiebre y disminuir la tos.
  • Ingerir una cucharadita de miel de abeja en la primera comida del día puede proporcionar más energías durante el resto del día.
  • Incluso, quemaduras y heridas pueden ser sanadas con miel de abeja debido a los antisépticos que radican en ella. De esta forma, cicatrizan y previenen contra las infecciones además de acelerar la recuperación de la piel. Con esto, se vuelve un excelente desinfectante para heridas cutáneas menores.
  • Mejora el funcionamiento del sistema digestivo y es aconsejable en el caso de estreñimiento.
  • Gracias a sus cualidades antisépticas, ayuda a prevenir infecciones.
  • Es capaz de mejorar la absorción de nutrientes como el hierro y el calcio. Además, mantiene la masa ósea en el esqueleto. De esta forma, se recomienda consumirla junto con otros alimentos que contengan calcio.
  • Se considera un alimento prebiótico debido a su enriquecimiento en oligosacáridos (azúcares en cadena).
  • Tiene elementos antioxidantes que impiden enfermedades como el cáncer, neurodegenerativas, envejecimiento (al reducir los daños celulares que causan los radicales libres),  enfermedades inflamatorias, enfermedades cerebrales y cardiovasculares.
Leche caliente con miel es un sedante que no falla. Ayuda a dormir y a calmar nervios y ansiedad.
Leche caliente con miel es un sedante que no falla. Ayuda a dormir y a calmar nervios y ansiedad.

Contradicciones de la miel

Hay algunas contradicciones que se deben tomar en cuenta al momento de quién la consume y la cantidad proporcionada de miel. Si bien es un endulzante natural con numerosos beneficios, no se aconseja que los bebés ingieran este alimento. Muchas veces, las madres intentan tranquilizar al niño con un poco de miel. Sin embargo, realizar esta acción provoca que se desarrollen las esporas de clostridium botulinum debido a la acidez que contiene.

Estas esporas representan bacterias que en la mayoría de los casos no representan daños para los adultos debido a que poseen la acidez estomacal necesaria. No obstante, los niños tienen un sistema digestivo que les impide desintegrar las esporas. De esta forma, los niños pueden llegar a padecer botulismo infantil. Además, tampoco se sugiere endulzar la comida de los bebés con otro endulzante artificial si este tiene menos de 18 meses de edad.

Por otra parte, el consumo de miel puede incrementar los antioxidantes encontrados en el plasma sanguíneo. Esto puede resultar un problema, ya que la mayor parte de las mieles vendidas son pasteurizadas. Los procesos industriales para combatir la cristalización en la miel, evitar partículas de polen y que se extienda la levadura en la miel, provocan que el beneficio antioxidante se reduzca a un 30%.

Alternativas para controlar el nerviosismo

El nerviosismo es muy común en la mayoría de las personas. Éstas lo sufren cuando se les presenta algún temor, tienen incertidumbre, la situación que se les presenta resulta incontrolada y se sienten incapaces de abordarla, surge en ellas un sentimiento de enojo o si bien se encuentran en una situación de presión, ya sea familiar, personal o laboral.

Existen alternativas al consumo de miel para calmar los nervios, que comienzan con ejercitar la mente. De esta forma, podrá responder de manera tranquila ante nuevas situaciones que se le presenten a la persona. Por consiguiente, si la mente se relaja, de igual forma lo hará el cuerpo y se evitarán momentos de intranquilidad.

Estos son otras alternativas que pueden ejecutarse para comenzar a mantener la calma:

Manzanilla (2)

  • Ingerir alguna infusión de manzanilla o tilo.
  • Comenzar a realizar movimientos corporales de forma lenta de forma continua.
  • Se deben hacer ejercicios de respiración, inhalando y exhalando con calma.
  • Una opción para tranquilizarse puede ser escuchar música
  • Un baño caliente sirve para relajar los músculos y la tensión.
  • También puede funcionar contar hasta 100 sin precipitarse.
  • La mente es muy poderosa. Por esta razón, visualizar un mejor panorama ayuda a eliminar los nervios.
  • Un ambiente calmado, como la naturaleza, proporciona sensaciones tranquilizadoras.
  • Escribir en papel los pensamientos abrumadores que acongojan ayuda a mantener la calma una vez terminada la tarea.
  • La comunicación puede servir como calmante. Narrarle a alguien externo los infortunios y pedir consejo ayuda a tener una perspectiva distinta de la situación.
Te puede gustar